Las hijas hacen más tareas de la casa que los hijos: un modelo que pasa de una generación a otra

La brecha de género comienza en el hogar: las niñas hacen más tareas domesticas que los niños.
La brecha de género comienza en el hogar: las niñas hacen más tareas domesticas que los niños.

Se sabe que las mujeres cobran menos que los varones por realizar el mismo trabajo y que realizan la mayor parte de las tareas domésticas. Ahora se sabe también que se trata de un patrón que se impone en la infancia, inclusive entre aquellos que hoy son niñas y niños, informó The New York Times.

"Aunque existen algunas señales de que la brecha se está achicando, una variedad de datos muestran que las niñas todavía pasan más tiempo en las labores del hogar que los niños. También se les paga menos que a los niños por eso, y tienen mesadas menores", señaló el artículo. Eso sugeriría que la desigualdad de género en la remuneración comienza en la familia.

Los varones entre 15 y 19 años realizan unos 30 minutos de tareas domésticas por día, y las mujeres unos 45 minutos. "Aunque las chicas pasan un poco menos de tiempo en estas labores que hace una década, el tiempo que pasan los chicos no ha cambiado significativamente", según el periódico. Eso perpetúa el estado de cosas, ya que tener más responsabilidad en la casa es una de las razones principales por las cuales las mujeres se atrasan en sus carreras.

No se trata sólo de evitar que las niñas crean que les corresponde realizar el trabajo no remunerado, sino también de que los niños asuman que a ellos también les toca. (Shutterstock)
No se trata sólo de evitar que las niñas crean que les corresponde realizar el trabajo no remunerado, sino también de que los niños asuman que a ellos también les toca. (Shutterstock)

"Lograr la igualdad, dicen los investigadores, requerirá no sólo preparar a las niñas para el trabajo pago, sino también enseñarle a los niños a hacer trabajo no remunerado", detalló el texto. Y la manera de aprender a hacerlo es familiarizarse con esas tareas en la infancia y la adolescencia, dijo a Claire Cain Miller, autora de la nota, Sandra Hofferth, socióloga de la Universidad de Maryland y coautora de uno de los estudios que se mencionan, que entre 2003 y 2014 siguió el uso del tiempo de 6.358 estudiantes de secundario entre 15 y 19 años.

"Los progresistas creían que entrenaban a sus hijos varones para que tuvieran más participación en la casa", señaló Hofferth. "Sin embargo, no vimos evidencias de que se hubiera reducido la brecha en las tareas hogareñas". Entre ellas se consideran cocinar, limpiar, cuidar de las mascotas y mantener el patio, la casa y el automóvil.

La socióloga encontró diferencias según el nivel educativo de los padres. Los hijos de graduados universitarios pasaban menos tiempo en estos trabajos que las generaciones anteriores, en general, pero en particular las niñas hacían menos tareas: un 25% menos que las hijas de personas que sólo terminaron el secundario. Pero en el plano de las expectativas se notaba el peso de la cultura machista tradicional: aún los más educados pasaban 11 minutos más por día con los hijos que con las hijas.

Dos girl scouts, Paige Brewer y Kaitlyn White, realizan tareas domésticas. (US Air Force/Bobby Jones)
Dos girl scouts, Paige Brewer y Kaitlyn White, realizan tareas domésticas. (US Air Force/Bobby Jones)

Para establecer la diferencia entre lo que se paga a los hijos varones y  mujeres para que hagan las tareas domésticas, The New York Times revisó un análisis de 10.000 familias que usan la aplicación BusyKid. "Los niños que usaron la app ganaron dos veces más que las niñas por hacer las cosas de la casa: un promedio de USD 13,80 por semana, en comparación con los USD 6,71 de las niñas".

A los varones menores se les paga también por la higiene personal, como cepillarse los dientes o bañarse, según BusyKid; a las mujeres menores no, y en cambio se les suele pagar por limpiar la casa.

Los estudios coinciden con una brecha de género en el mundo. "Un estudio reciente de chicos de 12 años en 16 países de todo el espectro económico, que no incluyó a los Estados Unidos, halló que en cada uno las niñas pasaban más tiempo en las tareas del hogar que los niños", según Cain Miller.

A los chicos se les paga por mantener su higiene personal; a las chicas, por limpiar la casa.
A los chicos se les paga por mantener su higiene personal; a las chicas, por limpiar la casa.

Y dado que ese trabajo no remunerado es una práctica real, hasta ahora ineludible, "el problema es que se perpetúa de una generación a otra", dijo a la periodista Christia Spears Brown, profesora de psicología de la Universidad de Kentucky especializada en infancia y género.

Sólo en un trabajo particular los varones hacen tanto como las mujeres antes de llegar a la mayoría de edad: el cuidado de miembros de la familia, como hermanos o parientes ancianos. Este cambio podría influir en las generaciones futuras: "Los chicos que se crían cuidando a miembros de la familia se prepararían para ser padres más participativos".

La brecha en la realización de las tareas hogareñas es un modelo que se pasa de una generación a otra, por educación y ejemplo. (Getty Images)
La brecha en la realización de las tareas hogareñas es un modelo que se pasa de una generación a otra, por educación y ejemplo. (Getty Images)

Otros estudios que cita el artículo de The New York Times, si bien se fundan en menos datos, dan resultados más alentadores. Los adolescentes varones entre 13 y 18 años pasan un poco menos de media hora en las tareas domésticas, mientras que las adolescentes mujeres de esa misma edad pasan un poco más de media hora en lo mismo. "El cambio surgió de los chicos, que aumentaron su trabajo en las tareas del hoar un 29% entre 2002 y 2014", según el Comité de Estudio de Dinámicas del Ingreso de la Universidad de Michigan, que rastrea un conjunto de familias desde 1968.

Esas cifras marcan cambios similares a los que se ven entre los adultos: los varones casados pasan 1,1 hora por día en tareas del hogar, según el comité, un poco más que los 55 minutos que pasaban en 1983. Y el tiempo de las mujeres decreció, aunque todavía es exactamente el doble del de los varones: 2,2 horas por día, que en 1983 eran 3,8 horas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La emoción de las mujeres de Arabia Saudita al conducir por primera vez luego de décadas de prohibición

En qué ocupaciones las mujeres ganan igual que hace 40 años

MAS NOTICIAS