Nayib Bukele y sus controversiales métodos para luchar contra los maras que generan la admiración del ministro del Interior

Dimitri Senmache alabó la mano dura del mandatario centroamericano y aseguró que las cosas deben cambiar en la lucha contra la delincuencia.

El Salvador's President Nayib Bukele speaks at a graduation ceremony for police officers in San Salvador, El Salvador, April 4, 2022. Secretaria de Prensa de la Presidencia/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. NO RESALES. NO ARCHIVES
El Salvador's President Nayib Bukele speaks at a graduation ceremony for police officers in San Salvador, El Salvador, April 4, 2022. Secretaria de Prensa de la Presidencia/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. NO RESALES. NO ARCHIVES

El gobierno de El Salvador, que dirige Nayib Bukele, le declaró la “guerra” a las pandillas luego de que asesinaron a 87 personas entre el 25 y el 27 de marzo último. Recordemos que el país centroamericano sufre el asedio de la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, entre otras.

Entre las medidas aplicadas está un régimen de excepción iniciado el 27 de marzo para lanzar una ofensiva contra las pandillas que ya deja unos 35,000 detenidos. Esta cifra no tiene precedentes en los últimos 30 años en este país centroamericano. Si se considera a los 16,000 que ya estaban en prisión, actualmente hay 51,000 detenidos por presuntos vínculos con las pandillas, que se presume tienen unos 70,000 miembros.

El régimen de excepción, además de permitir a las autoridades detenciones sin orden judicial, restringe también la libertad de asociación, el derecho a la defensa, amplía el plazo de las detenciones mientras se investiga y faculta intervenir las comunicaciones.

Bukele, de 40 años y con amplia popularidad, no ha sido ajeno a las críticas. Por ejemplo, el Departamento del Tesoro estadounidense dijo en diciembre de 2021 que la gestión de Bukele pactó una tregua con estas organizaciones, a cambio de privilegios para sus líderes presos.

Asimismo, la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, expresó a inicios de mayo su preocupación por las medidas excepcionales aprobadas en El Salvador para frenar la violencia de pandillas, señalando presuntos “tratos crueles” contra pandilleros presos.

“Estamos profundamente preocupados por la serie de medidas introducidas recientemente en El Salvador en respuesta al aumento de los asesinatos de pandillas”, señaló la portavoz de la Alta Comisionada Liz Throssell, en una nota de prensa difundida en Ginebra.

De acuerdo con Throssell, desde que entró en vigencia el estado de excepción, el 27 de marzo, fuerzas policiales y del ejército han sido desplegadas en zonas con presencia de pandillas y, “según informes”, “recurrieron al uso innecesario y excesivo de la fuerza”.

Asimismo, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, en su cuenta de Twitter indicó: “Condenamos el aumento de la violencia de las bandas y los homicidios en El Salvador. También instamos al gobierno de El Salvador a que respete el debido proceso y proteja las libertades civiles, incluidas las libertades de prensa, reunión pacífica y expresión”.

ADHESIÓN DE SENMACHE

Pese a los cuestionamientos a los métodos de Bukele, el recién nombrado ministro del Interior, Dimitri Senmache, no ocultó su admiración por el mandatario salvadoreño. Para el funcionario peruano, el jefe de Estado detuvo en gran medida los crímenes perpetrados por la organización criminal mara salvatrucha con masivas detenciones de sus integrantes.

“Necesitamos cambiar las cosas si queremos cambiar los resultados. Sin entrar a un tema de análisis sobre la política de El Salvador, debemos rescatar lo que hizo este país con las maras (salvatruchas)”, dijo en Exitosa TV.

Dimitri Senmache es el nuevo ministro del Interior. Video: TV Perú

Agregó que muchos gobiernos pasaron y decían que era imposible resolver el tema de los Maras. “Entró el presidente, pasaron dos años y medio, o tres años de su gestión, y el golpe es contundente. No es que se haya resuelto, pero por lo menos al 80% sí. Allí, el delincuente le tiene miedo al Estado, no el Estado al delincuente. Eso es lo que tenemos que hacer”, comentó.

“Hay que aprender de las cosas buenas que otros países hacen. Obviamente, estas son acciones disruptivas que van a generar cierta crítica. Yo le pido a los que han felicitado mi designación, especialmente a los que la han criticado, que nos den la oportunidad de demostrarle que no hemos entrado a beneficiarnos ni económica ni políticamente. No soy el candidato de nada”, continuó.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR