José Roselló, padre de Julen, el niño de dos años que cayó el pasado domingo a un pozo de más de cien metros de profundidad en Totalán (EFE)
José Roselló, padre de Julen, el niño de dos años que cayó el pasado domingo a un pozo de más de cien metros de profundidad en Totalán (EFE)

La dramática búsqueda continúa por cuarta jornada este miércoles para hallar al niño que cayó a un pozo de 110 metros en España, en medio de versiones y rumores que desataron la indignación del padre de la víctima.

"Mi hijo está aquí, que nadie lo ponga en duda. Ojalá fuese imposible que esté en el pozo, como he oído. Ojalá fuese yo el que estuviera enterrado ahí abajo y que él estuviera aquí arriba, con su madre", declaró José Roselló en una entrevista publicada en Sur.

En ese sentido, las autoridades anunciaron novedades en la investigación, mientras continúa la excavación de la tierra y material que impediría llegar hasta la presunta ubicación del menor, en un pozo de Totalán (Andalucía), al sur de España.

Se cree que el niño estaría a 80 metros de profundidad
Se cree que el niño estaría a 80 metros de profundidad

"Hay una certeza, una evidencia científica de que el menor está allí", reportó la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez. Los servicios de rescate encontraron pelo del niño de 2 años entre el material sólido extraído del conducto, al que se le ha practicado una prueba de ADN, cotejado con el de los familiares.

La prioridad de los trabajos es continuar sacando el material sólido del pozo, de 25 centímetros de ancho y 110 metros de longitud. El director de la Guardia Civil (cuerpo español de seguridad), Félix Azón, explicó este miércoles a la prensa en Madrid que se ha comunicado a la familia que "existen restos biológicos con una altísima posibilidad de que sean del niño".

Las autoridades ya habían retirado una bolsa de golosinas y un vaso del lugar
Las autoridades ya habían retirado una bolsa de golosinas y un vaso del lugar

"Esto nos lleva a confirmar la estrategia de succionado del pozo para tratar de alcanzar el lugar donde se encuentra el menor", añadió, aunque se mantienen otras opciones de rescate.

En las últimas horas comenzaron trabajos alternativos, en concreto la construcción de dos túneles, uno paralelo al pozo y otro oblicuo, para intentar llegar al lugar donde se cree que se encuentra Julen, a unos 80 metros de profundidad.

El momento de la desaparición

En la entrevista con Sur, Roselló relató cómo fue que el niño cayó al pozo. Según indicó, estaba paseando con su prima y su pareja, quien le pidió que supervise a Julen.

"El crío estaba a cuatro o cinco metros. Yo fui a coger un par de troncos y el niño echó a correr", relató. En ese momento, su prima corrió tras él, temiendo que se tropiece en el terreno irregular. De un momento a otro, desapareció.

"Yo llegué justo después. Aparté como pude las piedras y metí el brazo hasta el hombro, apoyando la cabeza contra el suelo para tratar de alcanzarlo. No sabía la profundidad del pozo y creía que él estaba más cerca. Yo escuché llorar a mi hijo", indicó Roselló.

Entre la desesperación, intentó calmarlo, sin saber si es que podría escucharlo. "Solo pude decirle: 'Estáte tranquilo, papá está aquí y el hermanito nos va a ayudar". El padre hacía referencia a Óliver, un hijo que falleció en 2017 cuando tenía apenas tres años de forma súbita. Por ello, expresó a los medios: "Tenemos un ángel que va a ayudar a que mi hijo salga vivo de ahí lo antes posible".

Roselló también indicó que ni siquiera sabían de la existencia del pozo, que no tenía permisos municipales y no había sido sellado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: