Rafael Caro Quintero, el narcotraficante que hizo ‘ghosting’ tras salir de la cárcel

“El Narco de Narcos” vive oculto por temor a ser detenido y extraditado a Estados Unidos, por lo que hasta ahora sólo ha sido visto en dos ocasiones tras dejar la cárcel en 2013

Rafael Caro Quintero apareció por primera vez tras salir de la cárcel en una entrevista con video incluido en 2016 (Foto: Archivo/Captura de pantalla/Proceso)
Rafael Caro Quintero apareció por primera vez tras salir de la cárcel en una entrevista con video incluido en 2016 (Foto: Archivo/Captura de pantalla/Proceso)

Rafael Caro Quintero parece que hizo ‘ghosting’ (práctica de desaparecer sin decir nada ni despedirse) tras salir de la cárcel en 2013. El “Narco de Narcos” se deja ver poco desde que fue liberado en hace siete años, tan poco que su rostro después de que probó la libertad sólo ha sido visto en dos ocasiones.

Esta semana, el nombre de Caro Quintero, quien está prófugo de la justicia de Estados Unidos, apareció en una corona enviada al funeral de un sicario en Sinaloa.

El arreglo floral, usado en México para mostrar condolencias a los deudos, llevaba una cinta con el nombre de la persona que la mandaba: “Rafael Caro Quintero”.

Pero sólo fue eso, su nombre en una corona, pues el que fuera el capo de la droga más popular en los 70 y 80 y fundador del temido Cártel de Guadalajara no ha mostrado su imagen.

Sin embargo, su más reciente imagen circuló en redes sociales en marzo pasado. En el retrato, el narcotraficante aparece junto a un joven del que no se conoce la identidad. El hombre, señalado por la muerte del agente de la DEA Rafael Camarena y a su piloto en 1985, usa una playera blanca, el cabello negro y parece que fue tomada al interior de una casa.

Tiempo atrás, Caro Quintero no reapareció en una foto sino que lo hizo en video y hasta concendió una entrevista. Había pasado unos tres años de que había salido de la cárcel y ya vivía huyendo de las autoridades estadounidenses.

Habló con la periodista Anabel Hernández para la revista semanal Proceso. Se escuchó la voz de un hombre sencillo y que confesó haber dejado de ser narcotraficante desde hace 31 años.

En esa ocasión se veía ligeramente más delgado, usaba una camisa azul oscuro con puntos amarillos y una gorra. La periodista habló con él en una habitación sencilla, similar a las casas de las zonas rurales de México.

Rafael Caro Quintero está entre los más buscados por la justicia de Estados Unidos (Foto: Archivo)
Rafael Caro Quintero está entre los más buscados por la justicia de Estados Unidos (Foto: Archivo)

El apodado “Príncipe del Narco” aseguró en esa entrevista que no conocía de cárteles y que él sólo era un sembrador y comerciante de marihuana. Dijo desconocer la cocaína y mucho menos haber visitado alguna ocasión los Estados Unidos.

Sostuvo que vive de lo que la gente le da para comer. Sin familia. Huyendo. El capo pide disculpas a la sociedad mexicana, la estadounidense y a los familiares de Camarena y su piloto.

Vive una “situación de paranoia total, piensa que en cualquier momento lo van a atrapar”, o que incluso en operativos del gobierno de México “lo pueden asesinar”.

“Visiblemente molesto”, él negó las acusaciones de la DEA sobre que actualmente es uno de los líderes del cártel de Sinaloa.

La Agencia Antidrogas Estadounidense considera a Caro Quintero el enemigo público número uno, pues es acusado de diversos delitos como crimen organizado y tráfico de drogas y por el asesinato del ex agente Enrique ‘Kiki’ Camarena Salazar y de su piloto, Alfredo Avelar, en 1985, quienes lograron infiltrarse en el cártel de Guadalajara en los años ochenta y al ser descubiertos fueron torturados y asesinados.

Caro Quintero y el exagente de la DEA, Enrique Camarena (i), quien fue asesinado en 1985, crimen del que se le acusa al capo de la droga  (Foto: Archivo)
Caro Quintero y el exagente de la DEA, Enrique Camarena (i), quien fue asesinado en 1985, crimen del que se le acusa al capo de la droga (Foto: Archivo)

Según gente de la sierra de Badiraguato, Sinaloa, Caro Quintero se mantiene oculto en alguna choza perdida entre vericuetos del Triángulo Dorado, viviendo a salto de mata y con mil rutas de escape, pues su principal temor es que lo agarre el gobierno y lo extraditen a Estados Unidos.

Con la corona de Flores y la foto difundida en marzo, 2020 es el año en que Rafael Caro Quintero ha hecho más presencia desde que salió de la cárcel.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: