Un policía encontró un cheque de 40 millones en Polanco y lo devolvió a su dueño

El policía levantó el cheque del suelo para identificar los datos del dueño, pero en ese momento se percató que la cantidad a cobrar era de 40 millones de pesos

Mario Hernández, oficial de la Policía Bancaría e Industrial  (Foto: SSC)
Mario Hernández, oficial de la Policía Bancaría e Industrial (Foto: SSC)

Mario Hernández, un oficial de la Policía Bancaría e Industrial (PBI), devolvió un cheque bancario por 40 millones de pesos.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la capital informó en un comunicado que el policía encontró el cheque tirado frente a la entrada del estacionamiento de un complejo de departamentos, ubicado en la calle Tres Picos, colonia Polanco, cuando realizaba un recorrido por la zona.

El policía levantó el cheque del suelo para identificar los datos del dueño, pero en ese momento se percató que la cantidad a cobrar era de 40 millones de pesos. Después de avisar a sus superiores y resguardar el cheque, el oficial buscó la sucursal bancaria desde donde fue expedido y se trasladó hasta ahí para devolverlo.

Al llegar a las instalaciones de la empresa, ubicadas en la avenida Horacio, en la colonia Polanco Segunda Sección, el policía se entrevistó con el gerente de seguridad, quien agradeció al policía por su honradez y el tiempo dedicado para devolver el documento, el cual fue resguardado por el Departamento de Finanzas del consorcio”, precisó el comunicado de la SSC.

Policía de la CDMX devolvió 30,000 pesos para Tanque de Oxígeno

Un policía de la CDMX devolvió una mochila con 30,000 pesos a su propietario (Foto: Twitter@SSC_CDMX)
Un policía de la CDMX devolvió una mochila con 30,000 pesos a su propietario (Foto: Twitter@SSC_CDMX)

Norberto Sánchez Hernández, oficial de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC), devolvió en enero pasado una mochila que en su interior guardaba 30,000 pesos.

En los sanitarios de un mercado público ubicado en la colonia Doctores de la alcaldía Cuauhtémoc, el policía se percató de que había una bolsa tipo mariconera extraviada. En ese momento, se detuvo a revisarla y halló dentro de ella cajas de medicina, una manguera, credenciales, una tarjeta del Metrobús y un fajo de billetes.

“Ingresando al baño me percato que ya una mochilita, la revisé en ese momento para ver lo que se encontraba en su interior, me di cuenta que traía cajas de medicina, una manguera posiblemente para un tanque de oxígeno, sus credenciales, su IFE (INE), una tarjeta del banco y una tarjeta del Metrobús. Dentro de esa mariconera se encontraba una suma de 30,000 pesos en efectivo”, contó el oficial en un video publicado en Twitter.

Sin éxito, esperó a que llegara el propietario del bolso; no obstante, más tarde, el oficial comunicó el hallazgo a sus superiores, y en un trabajo coordinado se dieron a la tarea de intentar localizar al dueño de la mochila, por lo que, al buscar al interior, encontraron un número telefónico.

Se trata de Norberto Sánchez Hernández, quien al hallar la maleta no dudó en devolverla a su dueño (Foto: Twitter@SSC_CDMX)
Se trata de Norberto Sánchez Hernández, quien al hallar la maleta no dudó en devolverla a su dueño (Foto: Twitter@SSC_CDMX)

Luego de informar lo sucedido, la persona que lo atendió se identificó como la esposa del propietario, de quien proporcionó los datos para su localización.

“Posteriormente, me salí a la puerta del mercado y esperé de cuatro a cinco minutos para ver si una persona se acercaba a mí, como policía, para auxiliarlo y checar si eran sus pertenencias. Me percato que en la mochila tenía unos números de teléfonos, me enfoqué a llamar y me contestó su esposa, me dijo que se encontraba en el distrito porque iba a hacer la compra de un tanque de oxígeno; pensó que lo estábamos engañando, por lo cual procedí a tocar el claxon de la patrulla, el pato y me creyó. Me pasó su número y le di características de la mochila, el nombre y la dirección y efectivamente me dijo que sí era”, detalló Sánchez Hernández.

Los elementos de la SCC contactaron al dueño del bolso y establecieron un lugar de encuentro para poder entregarle el artículo y todo su contenido.

Al arribar al punto acordado, el ciudadano reconoció plenamente la mochila como de su propiedad, además mencionó la cantidad exacta del efectivo en el interior, entre otras generalidades de lo que había dentro de cada bolsa.

De acuerdo con el ciudadano, el dinero en cuestión iba ser utilizado para comprar un tanque de oxígeno para un familiar que se encuentra enfermo.

SEGUIR LEYENDO: