Pesadilla en el paraíso: radiografía del brutal golpe del COVID-19 a Quintana Roo, joya del turismo mexicano

En entrevista con Infobae México, la secretaria de turismo estatal, Marisol Vanegas, explicó que estiman perder 4,632 millones de dólares en la derrama económica

Tras la irrupción del COVID-19, Cancún suspendió en abril toda su actividad turística. El 8 de junio reabrió bajo estrictas medidas de seguridad, con una tasa de ocupación turística del 15%. Hoy, ese porcentaje se encuentra en el 60%, y entre junio y noviembre, 2.8 millones de turistas visitaron la entidad (Foto: Elizabeth Ruíz/Cuartoscuro)
Tras la irrupción del COVID-19, Cancún suspendió en abril toda su actividad turística. El 8 de junio reabrió bajo estrictas medidas de seguridad, con una tasa de ocupación turística del 15%. Hoy, ese porcentaje se encuentra en el 60%, y entre junio y noviembre, 2.8 millones de turistas visitaron la entidad (Foto: Elizabeth Ruíz/Cuartoscuro)

Quintana Roo enfrentó en 2020 uno de los peores años de su historia.

Tras el nocaut del COVID-19, enclaves paradisíacos como Cancún, Tulum, Holbox, Isla Mujeres, Cozumel o Puerto Morelos se convirtieron en ciudades fantasma. Pero poco a poco, a pequeños pasos, el sector turístico se ha ido recomponiendo, y para la campaña navideña las perspectivas son alentadoras.

En entrevista con Infobae México, la maestra Marisol Vanegas, secretaria de turismo estatal, explicó que Quintana Roo está en la senda correcta. Y aunque no prevén “un crecimiento rápido”, y este año esperan perder 4 mil 632 millones de dólares en la derrama económica -con respecto a lo recaudado en 2019-, la industria empieza a mostrar signos de reactivación.

Así lo demuestra este mes de diciembre un marcador que ella considera clave: las operaciones aéreas.

“El indicador más importante es el de llegadas de aeropuerto. Tenemos tres terminales internacionales y la suma de estas operaciones ya está a un nivel muy cercano a las que teníamos antes del Covid-19. Hoy por ejemplo, tuvimos 358 operaciones, y una semana antes de la declaración formal de la pandemia estábamos cerca de las 480 operaciones. Esto ha sido una gratísima sorpresa”, indicó.

Buena parte de esta recuperación del tráfico aéreo se debe al cierre de fronteras de Europa. El blindaje del viejo continente, ha llevado a muchas compañías norteamericanas a redirigir esos trayectos perdidos a México.

“Del total de 358 operaciones, más o menos unas 180 fueron llegadas, y de esas, poco más del 60% son ya norteamericanas. Tuvimos cerca de 100 llegadas de EEUU y Canadá que son los más fuertes internacionales. Esto se ve influido por el crecimiento tan alto del mercado norteamericano, que tiene que ver con que no pueden viajar a Europa, por lo que muchos vuelos se están desviando a Quintana Roo”, apuntó Vanegas.

A pesar de las restricciones de los países europeos, se ha recuperado también parte de este mercado. Incluso han comenzado a realizarse trayectos desde el Reino Unido; y según anunció esta semana el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, estos vuelos no se suspenderán tras la propagación de la nueva cepa del SARS-CoV-2.

“Tenemos un poco de llegadas de Europa ya. La British Airways apenas llegó esta semana con vuelos muy grandes de 380 pasajeros; igualmente tenemos vuelos de Air France, de Evelop que también empezó a volar, y de Lufthansa. Estos son los más importantes europeos”, agregó.

En diciembre comenzaron a retomarse vuelos procedentes de Europa, como los trayectos de la aerolínea British Airways, o Evelop (Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro)
En diciembre comenzaron a retomarse vuelos procedentes de Europa, como los trayectos de la aerolínea British Airways, o Evelop (Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro)

El aumento en las conexiones ha permitido que en este momento haya casi 80,000 turistas en el territorio. Un dato que irá aumentando de aquí al cierre de año, por la temporada navideña.

La secretaria no quiso revelar el número de visitantes que se esperan para estas fechas especiales, porque la estimación que realizaron podría variar si cambian las medidas sanitarias, pero avanzó que las reservaciones “vienen muy fuertes”.

“Sabemos que las reservaciones están muy altas, pero obviamente siempre deben corresponder no solo con la capacidad aérea, sino con la capacidad de alojamiento”, explicó.

En total, Quintana Roo tiene 110,000 cuartos de hotel. Pero el Semáforo de Riesgo Epidemiológico estatal, de color amarillo, solo permite a los alojamientos rentar un 60% de sus habitaciones. Sin embargo, por la alta demanda que se espera para Navidad y los meses de invierno, el gobierno estatal concedió a los hoteles un permiso especial que les permitirá aumentar el máximo de ocupación hasta el 80%.

La medida llega después de que los empresarios del sector expresaran que en algunos resorts la demanda para esta temporada rebasaba el tope del 60% que permitía el semáforo, por lo que exigieron medidas concretas para poder rentar un mayor número de cuartos, ya que un total de 44,000 estarían cerrados por las restricciones del COVID-19.

Respondiendo a esta petición, el ejecutivo de la entidad permitirá que las empresas ocupen hasta un 80% de su capacidad total, una concesión que estará vigente entre el 21 de diciembre de 2020 y el 21 de febrero de 2021.

Sin embargo, a pesar de esta acción, las cifras seguirían estando lejos de las que se registraron en la misma temporada en 2019.

Entre el 21 de diciembre y el 7 de enero del año pasado, visitaron la joya del Caribe Mexicano alrededor de 1.4 millones de turistas. Y del 28 al 31 de diciembre, Cancún, Puerto Morelos, Cozumel, Isla Mujeres y Riviera Maya, registraron tasas altísimas de ocupación.

En ese período, el dato más bajo fue un espectacular 80% en Isla Mujeres, -el día 28-, y el porcentaje más alto se dio en Cancún y Puerto Morelos el día 30, con un 97.8% de cuartos ocupados. Ahora sin embargo, incluso con la nueva medida, el promedio estaría alrededor del 60% de ocupación.

Según la Secretaria de Turismo de Quintana Roo, Marisol Vanegas, las reservaciones para esta Navidad vienen muy fuertes. El semáforo amarillo permite a las empresas turísticas, -ya sean alojamientos, restaurantes, parques, actividades náuticas, sitios arqueológicos, etc-. un aforo máximo del 60% de su capacidad total (Foto: Elizabeth Ruiz/Cuartoscuro)
Según la Secretaria de Turismo de Quintana Roo, Marisol Vanegas, las reservaciones para esta Navidad vienen muy fuertes. El semáforo amarillo permite a las empresas turísticas, -ya sean alojamientos, restaurantes, parques, actividades náuticas, sitios arqueológicos, etc-. un aforo máximo del 60% de su capacidad total (Foto: Elizabeth Ruiz/Cuartoscuro)

Aunque este año muchas habitaciones estuvieron vacías, la secretaria aseveró que en 2020 no ha quebrado ningún alojamiento. De hecho, destacó que se han construido nuevas habitaciones, y la inversión se ha mantenido en los mismos índices que en 2019.

“Se construyen y se abren al año más o menos unos 8,000 o 9,000 cuartos hoteleros nuevos. Estamos en la misma cifra”, afirmó.

Para ella lo esencial es que Quintana Roo ha logrado generar confianza y certeza en los visitantes, los distribuidores de viaje y las aerolíneas. Y esto ha permitido dar los primeros pasos en la reactivación del turismo. Sin embargo, los hoteleros no están de acuerdo con el panorama optimista y prometedor que dibuja Marisol Vanegas.

Desde la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, que representa unos 38,000 cuartos, aseguran que aún con el 60% de ocupación que tuvieron en diciembre, estaban perdiendo dinero, porque han tenido que bajar sus tarifas para atraer clientes.

En este sentido, la titular de la dependencia señaló que esto no constituye la antesala de una crisis mayor en 2021, y consideró un error abaratar los precios.

“No todas las empresas han tenido que disminuir tarifas. En algunas ocasiones, hay empresas que tienen distribuidores de viaje que ejercen este efecto de presión sobre las tarifas. No es el caso general en Quintana Roo”.

Y agregó: “Nuestros estudios de inteligencia de mercado corroboran que los perfiles de quienes están viajando en este momento son mucho más altos, y no verían afectado su viaje por un precio más a la baja. Por tanto, el flujo no se verá afectado porque disminuya o no el precio. Yo creo que debemos mantenernos en el nivel de competitividad que siempre han tenido los destinos”.

Sobre el impuesto de 10 dólares que quiere aplicar la entidad al turismo extranjero, Marisol Vanegas se mostró a favor del tributo y en contra de las afirmaciones de los hoteleros, quienes creen que podría desincentivar la llegada de visitantes internacionales.

“Ningún turista en ninguna parte del mundo toma una decisión porque en un lugar cobren 10, o no cobren 10 dólares. [...] Pensamos que es una necesidad, no es un situación fuera de lo normal, y tiene que ver con la situación económica en la que va a estar el estado el próximo año”.

Lo cierto es que las pérdidas que se estiman para este 2020 son millonarias.

En 2019, la derrama económica fue de 15 mil 440 millones de dólares. Este año, debido al COVID-19, se prevé que descienda un 30%. Es decir, en 2020, Quintana Roo perderá aproximadamente 4 mil 632 millones de dólares.

Con respecto al número de visitantes, las cifras tampoco son nada halagüeñas.

El año pasado visitaron la entidad 22.8 millones de viajeros, de los cuales 7 millones eran cruceristas. Los 16 millones restantes fueron turistas de pernocta, una cifra que según las previsiones actuales caería en torno a un 30% en 2020. Esto es, se perderán alrededor de 4 millones 800 viajeros de pernocta.

A esto hay que sumar la difícil situación en los puertos de Cozumel, Mahahual y Cancún. Entre enero y marzo del 2020 arribaron a la entidad 2.7 millones de cruceristas. Pero tras la irrupción de la pandemia, ningún crucero atracó en Quintana Roo. De esta forma, los datos se quedaron estancados, y muy lejos de los reportados en 2019.

Por hablar ya no de estimaciones sino de datos confirmados, el último reporte “¿Cómo vamos en turismo?”, publicado en el sitio web de Sedetur, indica que entre enero y octubre de 2020 visitaron la entidad 9.8 millones de turistas. Para ese mismo período del 2019, ya se registraban en Quintana Roo 21.9 millones de viajeros.

Esto representa una caída del 54.9%. Sin embargo, desde la Secretaria calculan que la pérdida de visitantes al cierre del 2020 será del 30%, por lo que las estimaciones sí resultan bastante optimistas, y reflejan una gran confianza en la temporada navideña.

Otro indicador que muestra la esperanza que el estado deposita en las fiestas decembrinas es la tasa de ocupación hotelera. Aunque esperan concluir el año con un 60% de cuartos ocupados, hasta octubre de 2020 el promedio anual en los principales enclaves turísticos -Cozumel, Isla Mujeres, Cancún y Puerto Morelos y Riviera Maya-, era del 34.5%.

Además, entre enero y octubre de 2020, las nacionalidades que más han caído en visitas han sido los ingleses (-84.65%); los españoles (-82.85%); argentinos (74.08%); colombianos (-71.64%) y alemanes (-70.46%), fueron los que registraron una mayor caída con respecto a 2019.

Ante el panorama actual, y los estragos que la segunda ola de COVID-19 está causando en el mundo, 2021 se prevé como un año difícil. Por eso, para Marisol Vanegas el mejor deseo para el año nuevo es que Quintana Roo logre un crecimiento, aunque sea “pausado”.

“No pensamos que vamos a crecer tan rápido. Creo que el mejor de los deseos para todo el sector sería seguir creciendo en la manera que lo estamos haciendo, gradual, bien ordenado. Seguir unidos, produciendo confianza, generando certeza y en unidad. Ese sería el mejor de nuestros escenarios”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS