Quiénes son los “ninis” y por qué causan tanto revuelo en el gobierno de AMLO

Este término se popularizó en México aproximadamente en 2010, cuando el entonces rector de la UNAM, José Narro Robles, aseguró que era una vergüenza la existencia de 7.5 millones de jóvenes “ninis” en el país

Actualmente, en México hay 5.8 millones de jóvenes "ninis" (Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez)
Actualmente, en México hay 5.8 millones de jóvenes "ninis" (Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez)

A lo largo de este miércoles, la discusión sobre los famosos “ninis” se hizo presente de nuevo en las redes sociales. Esto sucedió luego de las declaraciones realizadas por la funcionaria Ana Elizabeth García Vilchis, quien dijo durante la sección Quién es quién en las mentiras que este vocablo tiene su origen en las cúpulas neoliberales de Inglaterra en los años 90.

Por ello, durante la habitual conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló que llamar a la juventud con esta palabra es un acto de discriminación y una falta de respeto, pues fue copiado por los tecnócratas mexicanos con el fin de profundizar las brechas sociales y darle paso al prejuicio sobre la información.

Cada vez que se vuelve a escuchar o leer este término, muchas son las opiniones que se cruzan. Están aquellos que los critican por “no hacer nada”, mientras que otro sector de la población entiende la problemática social del desempleo y falta de educación entre los jóvenes mexicanos.

Pero la palabra “nini” tiene un inesperado origen que se trasladó a este país y ahora es utilizado por las personas para prejuzgar a los adolescentes que no tienen la posibilidad de estudiar o trabajar.

De acuerdo con el artículo “Los NiNis en México: una aproximación crítica a su medición 90″, escrito por Rodrigo Negrete y Gerardo Leyva en la Revista Internacional de Estadística y Geografía (volúmen 4, número 1), esta palabra es una traducción de Neet (not in employmenteducation or training).

El término fue utilizado por primera vez en 1999, en Reino Unido (Foto: Captura de Pantalla)
El término fue utilizado por primera vez en 1999, en Reino Unido (Foto: Captura de Pantalla)

Este vocablo fue utilizado por primera vez en 1999, en el informe titulado “Bridging the gap: new opportunities for 16-18 year olds not in education, employment or training” de la Social Exclusion Unit, una oficina de apoyo al gabinete del primer ministro de la Gran Bretaña, con el cual quisieron externar la preocupación por el abandono temprano de la escuela y el desempleo juvenil.

A partir de ese momento, se comenzó a extender a otros países y, eventualmente, llegó a México, donde se popularizó alrededor del año 2010, cuando el entonces rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, aseguró que era una vergüenza la existencia de 7.5 millones de jóvenes “ninis”.

Desde ese momento, la cifra ha ido en picada. Hasta la mitad del 2021, en México se registraron 24 millones de jóvenes entre 18 y 29 años, de los cuales aproximadamente 5.8 millones no participaban en procesos educativos o productivos, según dijo el presidente de la Comisión de Educación del Sector Privado del CCE, Pablo González.

Sin embargo, aquellos nombrados como “ninis” han generado un enorme mito en la población, pues las personas piensan que son gente “ociosa y sin aspiraciones”, pero el maestro Benito Durán Romo mencionó que “no se le debe considerar un problema de decisión propia de los jóvenes sino, más bien, uno de carácter estructural”.

AMLO ha intentado solucionar esta problemática, pero el programa Jóvenes Construyendo el Futuro también presentó fallas significativas (Foto: TW/@horacioduarteo)
AMLO ha intentado solucionar esta problemática, pero el programa Jóvenes Construyendo el Futuro también presentó fallas significativas (Foto: TW/@horacioduarteo)

Los factores que imposibilitan el acceso de jóvenes a la educación o al trabajo surgen desde el hogar, como la falta de recursos económicos, hasta los rezagos de las comunidades donde viven, que implican falta de instalaciones escolares o laborales. Todo esto influye a la “creación” de jóvenes “ninis”.

A pesar de la complejidad del problema, a la oposición pareciera que sólo le importa la crítica y no la búsqueda de respuestas y soluciones. Sus mensajes quedan en las redes y generan una discusión que parte de una falacia, la cual culpa a la persona y no al problema estructural que envuelve todos los factores económicos y sociales del Estado.

El gobierno de López Obrador ha intentado buscar una solución con su programa insignia Jóvenes Construyendo el Futuro, pero no ha sido el más efectivo en todos los sentidos, pues se han detectado empresas fantasmas, trabajadores ausentes y poca seriedad en los trámites de selección empresarial.

Si en algún momento se quiere solucionar esta problemática, un gran paso será generar políticas públicas adecuadas, pues, como señaló Miguel Székely en su libro Jóvenes que ni estudian ni trabajan: un riesgo para la cohesión social en América Latina, “estos grupos poblacionales enfrentarán severas restricciones a su desarrollo y, en el corto plazo, pueden representar un riesgo para la construcción de cohesión social”.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR