Al igual que ocurre en Rusia con el lago de desechos tóxicos de Nobosibirsk, el color turquesa de las aguas del Monte Meme atrae a españoles curiosos, turistas e Instagrammers, que deciden bañarse y sacarse la foto perfecta para la red social (Foto: España)
Al igual que ocurre en Rusia con el lago de desechos tóxicos de Nobosibirsk, el color turquesa de las aguas del Monte Meme atrae a españoles curiosos, turistas e Instagrammers, que deciden bañarse y sacarse la foto perfecta para la red social (Foto: España)

Si hace una semana los expertos en Rusia alertaban a instagrammers y curiosos de los peligros de bañarse en las aguas turquesas de "La Maldivas de Siberia", ahora es en España donde advierten del riesgo de sumergirse en "El Chernóbil Gallego". 

Ubicado en la comarca de Carballo, en Galicia, el Monte Neme ofrece a los Instagramers una estampa irresistible. Tras sus montañas robustas, esconde un lago turquesa recóndito que en las fotografías en la red social da el aspecto de un enclave paradisíaco caribeño. Pero no lo es.

En realidad, el Monte Neme es una antigua mina de wolframio. Durante la Segunda Guerra Mundial, Adolf Hitler pidió al dictador español, Francisco Franco Bahamonde, que extrajera este material, que en aquel momento sólo podía encontrarse en Galicia, León, Cáceres y Extremadura.

Sacarse fotos en el enclave y etiquetarlas con el hashtag #MonteNeme se ha convertido en toda una tendencia (Foto: Instagram #MonteNeme)
Sacarse fotos en el enclave y etiquetarlas con el hashtag #MonteNeme se ha convertido en toda una tendencia (Foto: Instagram #MonteNeme)

Ahora, 80 años después, las aguas de lluvia que se acumulan en el lugar atraen a turistas e influencers por su fascinante color y por el sorprendente paisaje. Pero quienes decidieron zambullirse en el estanque para lograr la foto perfecta, sufrieron las consecuencias.

Cuando Uxía (@uxiaabc) fue a visitar el lago, no lo dudó y se adentró en él: "La foto lo valía", reconoció a través de Twitter. De espaldas a cámara y los brazos en alto, la joven posó para la espectacular instantánea, que más tarde compartió en Instagram. Durante dos semanas, sufrió irritaciones en la piel y daños digestivos.

Uxía no fue la única. Otro "instagrammer" reveló en una entrevista para la emisora de radio Cadena Cope que se bañó en el Monte Neme porque la balsa "era muy bonita" y "no vieron ningún cartel" que les alertara de los riesgos.

Algunos influencers se han quejado de que no hay ningún cartel en la zona que alerte del peligro (Foto: Instagram)
Algunos influencers se han quejado de que no hay ningún cartel en la zona que alerte del peligro (Foto: Instagram)
En sus comentarios, algunos usuarios han criticado las imprudencias que se cometen en el lago sólo por conseguir la foto ideal (Foto: Instagram)
En sus comentarios, algunos usuarios han criticado las imprudencias que se cometen en el lago sólo por conseguir la foto ideal (Foto: Instagram)

"Estuvimos con vómitos y ronchones en la piel… Incluso ella fue al médico. Estuvimos dos semanas muy fastidiados, pero luego se nos fue por completo", contó el joven.

Tras subir la fotografía de ensueño a Instagram, los comentarios de algunos usuarios atónitos no se hicieron esperar.

"Enhorabuena por bañarte en una balsa de residuos altamente tóxicos en una mina de wolframio. Sin duda, Darwin estaría orgulloso de ti", contestó uno de ellos.

Los riesgos de bañarse en el Monte Neme

El peligro de bañarse en la balsa son los residuos tóxicos que desprende el suelo del terreno, como los metales pesados (Foto: Instagram)
El peligro de bañarse en la balsa son los residuos tóxicos que desprende el suelo del terreno, como los metales pesados (Foto: Instagram)

Manuel Ferreiro, doctor del servicio de urgencias del Hospital Universitario de Coruña (CHUAC), en Galicia, explicó en una entrevista con la Cadena Cope, los riesgos a los que se exponen los bañistas del Monte Neme.

"El problema es que esas aguas se encuentran en el contexto de una explotación minera, en la que probablemente sí que pueda haber metales pesados que si se hace un baño esporádico puede generarnos algún problema", advirtió el doctor.

Entre los síntomas que sufren los turistas y bañistas, se encuentran principalmente las irritaciones cutáneas y los problemas digestivos.

Si nos bañamos puntualmente, lo más probable son problemas locales, irritativos, fundamentalmente irritación de las mucosas oculares e irritaciones cutáneas

Si ya nos bañamos de una manera prolongada e ingerimos algo de agua, fundamentalmente [sufriremos] trastornos digestivos, vómitos y posteriormente diarreas. Algo puntual pero fundamentalmente irritativo
(Foto: Instagram @eloyvillaar)
(Foto: Instagram @eloyvillaar)
La Xunta de Galicia promocionó el paisaje del Monte Neme en una campaña de turismo, una decisión que ha sido muy criticada por los diarios españoles y por la que el gobierno tuvo que pedir disculpas (Foto: especial)
La Xunta de Galicia promocionó el paisaje del Monte Neme en una campaña de turismo, una decisión que ha sido muy criticada por los diarios españoles y por la que el gobierno tuvo que pedir disculpas (Foto: especial)

En su opinión, siempre que no se de una exposición continuada, un baño puntual "no sería nada grave", pero sí se presentarían los síntomas mencionados.

En sus publicaciones, los medios españoles responsabilizan en parte de "la peregrinación de influencers al Monte Neme" al gobierno gallego. La Xunta de Galicia, explicaron, y más concretamente su oficina de turismo, Turgalicia, promocionaron el enclave tóxico del Monte Neme en el marco de la campaña "Dame Galicia".

Por este error, la Xunta tuvo que pedir disculpas públicamente. "No funcionaron adecuadamente los filtros", apuntó.