Colectivos del régimen de Nicolás Maduro agredieron a diputados y periodistas en las puertas de la Asamblea Nacional, tras finalizar la sesión ordinaria de hoy. El clima tenso se repite cada martes, día de sesión de la Asamblea Nacional, pero hoy la tensión se transformó en violencia explícita. Es que el chavismo utiliza a sus grupos de choques para impedir el funcionamiento del Parlamento.

La diputada Delsa Solórzano mostró con un video en Twitter cómo los colectivos rodearon la sede del Parlamento y varios medios de prensa captaron el momento en que un hombre rompió uno de los vidrios de la camioneta en la que se trasladaba el diputado trujillano Fernando Orozco.

Luego de atentar contra el personal de seguridad de varios parlamentarios, el grupo irregular fue contra un periodista de la plataforma Venezolanos por la Información (VPI).

"Cada sesión es casi una batalla campal, quieren que tiremos la toalla", denunciaba días atrás a Infobae Omar González, diputado de Vente Venezuela por Anzoátegui. El diputado asegura que los colectivos también persiguen individualmente a cada uno de los legisladores: "Tenemos los teléfonos pinchados, nos ponen patrullas de la policía política en nuestras casas, nos marcan la puerta como hacían los nazis". "Nos han hecho tanto daño que hasta el miedo hemos perdido", dice resignado.

Los colectivos chavistas, esos grupos paramilitares armados por el régimen, tomaron el barrio de la Asamblea y montan barricadas para impedir el paso.

Para el entorno de Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela y reconocido por más de 50 países, el accionar de los colectivos es parte de un plan más grande para vaciar al Parlamento, único órgano legítimo reconocido por la comunidad internacional.

En paralelo a estos ataques, el régimen utiliza toda la maquinaria estatal para quitarle los fueros a los diputados, perseguirlos, encarcelarlos o empujarlos al exilio. La ecuación chavista fue sencilla: sin diputados no hay Parlamento.

Con este objetivo, la Justicia chavista, en combinación con la Constituyente, inauguró una lista negra de diputados. Van por titulares y por sus suplentes, y no parecen tener intención de detenerse hasta dejar sin quórum a la Asamblea Nacional. Hasta el momento, hay más de 20 legisladores inhabilitados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: