Juan Fragomeno, director del hospital de Quilmes
Juan Fragomeno, director del hospital de Quilmes

El director del Hospital Zonal General de Agudos Dr. Isidoro Iriarte, Juan Fragomeno, permanece internado en el módulo de aislamiento de ese centro de salud quilmeño tras realizarse un nuevo hisopado que confirmó que tiene COVID-19.

El diagnóstico presuntivo por el que quedó internado este lunes fue de neumonía, pero en el marco de la pandemia decidieron hacerle otro test porque el hombre se encuentra dentro del denominado grupo de riesgo y presenta antecedentes de otras enfermedades.

Frente a esta situación, están evaluando tratarlo con plasma convaleciente. En la provincia de Buenos Aires, el caso reciente de el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, quien tras recibir una transfusión de plasma convaleciente de pacientes recuperados de COVID-19, mejoró notablemente su diagnóstico y volvió a su hogar para seguir recuperándose puso una vez más a este método como eficaz para tratar el coronavirus que por el momento, no tiene una vacuna.

Fragomeno ya había dado positivo el 17 de mayo en un control de rutina, pero en ese momento estuvo asintomático y siguió dirigiendo el hospital desde su casa durante 14 días. Ahora, los médicos intentan determinar si volvió a contagiarse o si se trató, en el primer caso, de un “falso positivo”.

En aquella oportunidad, Fragomeno fue hisopado tras confirmarse que otro integrante de la dirección médica, el doctor Daniel Abarquero, había contraído el virus. “Estoy totalmente asintomático, no tengo temperatura, absolutamente nada”, había dicho a mediados de mayo. Incluso, se hizo una tomografía computada y tampoco tenía neumonía.

Esa situación generó cierta preocupación en el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires ya que el viernes 15 de mayo se habían presentado las obras de ampliación del Hospital Iriarte y estuvieron presentes la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán; el jefe de Gabinete provincial Carlos Bianco y otros funcionarios (Nicolás Kreplak, viceministro de Salud bonaerense; Salvador Giorgi, jefe de Gabinete; María Victoria Anadón, subsecretaria Técnica, Administrativa y Legal; Damián Mindlin, presidente de SACDE SA; el doctor Jonatan Konfino, secretario de Salud del Municipio de Quilmes y Cecilia Soler, secretaria de Desarrollo Urbano y Obra Pública).

Hospital Zonal General de Agudos Dr. Isidoro Iriarte, de Quilmes
Hospital Zonal General de Agudos Dr. Isidoro Iriarte, de Quilmes

Por ese hecho, la intendenta de Quilmes también tuvo que someterse a un test pero el resultado fue negativo.

En qué consiste el tratamiento con plasma

Mientras en todo el mundo se prueban fármacos y opciones terapéuticas, una de las que surgió como alternativa segura -por su antecedente exitoso en el MERS-CoV, ébola y en la epidemia de gripe H1N1- es el uso de plasma de convalecientes en pacientes que estén cursando cuadros moderados o graves de la enfermedad.

El plasma es una parte de la sangre que queda cuando, al extraerla, decantan los glóbulos rojos y blancos. La parte líquida, sin células, que suele ser de tono amarillo, es el plasma. Cuando una persona se infecta con un virus, patógeno o microorganismo que lo enferma la primera respuesta parte del sistema inmune. Este produce anticuerpos con las células de los glóbulos blancos.

Ahora se sabe que el componente clave del plasma para el tratamiento de infecciones son los anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas en forma de y que son altamente específicas para cualquier infección que una persona haya encontrado previamente. Son producidos en grandes cantidades por las células B de nuestro sistema inmune para unirse al virus invasor y luego atacarlo para destruirlo.

En el marco de la emergencia sanitaria por coronavirus en el país, la Resolución 783 del Ministerio de Salud del 17 de abril estableció la creación de un Plan Estratégico para regular el uso de plasma de pacientes recuperados de COVID-19 con fines terapéuticos.

A pesar de que todavía no se sabe si la terapia con plasma de personas convalecientes es o no un tratamiento efectivo para el COVID-19, quizás mejore la capacidad de cada paciente para recuperarse de la enfermedad.

SEGUÍ LEYENDO: