El interior del Cruise AV, uno de los pocos prototipos de vehículos autónomos que se animó a erradicar el volante y los pedales
El interior del Cruise AV, uno de los pocos prototipos de vehículos autónomos que se animó a erradicar el volante y los pedales

Es un interior limpio, en el orden de lo convencional. Una pantalla táctil en el centro secundada por botones y pasos de ventilación de aire por dentro de los cánones formales de un vehículo. Pero al habitáculo le falta algunas estructuras para calificarlo de normal: no tiene volantes ni pedales, ni otros complementos secundarios. En el tren de la aventura hacia el futuro de la movilidad, no se develaron tantos prototipos que prescindan de ambos elementos. General Motors fue más audaz: dio nombre, fecha de lanzamiento y características del primer vehículo autónomo de producción en serie.

Es el Cruise AV y, según los pronósticos de la firma, comenzará a producirse de manera masiva en 2019. Pero antes deberá ser aprobado por el la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Autopistas (NHTSA), la institución gubernamental que regula la actividad vehicular en los Estados Unidos. La automotriz elevó un pedido de solicitud a la entidad para permitir la circulación del vehículo autónomo en tráfico abierto. Eso ameritará realizar 16 modificaciones a las normas de seguridad preexistentes: el airbarg del volante tendrá que ser reemplazado por otro que cumpla con el mismo fin.

El anuncio de GM fue tan ambicioso como perspicaz: antes de que un vehículo autónomo se masifique, la legislación deberá crear un entorno acorde a las pretensiones. La automotriz presentó un pedido de exención sobre la conformación de los estándares de seguridad, pensados para unidades convencionales y no para automóviles conducidos por la inteligencia artificial. Dan Ammann, presidente de la compañía estadounidense, declaró que aguardará la autorización del organismo y que no ofenderá la reglamentación vigente, sino que "la cumplirá de manera diferente".

El Cruise AV está basado en el Chevrolet Bolt EV, aunque carece de cualquier símbolo de GM
El Cruise AV está basado en el Chevrolet Bolt EV, aunque carece de cualquier símbolo de GM

La NHTSA respondió con formalismos: dijo que "revisará la petición y la considerará detenidamente". Si se concede el permiso, GM podrá lanzar hasta 2.500 vehículos autónomos por año para ser operados como servicio de taxi.

El propósito es humanitario. "Nuestros vehículos de conducción autónoma apuntan a eliminar el error humano, que es la causa principal en el 94% de los accidentes, para reducir lesiones y muertes", expresó Ammann. El Cruise AV será autónomo y eléctrico. Toma, en principio, las formas estéticas de un Bolt EV aunque con una silueta modificada por sus cinco sensores LiDAR, cuatro radares articulados, 16 cámaras, 21 sensores de largo y corto alcance, suficiente tecnología para alcanzar un nivel de autonomía cuatro.

El Cruise AV en fase de desarrollo, aún con la estructura de manejo tradicional
El Cruise AV en fase de desarrollo, aún con la estructura de manejo tradicional

El vehículo fue desarrollado en alianza con Cruise Automation, una empresa de software instalada en California que el conglomerado adquirió en marzo de 2016 y que le dio su nombre al vehículo sin conductor. En las primeras imágenes reveladas, se advierte que la unidad carece de representación de GM. No hay ningún símbolo ni emblema que lo reconozca como un Chevrolet o un auto del fabricante. Aunque el desarrollo de esta tecnología sí tiene el respaldo de una automotriz consagrada, la invención podrá ser vendida o bien comercializada bajo la estrategia Maven, el sistema de car sharing de GM.

Lo dicho: el Cruise AV no tiene volante ni pedales. Pero también carece de cualquier tipo de control manual. De esta manera, el modelo será completamente automatizado: cada dispositivo -música, vidrios, distintos comandos- será operado por voz o por una aplicación móvil fuera de la instrumentación del automóvil. La automotriz hará la presentación formal del vehículo en el Salón de Detroit, donde -dicen- exhibirá al modelo que anunciará la cuarta generación de los vehículos autónomos, el comienzo de una nueva era de la industria automotriz, el tiempo donde ya no serán necesarios volantes ni pedales.

LEA MÁS: