Kim Jong-un y Xi Jinping estrechan las manos durante la visita del líder norocreano a china el pasado 28 de marzo (Ju Peng/Xinhua via REUTERS)
Kim Jong-un y Xi Jinping estrechan las manos durante la visita del líder norocreano a china el pasado 28 de marzo (Ju Peng/Xinhua via REUTERS)

El presidente norcoreano, Kim Jong-un, aterrizó este martes en Pekín para reunirse con su homólogo chino, Xi Jinping, a quien informará durante el martes y miércoles sobre los resultados de su histórica reunión con el líder estadounidense, Donald Trump, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Se trata de la tercera visita que Kim realiza a China desde marzo, cuando hizo su primer viaje al extranjero desde que había tomado posesión de su cargo en 2011, pero esta es la primera ocasión en la que la visita de un máximo líder norcoreano no se realiza en secreto.

La reunión entre los mandatarios Kim y Xi se producirá una semana después de que el líder norcoreano se entrevistara con Trump en Singapur, en una cumbre histórica en la que ambos acordaron que Pyongyang abandone su programa nuclear a cambio de que Washington garantice su seguridad.

El dirigente norcoreano intenta conseguir una disminución de las sanciones económicas internacionales a cambio de sus promesas de desnuclearización, y para ello espera tener el apoyo de China, explicó más temprano la agencia japonesa Nikkei.

La diplomacia china sugirió la semana pasada que la ONU podría plantearse reducir las sanciones si Pyongyang cumplía con sus obligaciones.

China, principal aliada de Corea del Norte, dejó claro que quería tener un papel clave en las negociaciones, ofreciendo con insistencia sus servicios diplomáticos.

La semana pasada, la cumbre histórica de Singapur entre Trump y Kim Jong-un dio lugar a una declaración en la que el líder norcoreano aseguraba "su compromiso firme e inquebrantable hacia la desnuclearización de la península" coreana.

Esa expresión indefinida, que permite distintas interpretaciones, ha sido criticadas por algunos expertos porque retoma una vieja promesa norcoreana que jamás se cumplió.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, descartó que las duras sanciones impuestas a Corea del Norte a raíz de sus ensayos nucleares y balísticos se levanten antes de la desnuclearización completa del país asiático.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: