Elon Musk es sudafricano, tiene 46 años, cinco hijos y una fortuna cercana a los 21 mil millones de dólares
Elon Musk es sudafricano, tiene 46 años, cinco hijos y una fortuna cercana a los 21 mil millones de dólares

Elon Musk, Twitter y Tesla Motors. El gurú de la tecnología interviene en la red social con anuncios en formato de respuestas sobre temas relativos a la compañía automotriz que fundó y preside. Él mismo responde en su cuenta personal las consultas de curiosos y consumidores. Es una de las personas más influyentes de Twitter, con un caudal singular de actividad. Las novedades más relevantes del norte de Tesla y del futuro de la movilidad son proferidas en formato tuit, bajo un esquema de comunicación fuera del protocolo.

Cada publicación de Musk puede ser una noticia. En Twitter, acaba de anunciar promesas vestidas de respuestas ante las sugerencias de sus seguidores. "Done", respondió el 14 de enero a un propietario de un Tesla que le había pedido que el volante también tuviera un sistema de calefacción como tienen los asientos. El empresario sudafricano contestó a la sugerencia con la compromiso concedido: "hecho".

Minutos antes del mismo día, otro tuit que representa una de las principales novedades del Model 3, el auto que puede cambiar la historia de la industria automotriz. Pretende convertirse en el modelo que amplifique las bondades de los autos eléctricos: su valor "accesible" de 35 mil dólares obedece al propósito de democratizar la filosofía Tesla. El Model 3 fue pensado para evangelizar la cultura de la electrificación en la movilidad. Es, a muchos niveles, un auto rupturista. Así como Tesla busca cambiar paradigmas de la industria, su último modelo busca redefinir criterios de diseño convencionales.

Su interior, por caso, eleva el concepto minimalismo a una escala superior. Todos los comandos del habitáculo se reducen a una pantalla táctil de quince pulgadas donde se concentra todo lo que resta a su costado: el cuadro de instrumentos, los comandos, el tablero tradicional, el velocímetro, el tacómetro. No queda nada (salvo el volante) que haga referencia al paisaje tradicional de los autos. El display dispondrá de todo: desde los datos semejantes al manejo del vehículo hasta la sincronización con el smartphone, el sistema de navegación, las opciones de infoentretenimiento o la regulación de la temperatura.

El interior del Model 3 presenta un volante, una pantalla de quince pulgadas y poco más
El interior del Model 3 presenta un volante, una pantalla de quince pulgadas y poco más

Un seguidor preguntó: "Dado que prácticamente todo lo que controlas en el Model 3 requiere emplear la pantalla, quitando la vista de la carretera más de lo normal, ¿podemos esperar más control por voz antes del nivel 5 para maximizar la seguridad mientras conducimos?". Y Elon Musk contestó: "Definitivamente. Serás capaz de hace prácticamente cualquier cosa mediante comandos de voz. El equipo de software está centrado en las funcionalidades del Model 3, pero esta estará disponible pronto, y más adelante añadiremos nuevas funciones". La promesa del CEO de Tesla responde a la lógica. Antes de que la conducción autónoma sea absoluta, confiable y homologada, la gran pantalla central que regula cada dispositivo del vehículo acapararía parte de la atención que el conductor debe administrar en las peripecias del camino.

Restará saber ahora cuándo esa tecnología estará integrada a los modelos de producción en serie, uno de los máximos desafíos de la automotriz. Tesla ya reconoció inconvenientes en la capacidad de producción de su fábrica, que no fue concebida para el desarrollo de grandes volúmenes de vehículos. Las dudas se multiplican sobre si llegarán a cumplir con la demanda y el compromiso de fabricar cinco mil unidades por semana.

Los “súper cargadores” de Tesla tendrán también un restaurant para comprar comida, según anunció Musk por Twitter
Los “súper cargadores” de Tesla tendrán también un restaurant para comprar comida, según anunció Musk por Twitter

Elon Musk quiere expandir la cultura del automóvil eléctrico, colonizar Marte, unir ciudades a través de tubos subterráneos de velocidad supersónica. Sus negocios son variados: Tesla, SpaceX, Hyperloop y ahora un servicio de comidas rápidas instalados en las estaciones de recarga denominadas Supercharger. Lo divulgó en un tuit del 7 de enero, con la leyenda "Instalaremos restaurantes drive-in a la vieja usanza con aire rockero y de patinadores en una de las ubicaciones de nuestros 'superchargers' de Tesla en Los Ángeles".

LEA MÁS: