El crimen toca a las puertas de Palacio Nacional: niños fueron descuartizados en domicilios cercanos a la residencia de AMLO

Alan, Yair y Alessandro fueron los tres menores descuartizados a escasas calles de sedes de las autoridades, en el Centro Histórico

 Tan solo unas calles separan las acciones del crimen con la sede del poder (Foto: Archivo)
Tan solo unas calles separan las acciones del crimen con la sede del poder (Foto: Archivo)

Los cuerpos descuartizados de tres menores de edad fueron localizados en la capital del país en un lapso de 10 días, el mismo cuadro de la ciudad donde el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene su residencia oficial, en Palacio Nacional.

Estos actos conmocionaron a México, no solo por la cercanía entre un evento y otro al suceder en menos de dos semanas. Sino por la brutalidad del asesinato a manos de grupos del narcotráfico que operan en el Centro Histórico y sus inmediaciones.

Un día antes de que fueran localizados los restos de Alan y Héctor, AMLO había montado una ofrenda en Palacio Nacional para rememorar en el día de muertos a las más de 90 mil víctimas de COVID-19. “Una flor para cada alma” se llamó el evento.

Para ese mismo sábado, la familia de indígenas mazahuas que se dedican al comercio ambulante en el primer cuadro de la Ciudad de México, aún tenían esperanzas de hallar con vida a los adolescentes de 12 y 14 años, desaparecidos desde la noche del pasado 27 de octubre.

Baltazar llevaba los restos de los niños, pero los regó al tratar de esquivar una banqueta descompuesta (Foto: Captura de pantalla)
Baltazar llevaba los restos de los niños, pero los regó al tratar de esquivar una banqueta descompuesta (Foto: Captura de pantalla)

A tan solo tres cuadras de Palacio Nacional, en una vecindad de República de Cuba 86, los dos amigos fueron torturados, asesinados y su cuerpos hechos pedazos. Esto ocurrió entre el 28 de octubre y la noche del 1 de noviembre.

El crimen tan cerca de la residencia oficial del presidente. Cuba 86 es un domicilio como otros de la zona, pero al mismo tiempo tan particular: usado por miembros de la Unión Tepito para llevar y golpear a quienes se negaban a pagar la extorsión y otros ilícitos.

De acuerdo con cálculos del portal Calc Maps, este centro de operaciones de la célula delictiva se encuentra en un radio de 630 metros de donde AMLO decidió habitar durante su sexenio. Según Google Maps, son 10 minutos a pie entre un punto y otro.

Entre las 23:30 horas del domingo 1 de noviembre y los primeros minutos del día lunes 2, Baltazar “N” fue el encargado de llevarse los restos de Alan y Héctor. Apenas había doblado la esquina sobre República de Chile, tras salir de Cuba 86, y estaba por llegar a Belisario Domínguez. Llevaba los cuerpos desmembrados en bolsas negras que a su vez estaban en cajas de plástico, acomodados en un “diablito”.

A Batazar N se le cayó la carga en República de Chile, a la vuelta de Cuba 86 (Foto: Twiter/@c4jimenez)
A Batazar N se le cayó la carga en República de Chile, a la vuelta de Cuba 86 (Foto: Twiter/@c4jimenez)

Pero al querer sortear el borde una banqueta descompuesta, empujó la carretilla con fuerza y tiró la carga, regando el contenido en la vía peatonal a escasos metros de un policía, según se aprecia en videos difundidos del momento. Este operador de La Unión volvió a Cuba 86 y comunicó a Édgar Zúñiga que fuera a recoger “la basura”.

El Zúñiga llegó y comenzó a levantar las bolsas, entonces se acercaron los oficiales para tratar de ayudarlo, pero se percataron que se desprendía un olor muy fuerte, difícil de respirar. Luego notaron que entre la carga sobresalían extremidades. Arrestaron al individuo, quien dijo ser un indigente y adicto y que solo fue a recoger las bolsas a cambio de dos grapas de cocaína, sin saber de qué se trataba. Tras investigar sus datos en la Fiscalía, se supo que era de la Unión Tepito.

Para el 4 de noviembre, los familiares identificaron los restos que pertenecían a los adolescentes desaparecidos. Fue hasta el 5 de noviembre que las autoridades capitalinas arrestaron a Baltazar “N”, luego de haberle seguido la pista mediante cámaras de videovigilancia en la zona. Estaba en Cuba 86, donde fueron hallados restos de sangre y prendas pertenecientes a Alan y Héctor. Por la tarde de ese jueves también fue arrestado José David, El Chayan, superior del Zúñiga y Baltazar.

El cuerpo de Alessandro iba en un maleta (Foto: Twitter@c4jimenez)
El cuerpo de Alessandro iba en un maleta (Foto: Twitter@c4jimenez)

El caso no terminaba de ser asimilado. Toda la semana corrieron varias hipótesis sobre el móvil del asesinato. Versiones de prensa reportaron que los padres de los menores se habrían negado a pagar el “derecho de piso”.

Entonces sucedió el segundo caso, igual de brutal y contra otro menor de 14 años. Las primeras horas del 11 de noviembre fueron hallados, en la colonia Guerrero, los restos de un joven secuestrado horas antes en la alcaldía Venustiano Carranza. Presuntamente, pedían 800 mil pesos por su rescate. Pero finalmente lo asesinaron y metieron sus restos en una valija.

Darwin “N” de 15 años llevaba en la maleta negra el cuerpo hecho pedazos de Alessandro. Fue arrestado sobre Magnolia y su cómplice de la misma edad, asegurado minutos minutos más tarde, antes de que ingresara a su domicilio.

Los restos del joven Alessandro serían arrojados en el Mercado Martínez de la Torre por 2 mil pesos. Darwin ya tenía antecedentes por robo a transeúnte en 2019 y el mes pasado.

El presidente vive en Palacio Nacional, a escasas calles de donde fueron descuartizados los menores de edad (Foto: Presidencia de México)
El presidente vive en Palacio Nacional, a escasas calles de donde fueron descuartizados los menores de edad (Foto: Presidencia de México)

Según Calc Maps, entre Palacio Nacional y Magnolia 108, lugar donde descuartizaron al adolescente secuestrado, hay un radio de 1.68 kilómetros. A unas 15 calles a pie, en los límites del Centro Histórico. La residencia de AMLO está a menos de 20 caminando de la dirección del crimen.

A dos cuadras del domicilio donde se hallaron restos de sangre en Magnolia 108, también está la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Fiscalía General de la República.

Los dos brutales asesinatos tocaron las puertas de las autoridades y mantuvieron un par de semanas el ambiente de terror en pleno corazón de México. Aunque para la Fiscalía capitalina, ambos hechos no guardan relación, se presume que fueron actos de la Unión Tepito. Tan solo unas calles separan las acciones del crimen con la sede del poder.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Crimen en CDMX: en un inmueble de la colonia Guerrero habría sido asesinado el adolescente cuyos restos se hallaron en una maleta

Se le atoró el “diablito” en la banqueta y huyó: así transportaba un hombre los restos de los niños descuartizados

Crisis en el corazón de CDMX: tres adolescentes desmembrados y envalijados en menos de una semana