El segmento de las pick-up medianas es uno de los más movedizos en los últimos tiempos, y una de sus novedades fue la producción local de la Nissan Frontier, que reemplazó a la que se importaba de México. Se fabrica en Córdoba en la planta de Renault en Santa Isabel, que recibió una inversión de 600 millones de dólares por parte de Nissan, Renault y Mercedes-Benz. Por lo que las tres tendrán su propia pick-up, pero por el momento, la de la marca japonesa es la única que sale de las lineas de montaje en su versión denominada LE 4x4 AT.

En cuanto a su diseño, no presenta novedades en relación a la gama mexicana, y se enmarca en el último lenguaje de diseño visto en el recambio generacional del modelo. Se la ve fuerte y robusta con algunos detalles cromados -parrilla y marcos de antiniebla delanteros- y se destacan las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de uso mixto.

La carrocería de la Nissan Frontier se encuentra construida en aceros de alta resistencia
La carrocería de la Nissan Frontier se encuentra construida en aceros de alta resistencia

Tiene un nuevo chasis que tiene cuatro veces más durabilidad gracias a los cambios estructurales que fueron incorporados. Además, la carrocería se encuentra construida en aceros de alta resistencia. Mide 5,26 metros de largo, mientras que la distancia entre ejes es de 3,15 metros, por lo que su habitabilidad es buena.

Otro de sus puntos fuertes es el sistema de suspensión trasero, único en su segmento. Mientras sus rivales usan elásticos, la Frontier adapta un esquema multilink con eje rígido que, al contar con partes independientes, permiten una mejor reacción ante irregularidades en el camino. Esto se traduce en un mayor confort (de los mejores del segmento) sin sacrificar la capacidad de carga que ronda la tonelada en una caja mide 1,51 metros de largo, 1,56 m de ancho por 0,47 m de profundidad, y que ofrece cuatro ganchos de amarre, toma de 12V y un protector plástico de manera opcional.

La Frontier mantiene el motor diésel 2.3 biturbo -de origen francés- que eroga 190 CV
La Frontier mantiene el motor diésel 2.3 biturbo -de origen francés- que eroga 190 CV

Uno de los aspectos más positivos de la nacionalización de la Frontier es que incrementó su nivel de seguridad. Ahora ofrece seis airbags -frontales, laterales y de cortina-, ganchos Isofix, apoyacabeza y cinturón inercial para el quinto pasajero, control de estabilidad/tracción y frenos con ABS -discos delanteros y tambor atrás-, entre otros elementos.

En cuanto a equipamiento de confort se destaca con una nueva pantalla de 8 pulgadas, sistema multimedia Nissan Connect -con navegador, Android Auto, Apple CarPlay y Bluetooth-, puertos USB, climatizador bizona, control de velocidad crucero, sensor de estacionamiento trasero, cámara de retroceso, visión periférica de 360 grados, llave inteligente y techo solar eléctrico.

Cuenta con una pantalla de 8 pulgadas y el sistema multimedia Nissan Connect -con navegador, Android Auto, Apple CarPlay y Bluetooth-
Cuenta con una pantalla de 8 pulgadas y el sistema multimedia Nissan Connect -con navegador, Android Auto, Apple CarPlay y Bluetooth-

La posición de manejo es buena gracias a los asientos con tecnología Zero Gravity, inspirada en estudios de la NASA, que alivia la fatiga de los conductores gracias a la postura que les obliga a adoptar. Además, son calefaccionados y con ajustes eléctricos. La posición de manejo podría ser mejor si el volante tuviera doble regulación.

La Frontier mantiene el motor diésel 2.3 biturbo -de origen francés- que eroga 190 CV y se asocia a una transmisión automática de siete marchas. Posee un rendimiento lógico de 0-100 km/h en el orden de los 11 segundos, una recuperación de 80 a 120 km/h en 8,5 segundos y una frenada de 100 a 0 km/h en unos 43 metros. Su consumo es de 7 l/100 km a 100 km/h y un ciclo urbano de unos 11 l/100 km, lo que combinado a un tanque de 80 litros, le dan una buena autonomía.

La Nissan Frontier tiene un valor de 1.707.400 pesos
La Nissan Frontier tiene un valor de 1.707.400 pesos

En cuanto a la capacidad off road tiene una buenos ángulos de ataque (30º), salida (27º) y ventral (23º), y el sistema de tracción es 4x4 con una perilla de transferencia que permite transitar en 4x2, 4x4 HIGH (sin necesidad de detener el vehículo) o 4x4 Low. Además ofrece diferentes sistemas para terrenos complicados como los asistentes de pendiente -subida y bajada- y el B-LSD, o ciferencial de deslizamiento limitado, que trabaja en conjunto con el ABS, frenando al neumático con menor adherencia y transfiriendo la potencia a la de mayor tracción. Otro elemento distintivo es el Intelligent Around View Monitor que al conectar la baja activa las cámaras 360º para tener una visión periférica. Lo que es extraño es que no dispone de un diferencial autoblocante, lo que incrementaría más sus cualidades todoterreno.

En cuanto a capacidades vale decir que para acoplados sin freno, puede arrastrar hasta 750 kg, mientras que para acoplados que cuenten con sistema de freno propio, la cifra crece hasta los 3.500 kg.

La Frontier LE 4x4 AT tiene un precio de 1.707.400 pesos. Entre sus rivales figuran las Toyota Hilux SRX 2.8 AT6 4x4 (177 CV) a $1.765.900, Ford Ranger Limited 3.2 AT6 4x4 (200 CV) a $1.735.500 y la Volkswagen Amarok Highline 2.0 AT8 (180 CV) 4x4 a $1.879.100. La garantía de la Nissan es de 3 años o 100.000 km, igual que el modelo de la casa alemana, pero la otra japonesa y la norteamericana ofrecen cinco años.