El PIB disminuyó 2.2% en el primer trimestre de 2020: Inegi

En su estimación del 30 de abril, el instituto había dado a conocer que la contracción de la economía nacional sería del 2.4% en relación al mismo periodo del año pasado

El PIB en México no registraba una caída tan relevante desde el 2009. (Foto: José Méndez/EFE)
El PIB en México no registraba una caída tan relevante desde el 2009. (Foto: José Méndez/EFE)

Durante el primer trimestre del 2020, la economía mexicana cayó un 2.2% a comparación del mismo periodo del año pasado. Esto representa que el Producto Interno Bruto (PIB) tuvo una contracción menos profunda a la estimada, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El 30 de abril, el instituto dio a conocer su estimación oportuna y sus datos mostraban que la contracción de la economía nacional sería del 2.4%, lo cual finalmente no sucedió. Sin embargo, es importante señalar que el PIB no registraba una caída tan severa desde la crisis del 2009, cuando tuvo un desplome del 5% en los primeros tres meses del año.

Para estos primeros tres meses del año, es un hecho que la pandemia del nuevo coronavirus fue fundamental en relación a las afectaciones que percibieron los sectores industriales, con una disminución del 3.5% a tasa anual y de servicios, principal motor de la economía mexicana y que se contrajo en un 1.2 por ciento.

En México, el 23 de marzo comenzó la Jornada de Sana Distancia, con lo cual se redujeron las actividades no esenciales. A pesar de eso, el único sector que registró un avance fue el primario, enfocado en trabajos como la agricultura y la ganadería, pues tuvo un crecimiento del 1.1% respecto a los tres primeros meses del 2019, según datos del Inegi publicados este martes.

El sector primario es el único que ha percibido avances en relación al primer trimestre del año anterior. (Foto: SADER/Cuartoscuro)
El sector primario es el único que ha percibido avances en relación al primer trimestre del año anterior. (Foto: SADER/Cuartoscuro)

Estas cifras, además del impacto que ha representado la propagación de la COVID-19 y el cierre de negocios en todo el país, también son una muestra de la desaceleración económica por la que atraviesa el país desde mediados del año pasado, ya que el PIB acumula tres trimestres en terreno negativo en sus comparaciones anuales.

Respecto al trimestre anterior, los datos del Inegi muestran que la economía se contrajo 1.2%, aunque la estimación oportuna que había planteado el instituto marcaba un retroceso de 1.6 por ciento. Por sectores, durante los primeros tres meses del año el primario avanzó 1.7%; el secundario bajó 1.2%; y el terciario también tuvo una disminución del 0.9 por ciento.

Por otra parte, el Inegi también dio a conocer el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), un dato preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia que la economía mexicana tendrá a corto plazo.

El IGAE de marzo cayó un 2.3% frente al mismo mes del año anterior por una bajada de las actividades industriales (5%) y las de servicios (1.4%), que se compensaron parcialmente por el alza del sector agropecuario (9.3%).

La pandemia de COVID-19 ha generado el cierre temporal de una gran cantidad de negocios en todo el país. (Foto: Gustavo Graf/Reuters)
La pandemia de COVID-19 ha generado el cierre temporal de una gran cantidad de negocios en todo el país. (Foto: Gustavo Graf/Reuters)

En todo el año, los pronósticos de los analistas no son alentadores. De acuerdo con la encuesta más reciente de Citibanamex, la contracción sería del 7.6%, mientras que Bank of America, una de las instituciones financieras que prevé uno de los peores escenarios, señaló que el impacto podría ser mucho mayor, pues consideró una caída del 10 por ciento.

La crisis financiera agravada por el coronavirus también ha provocado que el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevea una disminución del 6.6% para este año, lo cual dejaría a México como la tercera economía latinoamericana más afectada, únicamente detrás de Venezuela y Belice.

Ante este panorama, la postura del presidente López Obrador ha sido la de desestimar las mediciones del PIB y, en cambio, ha planteado otros factores como el bienestar, el desarrollo y la felicidad, aun cuando él ha previsto que la pandemia generará la pérdida de 1,000,000 de empleos en todo el país.

Se va a medir crecimiento, sí, pero también bienestar, también grados de desigualdad social (...) y otro ingrediente en este nuevo paradigma será la felicidad del pueblo”, dijo en conferencia de prensa del 21 de mayo.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS

“Bienestar material pero también bienestar del alma”: medición de desarrollo de López Obrador también incluiría PIB

Cómo llegó México a su peor caída del PIB en 11 años: no todo es culpa del coronavirus

“México no puede depender de EEUU”: a raíz del desplome de las exportaciones, analistas señalaron que el comercio exterior debe cambiar

MAS NOTICIAS