Las denuncias se refieren a esterilizaciones sucedidas en el país en los últimos 20-25 años, aunque algunos casos se produjeron el año pasado (EFE)
Las denuncias se refieren a esterilizaciones sucedidas en el país en los últimos 20-25 años, aunque algunos casos se produjeron el año pasado (EFE)

Amnistía Internacional (AI) solicitó ante las Naciones Unidas que presione a Canadá para que investigue recientes esterilizaciones forzadas de mujeres indígenas en el país.

AI señaló en un comunicado que presentó la solicitud en una serie de peticiones ante el Comité Contra la Tortura de la ONU en Ginebra.

La organización internacional dijo que es necesario asegurar que las acusaciones de esterilizaciones forzadas o coaccionadas en Canadá sean investigadas y se reformen "la justicia proporcionada a los supervivientes y sus familias y todas las políticas gubernamentales" para prohibir las esterilizaciones.

Alrededor de 60 mujeres indígenas de la provincia de Saskatchewan, en el centro del país, han presentado una demanda colectiva contra las autoridades canadienses en las que denuncian que fueron esterilizadas sin su consentimiento expreso.

La ministra federal de Servicios Indígenas, Jane Philpott, calificó las esterilizaciones forzadas como una grave violación de los derechos humanos".

En Canadá, todas las competencias sanitarias están transferidas a los Gobiernos provinciales.

Según investigaciones realizadas en los últimos años, las esterilizaciones forzosas de mujeres indígenas podrían seguir realizándose en las provincias de Alberta, Saskatchewan, Manitoba y Ontario.

Las autoridades sanitarias de Saskatchewan se disculparon en 2017 por las esterilizaciones forzadas de mujeres indígenas después de que la provincia investigó las alegaciones.

La autora de la investigación, la doctora Yvonne Boyer, de origen indígena y actualmente senadora, ha solicitado que el Senado canadiense estudie la práctica de la esterilización de mujeres indígenas en todo el país.

Boyer considera que si sólo en la región de Saskatchewan han aparecido 60 mujeres que han sido esterilizadas contra su voluntad, "hay muchas más" en todo el país, incluidas las que se han obligado a sí mismas a olvidar "esas memorias".

El líder de las comunidades indígenas de Canadá, el jefe nacional de la Asamblea de Primeras Naciones (APN), Perry Bellegarde, declaró recientemente en una entrevista que las esterilizaciones son "inmorales, una grave violación de los derechos humanos" y que esta "práctica deshumanizante debe cesar".

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: