Sismo de magnitud 5.3 grados del 16 de enero 2020 (Foto: Twitter@SismologicoMX)
Sismo de magnitud 5.3 grados del 16 de enero 2020 (Foto: Twitter@SismologicoMX)

Un sismo de magnitud 5.3 grados sacudió la noche de este miércoles al Istmo de Tehuantepec y causó conmoción y miedo entre habitantes de esta región de Oaxaca, además de daños parciales en algunas viviendas.

De acuerdo con el Servicio Sismológico Nacional, el epicentro se localizó 10 kilómetros al sur de Ciudad Ixtepec, y aunque preliminarmente se dijo que su magnitud fue de 5.6 grados, ésta fue ajustada a 5.3. No obstante, entre las familias de la región la percepción fue similar a la del terremoto del 7 de septiembre de 2017, que tuvo una magnitud de 8.2 grados.

De acuerdo con habitantes, este nuevo movimiento telúrico provocó que las familias salieran a las calles y llegó acompañado de un temor intenso de la tierra. En Juchitán, se reportaron crisis nerviosas y de pánico entre los habitantes, que temían a las réplicas.

De acuerdo con la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), el sismo dejó daños en la región del Istmo de Tehuantepec y se realiza un monitoreo en las diversas regiones de la entidad para determinar más afectaciones causadas por el temblor.

Sismo 16 de enero provocó daños menores en región del Istmo de Tehuantepec (Foto: Twitter@CEPCO_GobOax)
Sismo 16 de enero provocó daños menores en región del Istmo de Tehuantepec (Foto: Twitter@CEPCO_GobOax)

Entre los daños, se reportan de forma preliminar afectaciones a paredes y techos de viviendas, templos y mercados de los municipios de Matías Romero y Santa María Petapa.

El gobernador oaxaqueño Alejandro Murat informó que se activaron los protocolos de seguridad y Protección Civil realiza los operativos correspondientes y recorridos por las zonas para evaluar los daños.

Cuatro minutos después del primer sismo de esta noche, el Sismológico Nacional confirmó otros dos temblores. El primero tuvo una magnitud de 4.9 grados con epicentro a 9 kilómetros al suroeste de Ciudad Ixtepec, mientras que el segundo tuvo una magnitud de 4.3 grados y el mismo epicentro.

Este mismo miércoles, el estado despertó por cuatro temblores de magnitud de entre 4 y 5 grados; mientras que el 4 de enero otro sismo dejó afectaciones en al menos 20 municipios de las regiones Istmo y Costa, para los cuales se emitió una declaratoria de emergencia.

Se activaron los protocolos de inspección en Oaxaca tras sismo de miércoles 16 enero 2020 (Foto: Twitter/ivi_delrio)
Se activaron los protocolos de inspección en Oaxaca tras sismo de miércoles 16 enero 2020 (Foto: Twitter/ivi_delrio)

Heliodoro Díaz Escárraga, titular de la CEPCO, detalló que tras los sismos se inició el recorrido por parte de las delegaciones, que han reportado hasta este momento daños en dos viviendas de la comunidad de Díaz Romero. En Santa María Petapa se presentó desprendimiento de tejas y daños en casas de adobe, así como en el mercado público de la cabecera municipal y se agudizaron daños en la iglesia de Asunción de María.

Díaz Escárraga exhortó a la población a mantenerse atenta a las recomendaciones de Protección Civil y añadió que continúan los protocolos de monitoreo. Recordó que Oaxaca mantiene el primer lugar en sismos con 679 de 1,322 movimientos telúricos que se han presentado en México desde inicio de año y hasta este 16 de enero, para un porcentaje de ocurrencia del 47.91%. Los bomberos realizaron recorridos en la ciudad, sobre todo en los sitios donde se localizan edificios dañados por el terremoto del 7 de septiembre de 2017.

El 14 de enero se cumplieron 89 años del terremoto magnitud 7.8, con epicentro en la región Loxicha, que a las 20:00 horas provocó una tragedia en la ciudad de Oaxaca. Duró tres minutos y 10 segundos. El afamado director de cine ruso Sergei Eisenstein estaba en Oaxaca grabando escenas para la película ¡Qué viva México!, cuando ocurrió el terremoto, por lo que el cineasta pudo filmar, involuntariamente, los daños provocados por el movimiento telúrico.

El sismo derribó casas de adobe, mansiones, comercios y edificios de gobierno por igual. La tragedia además causó hambruna, cólera y miseria, así como la consecuente migración de muchos oaxaqueños a diferentes ciudades del país, especialmente a la Ciudad de México.

MAS SOBRE ESTE TEMA: