Francia, otra vez frente al estupor de la barbarie

Algo mas de 5 años desde el asesinato del equipo de Charlie Hebdo, la libertad de expresión vuelve a estar en la mira de un acto de locura

La escuela Bois d'Aulne, en la localidad Conflans St Honorine, en el extrarradio de París, donde impartía clase el profesor decapitado. Francia, 17 de octubre de 2020. REUTERS/Charles Platiau
La escuela Bois d'Aulne, en la localidad Conflans St Honorine, en el extrarradio de París, donde impartía clase el profesor decapitado. Francia, 17 de octubre de 2020. REUTERS/Charles Platiau

El ataque a un profesor de historia y geografía, ayer en la ciudad de Conflans-Sainte-Honorine, en Yvelines, en condiciones particularmente abominables, refleja esta barbarie.

Nuevamente Francia golpeada. Nuevamente agraviada por un “ataque terrorista islamista caracterizado”, según el presidente francés Emmanuel Macron.  Y es nuevamente, un apegado a su profesión, alguien convencido en la defensa de garantizar la libertad de expresión, a la tolerancia entre las distintas ideas, culturas y religiones, quien paga con su vida.

El país, también atormentado por los azotes de Covid 19, se conmueve desde anoche frente a una muerte macabra,  pero al mismo tiempo se llama a la defensa de la diversidad de expresiones. El reclamo es uniforme: una movilización solidaria, que desde las portadas de la prensa francesa, se desata como " urgente para terminar con actos que traspasan el umbral de la ignominia"

Francia convive con el yugo de la amenaza terrorista. Un país en permanente estado de alerta, militarizado y monitoreado, que sin embargo ha sabido frustrar una enorme cantidad de ataques similares. Una nación repetidamente agitada en sus valores más fundamentales de la República, aquellos que otra vez se ven vulnerados.

infobae-image

La crueldad hacia el maestro provocó una conmoción, un estado de shock, que se transformó en posterior indignación, sin espacio para matices. “No pasarán. El oscurantismo no va a ganar”, sentenció el viernes por la noche, Emmanuel Macron. Todas las voces sociales, politicas y civiles, se convertian en una, unidas ante el estupor por el cruel asesinato.

La gente lleva flores al colegio de Bois d'Aulne después del ataque
La gente lleva flores al colegio de Bois d'Aulne después del ataque

Los franceses sienten, frente al terror, que su libertad es endeble y debe defenderse.  Más aún,  cuando el crimen del maestro se produce en medio del juicio a los autores y cómplices del atentado de Charlie Hebdo , y poco después del atentado perpetrado por un joven paquistaní frente al antiguo local del semanario, hechos que les recuerda trágicamente esta fragilidad.

Flores, una vela y un mensaje se ven frente al colegio Bois d'Aulne después del ataque en el suburbio parisino de Conflans St Honorine, Francia, el 17 de octubre de 2020. En el cartel se lee "Soy maestro".
Flores, una vela y un mensaje se ven frente al colegio Bois d'Aulne después del ataque en el suburbio parisino de Conflans St Honorine, Francia, el 17 de octubre de 2020. En el cartel se lee "Soy maestro".

El 11 de enero de 2015, millones de franceses, rebelados por tres días de ataques contra periodistas, policías y compatriotas judíos, tomaron las calles francesas. Luego del acto de ayer por la tarde, la movilización solidaria vuelve a ser la decisión frente a una amenaza que está omnipresente.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Francia anunció un “homenaje nacional” a Samuel Paty, el profesor decapitado por mostrar caricaturas de Mahoma

El profesor de historia decapitado en Francia por mostrar caricaturas de Mahoma se llamaba Samuel Paty y tenía 47 años

El terrorista que decapitó al profesor de Historia tenía estatuto de refugiado en Francia

La Policía investiga a un “agitador radicalizado” y la posibilidad de una “fatua virtual”

Uno de los detenidos por la decapitación del profesor es padre de una de sus alumnas

Lobos solitarios que usan el filo del acero contra los “infieles”

La hidra islamista ataca de nuevo


MAS NOTICIAS