El gremio de trabajadores aceiteros, perteneciente a las plantas exportadoras fuera del área San Lorenzo y de PyMES del interior, deberán sentarse nuevamente esta semana con las compañías oleaginosas para avanzar con un nuevo acuerdo salarial. Esto luego que a mitad de esta semana los gremios lanzaran una huelga que fue frenada por la conciliación obligatoria dispuesta por la secretaría de Trabajo, encargado de fijar la fecha de la próxima audiencia paritaria, que sería esta semana para evitar que se extienda el conflicto sindical.

Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y también del Centro Exportador de Cereales (CEC), afirmó que "se dictó la conciliación obligatoria (tras el paro dispuesto en las plantas por la Federación Aceitera), lo que implica la suspensión de la medida de fuerza".

"Ahora tenemos quince días de negociaciones y esperamos que la Secretaría de Trabajo de la Nación fije la fecha de la audiencia, que será a comienzos de esta próxima semana para retomar el diálogo con la Federación de Aceiteros, buscando llegar a una solución que sea favorable", explicó en diálogo con Infobae.

El secretario general de la Federación de Trabajadores Aceiteros y Desmontadores de Algodón, Daniel Yofra, manifestó también a este medio que "el miércoles por la noche se tomó la decisión de comenzar con una huelga por la falta de respuesta de las empresas aceiteras al incremento salarial" reclamado desde el sector sindical.

"En diciembre de 2018 –dijo Yofra-, habíamos acordado una cifra para este año, con una cláusula de revisión en julio. En julio nos volvimos a sentar y las empresas no quieren entender que toda la situación económica por la cual atraviesa la Argentina perjudica a los trabajadores. Por ello pedimos una suma de ajuste, y esto no es un capricho. La empresa propone una suma fija y no quieren asumir compromisos a partir de octubre: así no hay nada seguro".

Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera
Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara Argentina de la Industria Aceitera

Al respecto, Idígoras recordó que con los gremios que nuclea a los trabajadores de las plantas exportadoras y oleaginosas ubicadas en el área San Lorenzo, al norte de Rosario, se convino en paritarias conceder desde el sector privado "un anticipo de $ 10.000 para cada empleado atento a la situación económica actual, para volver a sentarnos a fin de mes, y ver como evoluciona la situación".

"En el caso del gremio aceitero, de la Federación, fuera del área San Lorenzo y de aquellas plantas más pequeñas del Interior: se propuso un adelanto de $15.000 pero al redactar el acta, encontramos una diferencia importante, ya que el gremio trataba de proyectar la inflación y sinceramente hoy esto es extremadamente complejo hacerlo. Así no se logró superar la diferencia y se terminó con una medida de fuerza", expresó el referente de CIARA-CEC.

La huelga fue declarada por falta de acuerdo paritario por la Federación Aceitera, que cuenta con un total de 6.000 afiliados, los cuales cuentan con un básico a enero de $ 44.000, y reclama que las empresas cumplan con un incremento de casi un 20%, es decir llevar dicho monto a unos $ 53.000 mil. "Las patronales proponen $ 15 mil pesos de ajuste y no una cifra remunerativa para el período julio-septiembre, y volver a sentarse en octubre: pero sino se firma, esto no se va a hacer", explicó Yofra.

Seguí leyendo: