Mugabe durante la ceremonia de su investidura en un estadio deportivo de 60.000 asientos en la capital del país, Harare, el 22 de agosto de 2013. La toma de posesión se produjo luego de conseguir otro mandato de cinco años en una elección que la oposición consideró fraudulenta
Mugabe durante la ceremonia de su investidura en un estadio deportivo de 60.000 asientos en la capital del país, Harare, el 22 de agosto de 2013. La toma de posesión se produjo luego de conseguir otro mandato de cinco años en una elección que la oposición consideró fraudulenta

Con 93 años, el dictador Robert Mugabe consiguió un acuerdo de inmunidad e impunidad único. El hombre que rigió los destinos de Zimbabwe durante décadas logró pactar no sólo ser intocable para las autoridades judiciales y fiscales, sino también se aseguró una vida de súper lujo que seguirá siendo solventada por el pueblo al que sometió.

Más de un mes después de su derrocamiento negociado, el diario The Herald reveló los puntos más escandalosos del pacto entre Mugabe y su esposa y las autoridades que tomaron el poder, con el presidente Emmerson Mnangagwa a la cabeza.

De acuerdo a la prensa local y tal como informara Infobae luego de la caída del anciano tirano, Mugabe consiguió una indemnización única: 10 millones de dólares para aceptar abandonar su trono luego de 37 años bajo su mandato. El gobierno de Zimbabwe ha intentado negar esa parte del acuerdo, pero sin éxito.

La mansión Blue Roof que el dictador consiguió conservar, entre tantas cosas de lujo y beneficios pagados por el estado
La mansión Blue Roof que el dictador consiguió conservar, entre tantas cosas de lujo y beneficios pagados por el estado

Y recientemente, lo que despertó indignación en la prensa local y entre la ciudadanía, es el escandaloso y obsceno acuerdo que firmó el gobierno central que beneficia a los ex presidentes del país. Mejor dicho: al ex presidente. Es que según la nueva norma, aquellos que cumplen con su mandato percibirán el mismo salario que el presidente en funciones.

La primera dama Grace Mugabe le habla al oído al marido durante un acto en Harare, Zimbabwe, el pasado 8 de noviembre. Días después sería derrocado (Reuters)
La primera dama Grace Mugabe le habla al oído al marido durante un acto en Harare, Zimbabwe, el pasado 8 de noviembre. Días después sería derrocado (Reuters)

Pero el acuerdo incluye mucho más. Todos lujos que saldrán de las arcas del estado. Mugabe contará con unos 20 empleados, seis de los cuales serán su propia tropa de seguridad que lo seguirá las 24 horas del día, aunque el dictador no se mueva mucho de la residencia soñada que logró mantener bajo su propiedad. Todos los salarios y gastos, desde luego, son absorbidos por la administración central.

Sin embargo, no concluye tampoco allí. Además de su pensión -equivalente a lo que gana el actual mandatario-, su esposa Grace Mugabe recibirá una jubilación como ex primera dama. Se calcula que será de unos 75 mil dólares mensuales. La del tirano será del doble.

Rober Mugabe (izquierda) asiste a una reunión en Dar Es Salaam, Tanzania como líder de las fuerzas de combate rodesianas a principios de la década del sesenta. A su lado, Georges Silundika, secretario de información y vicedirector del Congreso Nacional Africano, y Joshua Nkomo, líder del partido Zimbabwean African People Union
Rober Mugabe (izquierda) asiste a una reunión en Dar Es Salaam, Tanzania como líder de las fuerzas de combate rodesianas a principios de la década del sesenta. A su lado, Georges Silundika, secretario de información y vicedirector del Congreso Nacional Africano, y Joshua Nkomo, líder del partido Zimbabwean African People Union

La lista sigue: además de los 20 empleados full time a su disposición, Mugabe contará con una flota de automóviles exclusivos. Tres Mercedes Benz S500 Series, o su equivalente en otra marca de lujo, un vehículo todo terreno y una furgoneta tipo pick-up. Todos ellos deberán ser reemplazados cada cinco años.

¿Terminó allí? No. Para nada. El matrimonio dictatorial también contará con millas casi ilimitadas por año. Es decir, el gobierno les proveerá pasaportes diplomáticos que les dará inmunidad alrededor del mundo, pero además pasajes en primera clase y jet privados, tanto para vuelos domésticos como fuera de la nación.

El estado también le concederá vía libre para su distracción. Los Mugabe contarán con tickets para espectáculos de todo tipo en todo el país. Además, contarán con el mejor de los seguros médicos garantizados para el resto de sus vidas. Además del matrimonio, sus hijos también están alcanzados por algunos de los beneficios.

LEA MÁS:

MÁS TEMAS: