El presidente de Ucrania se mostró desafiante ante la amenaza rusa: “No le tenemos miedo a nadie”

Volodymyr Zelensky además puso en duda el repliegue de tropas rusas en la frontera: “No vemos ningún cambio”

Volodymyr Zelensky visitando posiciones en la línea del frente, en la región de Donetsk (EFE)
Volodymyr Zelensky visitando posiciones en la línea del frente, en la región de Donetsk (EFE)

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, prometió el miércoles que su país se mantendría firme frente a cualquier invasión, ya que tanto él como la OTAN advirtieron que no veían señales de que Rusia retirara sus fuerzas.

Zelensky supervisó a las tropas entrenarse con algunas de sus nuevas armas antitanque suministradas por Occidente en un campo de tiro cerca de Rivne, al oeste de la capital.

Luego viajó a la ciudad portuaria de Mariupol y pronunció un discurso para conmemorar lo que había declarado el “Día de la Unidad” de Ucrania, vistiendo un abrigo verde oliva de estilo militar y jurando resistencia.

No le tenemos miedo a los pronósticos, no le tenemos miedo a nadie, a ningún enemigo”, dijo Zelensky. “Nos defenderemos”.

La demostración de la potencia de fuego y la retórica ucraniana contrastó con las imágenes de los medios estatales rusos que, según se decía, mostraban a las fuerzas de Moscú poniendo fin a un importante ejercicio en la Crimea ocupada.

Pero Zelensky negó que esto fuera una señal de un retroceso ruso.

“Estamos viendo pequeñas rotaciones. No llamaría a estas rotaciones la retirada de las fuerzas de Rusia. No podemos decir eso”, dijo en comentarios televisados, y agregó: “No vemos ningún cambio”.

FOTO DE ARCHIVO: Soldados rusos en un tanque durante unas maniobras realizadas en el óblast de Leningrado (REUTERS)
FOTO DE ARCHIVO: Soldados rusos en un tanque durante unas maniobras realizadas en el óblast de Leningrado (REUTERS)

En Rivne, los misiles alcanzaron objetivos y los vehículos blindados maniobraron y dispararon sobre los páramos amarillentos, mientras que en Kiev, cientos de civiles marcharon en un estadio con una enorme bandera nacional.

Las exhibiciones del “Día de la Unidad” se produjeron cuando el Kremlin pidió “negociaciones serias” con Washington, y los líderes europeos presionaron con fuerza para una resolución diplomática de la crisis.

Pero el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien fue anfitrión de una reunión de los ministros de defensa de la alianza en Bruselas, descartó las sugerencias de que la amenaza en la frontera había disminuido.

Dijo que la OTAN reforzará sus defensas orientales con despliegues avanzados en los estados miembros fronterizos con Ucrania.

“Moscú ha dejado claro que está preparado para impugnar los principios fundamentales que han sustentado nuestra seguridad durante décadas y para hacerlo mediante el uso de la fuerza”, dijo.

Lamento decir que esta es la nueva normalidad en Europa”, agregó Stoltenberg.

Y sobre los movimientos de tropas rusas informados, dijo: “Hasta ahora no vemos ninguna señal de desescalada en el terreno; no hay retiros de tropas o equipos.

Un sistema múltiple de lanzamiento de misiles autopropulsados ruso "Uragan" dispara un proyectil durante unos ejercicios militares realizados en Crimea (REUTERS)
Un sistema múltiple de lanzamiento de misiles autopropulsados ruso "Uragan" dispara un proyectil durante unos ejercicios militares realizados en Crimea (REUTERS)

Rusia mantiene una fuerza de invasión masiva lista para atacar con capacidades de alto nivel desde Crimea hasta Bielorrusia”, advirtió el jefe de la OTAN.

La enorme acumulación de tropas, misiles y buques de guerra de Rusia alrededor de Ucrania se anuncia como la peor crisis de seguridad de Europa desde la Guerra Fría.

El presidente ruso, Vladimir Putin, exigió que se prohíba a Ucrania perseguir su ambición de unirse a la OTAN y quiere rediseñar el mapa de seguridad de Europa del Este, haciendo retroceder la influencia occidental.

Pero, respaldados por la amenaza de sanciones económicas paralizantes de EEUU y la UE, los líderes occidentales están presionando por un acuerdo negociado, y Moscú ha señalado que comenzará a retirar fuerzas.

En la última medida de este tipo, el Ministerio de Defensa ruso dijo el miércoles que los ejercicios militares en Crimea, una región ucraniana que Moscú anexó en 2014, habían terminado y que las tropas regresaban a sus cuarteles.

Residentes portan una bandera nacional gigante en el estadio olímpico de Kiev para conmemorar el día de la unidad nacional (REUTERS/Umit Bektas)
Residentes portan una bandera nacional gigante en el estadio olímpico de Kiev para conmemorar el día de la unidad nacional (REUTERS/Umit Bektas)

Washington ha exigido pruebas más verificables de la distensión, pero el presidente estadounidense, Joe Biden, se ha comprometido, no obstante, a impulsar una solución diplomática.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dio la bienvenida a esto y dijo a los periodistas: “Es positivo que el presidente de los Estados Unidos también esté notando su disposición a iniciar negociaciones serias”.

La ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, al llegar a las conversaciones de la OTAN, dijo que los informes de una retirada parcial de Rusia “son señales que al menos nos dan esperanza. Pero es importante observar de cerca si estas palabras son seguidas por hechos”.

Los líderes de la UE, que ya se reunieron en Bruselas para una cumbre con sus homólogos africanos, sostendrán ahora conversaciones sobre la crisis de Rusia y Ucrania el jueves.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR