Caos y violencia: la renovación de la dirigencia de Morena se convirtió en un polvorín

La elección del nuevo dirigente del partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador ha desatado una cruenta batalla interna que aún no termina

Durante las asambleas de Morena se registraron diversos conflictos que derivaron en golpes, e incluso, balazos (Foto: Especial)
Durante las asambleas de Morena se registraron diversos conflictos que derivaron en golpes, e incluso, balazos (Foto: Especial)

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) no niega su origen.

La organización política fundada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, vive los mismos problemas que el Partido de la Revolución Democrática (de donde salió la mayor parte de los militantes de Morena) que lo llevaron al borde de su extinción: las cruentas peleas internas.

El proceso para renovar la dirigencia de Morena y sus dirigencias locales, ha estado envuelta en la polémica y en los jaloneos debido a que, para empezar, ni siquiera podían ponerse de acuerdo si su nuevo dirigente va a ser electo mediante elección o por una encuesta.

También hay problemas con el número de afiliados. A inicios del mes de octubre, Morena publicó su padrón con 313 mil 972 militantes, los cuales tendrán derecho a participar en las asambleas distritales.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Sin embargo, muchos de los morenistas registrados se encontraban “en reserva”, debido a que los militantes que se afiliaron hasta noviembre de 2017 tendrían que verificar si tenían derecho a participar en el proceso de renovación de las dirigencias locales y nacional del partido.

Había poco más de 600 mil registros con documentación, el resto sólo tenía registro de nombres. La desorganización llegó al punto de que personajes fundadores del partido no aparecían en el padrón y no sabían si debían realizar un proceso de aclaración.

Pese a todo, se llevaron a cabo las Asambleas para elegir consejeros estatales, nacionales y congresistas, con lo que arrancó formalmente el proceso de renovación tanto del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), como de los Comités Ejecutivos Estatales (CEE).

Pero la sucesión comenzó con disputas, golpes y hasta con la presencia de personas armadas.

El botín: la dirigencia del partido

FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO
FOTO: MARIO JASSO /CUARTOSCURO

Previo a que iniciara el proceso de renovación de la dirigencia nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador “sugirió” que la sucesión se realizara mediante una encuesta, lo cual fue respaldado por Yeidckol Polevnsky (actual secretaria general del partido en funciones de presidenta de Morena), Mario Delgado y Alejandro Rojas, estos dos últimos, aspirantes a la dirigencia del partido.

Por su parte, Bertha Luján (quien de acuerdo con los propios morenistas, es la candidata del mandatario), ha impulsado que el método sea la elección, lo cual fue respaldado por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) de Morena, encabezada por Héctor Díaz-Polanco, ya que el método de encuesta contemplado en el artículo 44 del estatuto del partido aplica única y exclusivamente para la elección de candidatos a ser postulados por este partido político en procesos electorales y no para la dirigencia nacional.

Finalmente, el Consejo Nacional del partido acordó que la elección de su dirigencia nacional se realizara mediante asamblea distritales y se decida en el Congreso del 23 y 24 de noviembre, posteriormente analizarían si es viable realizar una encuesta.

Oficialmente, la lucha por presidir al partido es entre Bertha Luján, Mario Delgado y Alejandro Rojas.

Yeidkol Polevsky, junto a Mario Delgado (Foto: Cuartoscuro)
Yeidkol Polevsky, junto a Mario Delgado (Foto: Cuartoscuro)

En septiembre pasado, una encuesta publicada por El Financiero posicionaba a Mario Delgado con una ligera ventaja en las preferencias para ser el nuevo dirigente nacional de Morena.

Delgado (coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados) era señalado por el 15% de los entrevistados como la mejor opción, seguido por Yeidckol Polevnsky (actual secretaria general del partido en funciones de presidenta de Morena y quien no contiende) con un 12% de las preferencias. Después se encontraban Alejandro Rojas y Bertha Luján con un 4% y 3%, respectivamente.

Quien quede al frente de Morena (actual partido en el poder) tendrá el reto de enfrentar las elecciones intermedias de 2021 y las federales del 2024. En el 2021 se elegirán 13 gubernaturas, la Cámara de Diputados y se definirán las piezas que definirán la sucesión presidencial en el 2024.

AMLO y la “sana distancia”

(Foto: Cortesía Presidencia)
(Foto: Cortesía Presidencia)

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha advertido en diversas ocasiones, que la nueva dirigencia será definida por los militantes y por nadie más.

El jueves 03 de octubre, durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el mandatario advirtió que los servidores públicos que intervengan en el proceso interno para la renovación de la dirigencia nacional de Morena serán despedidos e incluso pediría a las autoridades castigar a quienes utilicen recursos públicos para favorecer a cualquiera de los aspirantes.

López Obrador anunció que enviaría una carta a todos los servidores públicos del gobierno federal para comunicarles la disposición.

“No va a ser suficiente con este exhorto. Voy a enviar una carta a todos los servidores públicos del gobierno federal expresando lo mismo porque no queremos vernos involucrados, además sería algo nefasto”, aseguró.

Este lunes 28 de octubre, el presidente llamó a los militantes de Morena y a los ciudadanos en general, a no dejarse manipular y actuar como demócratas.

No se dejen manipular, actúen como buenos ciudadanos, como demócratas. El que se deja manipular, el que actúa en función de intereses de grupo, intereses sectarios, no es un buen ciudadano, no es demócrata”, dijo.

“Ya no hay borregos: (a los que les digan) ¿a dónde van? (y contesten) beeeee ¿por quién votar? Beeeee”, ironizó el mandatario.

El caos en las Asambleas

Los enfrentamientos fueron la constante en las asambleas (Foto: Especial)
Los enfrentamientos fueron la constante en las asambleas (Foto: Especial)

Pese que a mediados de octubre, la secretaria general de Morena en funciones y presidenta nacional del partido, Yeidckol Polevnsky, anunció que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) había decidido suspender las asambleas, éstas sí se realizaron en varias entidades. Incluso Polevnsky acudió a la que le correspondía en Naucalpan, estado de México.

Sin embargo, las tres jornadas que se realizaron para elegir a los consejeros estatales, nacionales y congresistas que asistirán al Congreso Nacional previsto para los días 23 y 24 de noviembre, se desarrollaron en medio del caos.

Se reportaron actos violentos en Tlaxcala, Guerrero, la Ciudad de México, estado de México, Veracruz, Puebla, Morelos, Colima e HIdalgo.

En ese último estado, este fin de semana se llevaron a cabo siete asambleas distritales, pero una de ellas tuvo que ser suspendida luego de que un sujeto se presentó portando un arma de fuego y realizó un disparo al aire.

Un sujeto realizó un disparo de arma de fuego en una de las asambleas realizadas en Hidalgo (Foto: Emmanuel Rincón)
Un sujeto realizó un disparo de arma de fuego en una de las asambleas realizadas en Hidalgo (Foto: Emmanuel Rincón)

Los hechos ocurrieron en la colonia Tepoxtequito, en el municipio de Huejutla, donde se concentraron más asistentes de los que se preveía. Según cálculos, se estimaba que se presentaran alrededor de dos mil personas, pero llegaron mucho más.

Esto provocó que cientos de personas permanecieran fuera, lo que generó inconformidades. Entre la gente que esperaba estaba un sujeto que realizó un disparo de arma de fuego, lo que derivó en la suspensión de la reunión.

También se reportaron riñas en algunas asambleas del estado de México como en Metepec y Coacalco. Mientras que en Manzanillo, Colima, un hombre intentó robar material electoral, lo que derivó en golpes, por lo que la reunión tuvo que ser suspendida.

Pero eso no fue todo, algunos militantes denunciaron que se les entregaron papeles con los nombres de los morenistas que debían elegir como consejeros.

Fueron tantos los problemas e irregularidades que el 27% de las asambleas tuvieron que ser canceladas y el 70% se encuentran impugnadas, así lo informó la propia la dirigencia nacional del partido.

Tras asistir a la asamblea del Distrito 24 en Naucalpan, Yeindkol Polevnsky fue electa consejera nacional, por lo que ya puede contender por la dirigencia nacional.

El nuevo dirigente de Morena será definido en su Congreso que se llevará a cabo el 23 y 24 de noviembre.

MÁS DE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR