Esta mañana, antes de su paseo por la Plaza de Mayo y de su encuentro oficial con el presidente Mauricio Macri en Casa Rosada, el presidente francés Emmanuel Macron -un hombre de reconocida cultura y ligado a los libros, que fue discípulo y asistente del gran filósofo Paul Ricoeur– se dedicó a la literatura. El centro de su interés fueron la figura y la obra de Jorge Luis Borges, de quien se reconoce gran admirador, por lo que en su primera mañana en Buenos Aires en el marco de la cumbre del G20, primero se reunió a desayunar con varios escritores y luego visitó a la viuda del escritor, María Kodama, en la Fundación Borges.

Cafecito mediante, la cita con los escritores argentinos Damián Tabarovsky, Silvia Hopenhayn, Gonzalo Garcés y Pola Oloixarac ocurrió en la cafetería de la preciosa librería El Ateneo Grand Splendid. Luego de este encuentro informal, ya con su esposa Brigitte, Macron visitó la Fundación Borges y estuvo conversando con la viuda del escritor.

El presidente francés Emmanuel Macron, su esposa Brigitte y María Kodama, viuda de Borges (Photo by Ludovic MARIN / POOL / AFP)
El presidente francés Emmanuel Macron, su esposa Brigitte y María Kodama, viuda de Borges (Photo by Ludovic MARIN / POOL / AFP)

Tabarovsky y Olaixarac le regalaron ediciones de sus libros en francés y Garcés le obsequió la edición bilingüe de obras del Marqués de Sade que publicó Galerna, la editorial en la que él trabaja como editor. Además, los escritores le entregaron un extracto de la traducción del Borges de Bioy, para que lea (ver video arriba, tomado de la cuenta Instagram de Pola Olaixarac). Naturalmente hablaron sobre el autor de El Aleph pero también hubo otros grandes nombres argentinos y franceses que surgieron en la conversación como los de Manuel Puig, Bioy Casares, Silvina Ocampo, César Aira, Houellebecq, Carrère, Philippe Claudel y Jean Echenoz.

"Estuvo buenísimo. Nosotros pensábamos que iba a ser algo guionado, formal, y no fue así. Quedamos muy impresionados, es una persona que de verdad leyó a Borges, que lo cita, lo discute", le comentó Gonzalo Garcés. "Hablamos de Borges y de varios escritores argentinos como puente entre Latinoamérica y Europa. Uno de los ejes centrales del discurso de Macron es cómo hacer frente a los populismos nacionalistas que amenazan el proyecto universalista de la UE. Le cité a propósito de esto entonces las ideas de Borges sobre la nacionalidad. Para Borges era absurdo pensar en una esencia argentina o en una esencia de cualquier nacionalidad. Borges decía que todos somos fatalmente griegos y romanos. Macron pareció apreciar la idea. Cuando se despidió para seguir su agenda me dijo: 'Perdón que los deje, pero me toca encontrarme con algunos otros grecorromanos'".

(Instagram: @emmanuelmacron)
(Instagram: @emmanuelmacron)

Para completar la entusiasta "mañana Borges", Macron le dedicó también un espacio en las redes al mayor escritor argentino. "Como joven europeo, Borges fue para mí una puerta de entrada hacia un imaginario sudamericano a través de la ficción. Me parecía extraordinario que hubiera un hombre que se deslizaba hacia la ceguera en una biblioteca de Buenos Aires y que conseguía recapitular aquello que su educación anglosajona le había enseñado sabiendo pasearse por el budismo, describiendo las guerras en los mares de China… Borges es una sensibilidad personal que entra en sintonía con el destino del pueblo argentino y le hace alcanzar la universalidad", escribió el presidente francés en su cuenta de Instagram.

 

SEGUIR LEYENDO: