"Vamos a construir algo más grande que la Gran Muralla China, pero con placas solares. Va a haber más robots que personas", anunció este martes el príncipe saudita Mohamed bin Salman, al ofrecer detalles de la nueva megaciudad que levantará Arabia en medio del desierto.

El proyecto prevé construir una ciudad junto a las fronteras de Egipto y Jordania, bautizado como NEOM (una abreviación de "nuevo futuro), que contará con una financiación de 500.000 millones de dólares.

NEOM se extenderá en un área de 26.500 kilómetros cuadrados, junto al mar Rojo y al golfo de Áqaba y será el punto desde donde parta el futuro puente Rey Salman, que tiene previsto unir Arabia Saudita con la península egipcia del Sinaí.

La primera fase de la obra estará lista para el 2025, anunciaron.

Arabia Saudita "se interesa por invertir en los talentos mundiales y la economía mundial, por igual", indicó el príncipe, quien agregó que el reino "está avanzando con confianza en un enorme programa, que tiene como objetivo el desarrollo y el cambio".

El video de presentación de NEOM no escatima en ambición. Según destacan los promotores, tiene una "ubicación ideal, donde tres continentes se encuentran, un lugar rico en recursos naturales y clima generoso".

Promete ser eficiente en energías renovables, con "sistemas de transporte verdes", un fuerte desarrollo en la investigación de biotecnología, y asegura que tendrá la clave para producir comida fresca en un ambiente desértico. "Nuestras granjas verticales urbanas se levantarán hasta el cielo", adelantaron.

Para sus futuros residentes, aseguraron que será un lugar lleno de entretenimiento, con eventos deportivos y artísticos de primer nivel mundial, así como "experiencias de compras que superarán a las capitales del mundo".

Se define como "el proyecto más ambicioso del mundo, el destino del futuro" y "una ruta para el futuro de la civilización". Las imágenes ponen un énfasis en la industria tecnológica, con varias imágenes de drones y fábricas de producción altamente automatizadas.

"No hay límites para nuestras ambiciones", añadió el príncipe, primero en la línea sucesora.

LEA MÁS: