En su visita a una zona arrasada por los incendios, el primer ministro de Australia fue insultado y acusado de “dejar arder” el país

Scott Morrison dijo entender “los fuertes sentimientos” de la población. Doce personas murieron y hay miles de atrapados que deberán ser reubicados en las próximas horas