Las obras llevaban suspendidas más de un año (Foto: Cuartoscuro)
Las obras llevaban suspendidas más de un año (Foto: Cuartoscuro)

El gobierno federal mexicano reinició este jueves la construcción del Tren Interurbano México-Toluca, que había comenzado en el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018) y que se encontraba detenida por problemas con habitantes de la zona y sobrecostos, informó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

“El tren interurbano tiene la finalidad de mejorar la movilidad entre las ciudades de México y Toluca. Es una alternativa de transporte rápido y eficaz para quienes se trasladan entre las dos ciudades”, señalaron.

Ya a finales de noviembre, la dependencia había señalado que representantes de la SCT se reunieron con habitantes de la comunidad San Juan Coapanaya y certificaron ante notario que no hay impedimento legal para no continuar la obra a la altura del kilómetro 22 y 28 de la carretera México-Toluca.

La conexión entre ambas urbes es parte del proyecto del sistema aeroportuario de la capital mexicana (Foto: Cuartoscuro)
La conexión entre ambas urbes es parte del proyecto del sistema aeroportuario de la capital mexicana (Foto: Cuartoscuro)

Y es que, en julio de este año, vecinos manifestaron que habría pendientes 22 mil metros cuadrados de ser liquidados, luego de haber sido tomados por el estado para la construcción del tren que conecta al Estado de México con la capital desde Zinacantepec hasta la delegación Álvaro Obregón.

En ese marco, la SCT destacó que “conforme a la ley, se han realizado todos los pagos por las afectaciones causadas por la obra a la comunidad”.

El subsecretario de gobernación, Ricardo Peralta, señaló en su momento que mantendrán un diálogo permanente con los comuneros para atenderlos las veces que sean necesarias toda vez que la obra es fundamental para el estado.

Las obras se habían detenido debido a las protestas de habitantes locales y sobrecostos (Foto: Moisés Pablo/ Cuartoscuro)
Las obras se habían detenido debido a las protestas de habitantes locales y sobrecostos (Foto: Moisés Pablo/ Cuartoscuro)

Esta obra, iniciada durante el gobierno de Enrique Peña Nieto ha tenido una serie de inconvenientes que van desde la oposición de comuneros y ejidatarios del Estado de México hasta sobrecostos que han derivado en investigaciones a funcionarios de la anterior administración como Gerardo Ruiz Esparza, ex titular de la SCT.

Apenas en octubre, la Auditoría Superior de la Federación encontró pagos indebidos por un monto de 1,775 millones de pesos mexicanos de los recursos federales canalizados al proyecto Tren Interurbano México-Toluca, por lo que concluyó que la SCT y el gobierno de la Ciudad de México “no cumplieron con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia”. Además, se hallaron importes por aclarar de 1,102 millones de pesos mexicanos por la falta de liberación del derecho de vía.

Por su parte, el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) realizó el estudio de ineficiencia y riesgo de corrupción en obra pública: Caso estudio del Tren Interurbano México-Toluca, considerando este proyecto, además de su costo y tamaño, es particularmente relevante por tener proyección de presupuesto plurianual, por su impacto en las comunidades cercanas a su construcción, así como por su relevancia política.

Las obras beneficiarán la zona con la creación de 17,500 empleos directos, de acuerdo con la SCT (Foto: Cuartoscuro)
Las obras beneficiarán la zona con la creación de 17,500 empleos directos, de acuerdo con la SCT (Foto: Cuartoscuro)

“Constituye un reto particular en la planeación, desarrollo, administración y gestión de las obras para una administración federal que se enfrenta a una alta percepción de corrupción, por lo que la ciudadanía ha respondido con un particular interés en el escrutinio en el uso de recursos públicos”, indicó el estudio.

De acuerdo con las proyecciones del gobierno mexicano, el Tren Interurbano impulsará el desarrollo y la economía regional con la creación de 17,500 empleos directos y 35,000 indirectos durante su construcción. Cuando esté finalizado, tendrá capacidad para atender a 230,000 usuarios a diario, a lo largo de sus 58 kilómetros, y contará con seis estaciones (dos terminales y cuatro intermedias).

La conexión de la capital con la ciudad es vital para el desarrollo del sistema aeroportuario de la Ciudad de México, que busca aliviar la carga del Aeropuerto Internacional Benito Juárez a través del Aeropuerto de Toluca y la construcción del de Santa Lucía, elegido tras la polémica cancelación del Aeropuerto de Texcoco.

MÁS SOBRE ESTE TEMA