El infectólogo Fernando Polack dirige la Fundación Infant y en estos momentos está realizando un estudio para comprobar científicamente si el plasma de pacientes que han padecido coronavirus sirve para morigerar los efectos en los nuevos contagiados. El estudio -uno de los varios que se realizan en esta época- está en pleno desarrollo y en unas semanas se conocerán los resultados.

A pesar de que aún no está comprobado científicamente que sirva para tratar el coronavirus -dice el médico- se realizan campañas de donación de plasma de convaleciente y su utilización en enfermos comenzó a discutirse públicamente.

Polack explica de manera didáctica qué es el plasma: “La sangre tiene tres componentes. El primero de ellos son los glóbulos rojos, que viajan por el sistema circulatorio hasta el pulmón cargan oxígeno, y lo distribuyen por todo el cuerpo. El segundo componente son los glóbulos blancos que son células que nos defienden contra infecciones. Para que los glóbulos blancos y rojos puedan circular tiene que haber un líquido que es el plasma. El plasma es aceitoso, tiene proteínas, agua y sal. Una de las proteínas son los anticuerpos que son como alfileres de gancho que atrapan virus. Cuando uno se infecta de coronavirus sus glóbulos blancos secretan esos anticuerpos en el plasma. Alrededor de 28 días después de haber padecido coronavirus, una persona suele tener altas concentraciones de esos anticuerpos nadando en el plasma. Si intentara ingresar un virus al cuerpo, estos se le pegan en la superficie y lo inmovilizan. Cuanto más temprano en la infección actúen los anticuerpos más fácil es la tarea para ellos”.

-Si funcionara, ¿convendría aplicarlo al principio de la enfermedad?

-Debido a cómo actúan los anticuerpos la aplicación de plasma tiene más chances teóricas de funcionar al principio de la enfermedad. Porque si uno obtiene plasma con anticuerpos y se los presta a uno recién infectado deberían inmovilizar al virus. Pero todo esto que suena muy lógico es solo una teoría para el COVID-19. La única certeza de si esto funciona o no provendrá de un estudio en el que comparemos usarlo contra no usarlo.

-¿El plasma de cualquier infectado serviría?

-El secreto no es el plasma en sí mismo sino los anticuerpos contra el coronavirus que navegan en el plasma. No todas las unidades de plasma tiene altos niveles de anticuerpos -lo vemos en el estudio- por lo tanto hace falta encontrar a aquellos que tiene mayor cantidad de anticuerpos contra el coronavirus.

-¿Se ha comprobado científicamente que sirve para combatir el coronavirus?

-Todavía no sabemos si el plasma de convaleciente sirve para tratar el coronavirus. No hay evidencia científica alguna en ningún lugar del mundo al 25 de junio de 2020 que indique que el plasma de convaleciente mejore o resuelva el coronavirus. Todo lo que escuchamos son reportes anecdóticos y tienen la complicación de que en aquellos casos en los que el plasma no funciona es altamente improbable que se reporten. No imagino una familia diciendo que alguien recibió plasma y no funcionó.

-¿Es correcto que se esté aplicando plasma a los infectados?

-Hoy, hasta tanto se demuestre en un estudio formal la utilidad del plasma en alguna población y en alguna circunstancia, el único uso razonable es el uso compasivo. Es decir, sin saber si el plasma funciona, usarlo como una de las múltiples medidas que usan los médicos con la esperanza de salvar una vida. Es altamente probable que en los pacientes gravísimos el plasma tenga la menor efectividad, pero en esas situaciones la medicina da todo lo que tiene aunque nunca sepamos si fue el plasma lo que hizo la diferencia.

-¿Por qué se han generado altas expectativas sobre el plasma de convaleciente como posible cura?

-Hoy es tan solo una esperanza que hay que evaluar cuidadosamente. Si yo supiera que el plasma resuelve el problema del coronavirus no estaría haciendo el estudio que hago para determinar si sirve sino proponiendo su distribución. Si se demuestra que el plasma sirve, como todos los demás medicamentos del mundo, va a tener indicaciones muy precisas que se irán modificando a medida que el conocimiento se vaya ampliando.

-Si los resultados fueran positivos, ¿cómo debería ser el tratamiento?

-Esto es como un tratamiento para la meningitis. No se trata la meningitis en quien no la tiene. Es decir no se recetan medicamentos para la meningitis a todos los habitantes del país. El plasma va a requerir estudios -que se van a terminar pronto- para definir si es útil y en qué poblaciones lo es.

-¿Las campañas de donación de plasma que se están realizando, son adecuadas?

-Están muy bien si se mantiene la convicción de que el plasma se utilice para aquellas indicaciones en las que los estudios demuestren que es útil. Es fundamental, para que las personas que realmente deban recibir plasma en el futuro puedan beneficiarse de él, establecer cuáles son los grupos a tratar tanto como reglas concretas para no mal usarlo. Si el plasma sirve va a hacer falta un fuerte compromiso colectivo para cuidarnos entre todos a través de las donaciones. Por eso está bien ir acumulando plasma ahora.

SEGUÍ LEYENDO: