La ratificación del T MEC ha generado diversas reacciones a nivel nacional (Foto: Cuartoscuro)
La ratificación del T MEC ha generado diversas reacciones a nivel nacional (Foto: Cuartoscuro)

El titular de la secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró este martes que “hay una diferencia ideológica y política que no se va a poder resolver" entre el actual gobierno federal y el sector empresarial nacional; en concreto, con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En conferencia de prensa, el canciller aseguró que el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) no corresponde con la posición de la Coparmex y de su líder, Gustavo de Hoyos Walther, pues “es un conservador extremo que ha ido en contra de la reforma laboral” impulsada por Andrés Manuel López Obrador.

“No nos vamos a poner porque pensamos lo contrario. Gustavo de Hoyos piensa que lo mejor es mantener una laxitud en materia labora como en gobiernos anteriores. Nosotros penamos lo contrario; que de nada nos sirven los números de exportaciones sino se puede traducir en el bienestar de la gente. Y por supuesto que estarán en contra de que este asunto se incluya en el tratado", señaló.

Las afirmaciones del canciller se dieron unas horas después de que el empresario líder de la Coparmex acusara en redes sociales al gobierno federal por haber marginado a los empresarios en la última etapa de negociación del T-MEC.

“La negociación del #TMEC debería de contar con el consenso de los sectores productivos de principio a fin. En la definición del Protocolo Modificatorio TMEC, el Consejo Consultivo y el Cuarto de Junto fueron marginados. Las afectaciones transigidas se pactaron por el @GobiernoMX”, escribió en su cuenta de Twitter.

A ello se suma una declaración en la que tachó al gobierno de “mal negociador" y en el que aseguró que “se traspasaron muchos de los límites” para el beneficio del país.

Si pasa más tiempo igual se termina cediendo el Istmo de Tehuantepec, a mi me parece que quedó claro que este gobierno ha sido un mal negociador. Al final de cuentas hay un claro retroceso de lo que se había obtenido en el cierre de negociación en el 30 de noviembre", dijo.

Sus afirmaciones demuestran que, aunque la administración de AMLO se siente aliviada por haber firmado el tratado, hay sectores en el país que no se sienten representadas. Pese a ello, Marcelo Ebrard precisó este martes que el tratado fue en beneficio de México.

El subsecretario Jesús Seade y el canciller Marcelo Ebrard en conferencia de prensa (Foto: Secretaría de Relaciones Exteriores)
El subsecretario Jesús Seade y el canciller Marcelo Ebrard en conferencia de prensa (Foto: Secretaría de Relaciones Exteriores)

“El T-MEC representa un nuevo modelo de acuerdos comerciales regionales que fortalece la protección de los derechos laborales al tiempo que profundiza la regulación ambiental y mejora los mecanismos de solución de controversias. Su aprobación representa la culminación de un proceso de negociaciones exitoso que brindará certidumbre y competitividad a nuestra economía, lo que se traducirá en desarrollo económico y bienestar para el pueblo de México”, señalaron las autoridades en un comunicado oficial.

Por su parte, el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, resaltó que se logró evitar la imposición de inspectores en materia laboral y se acordó un sistema de paneles que permite la resolución de controversias de manera simétrica y equitativa entre los tres países.

Asimismo, subrayó que las medidas que establecían cuotas para el acero en la región, y cuya aplicación súbita lastimaría a las empresas mexicanas, logró prolongarse por siete años más, tiempo en el que México podrá implementar las estrategias necesarias para aumentar su producción.

Otro beneficio, según Seade, es que el Banco de Desarrollo de América del Norte contará con mayores fondos para incrementar las inversiones en la zona fronteriza del norte de México.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: