El 24 de agosto de 2010 militares encontraron a 72 migrantes asesinados en un rancho aislado en El Huizachal, municipio de San Fernando, Tamaulipas (Video: Twitter)

"No podemos desaparecer de aquí sin más. Queremos encontrar un lugar donde la vida crezca. Queremos caminar porque queremos vivir y queremos vivir con dignidad. Queremos un lugar seguro al cual llamar hogar", dice la voz en off de una mujer que representa a los migrantes asesinados en su camino por México para llegar a Estados Unidos.

El 24 de agosto de 2010, el Ejército encontró en San Fernando, Tamaulipas, 72 cuerpos tirados bocabajo, eran 58 hombre y 14 mujeres. Todos migrantes, la mayoría centroamericanos, pero también había ecuatorianos, brasileños y un indio. Estaban maniatados y sus cuerpos golpeados. Murieron de un disparado por la espalda.

Les habían disparado por la espalda. Tres días antes, el cártel de  Los Zetas habían secuestrado los dos camiones donde viajaban a la frontera con EEUU. Los llevaron hasta un rancho en El Huizachal, en San Fernando, donde los bajaron, ataron de manos y les dieron dos opciones: trabajar para el cártel o morir.

El rancho donde fueron hallados los 72 migrantes masacrados (Foto: Cuartoscuro)
El rancho donde fueron hallados los 72 migrantes masacrados (Foto: Cuartoscuro)

Sólo una persona aceptó el empleo, según el informe judicial. A los demás  los golpearon y les vendaron los ojos para matarlos uno por uno. Los disparos fueron en la espalda y la cabeza. Hubo dos supervivientes, uno de ellos fue el ecuatoriano Luis Freddy Lala Pomavilla, que 24 horas después de la masacre llegó a un retén de la Marina donde informó de lo ocurrido.

Los Zetas eran conocidos por ser sanguinarios. Sus integrantes habían formado parte de un grupo de militares de élite. El principal territorio donde operaban era Tamaulipas y además del narcotráfico también se dedicaron al secuestro y la extorsión.

Para Gary Moore, un periodista especializado en incidentes humanitarios internacionales que investigó sobre el caso en 2011, estos asesinatos son la mayor matanza registrada en un solo acontecimiento desde la Revolución Mexicana.

En el rancho también encontraron a armas de fuego (Foto: Cuartoscuro)
En el rancho también encontraron a armas de fuego (Foto: Cuartoscuro)

Hasta la fecha no hay condenados por la masacre. Ana Lorena Delgadillo, directora de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, dijo hace un año que había 11 procesados y una orden de aprehensión pendientes, pero ninguna sentencia por este delito de lesa humanidad.

En el octavo aniversario del asesinato, el gobierno  otorgó una indemnización económica a una víctima directa y 47 familiares de cinco migrantes ecuatorianos. Jaime Rochín del Rincón, entonces comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas (CEAV), dijo que esto representaba el "reconocimiento del Estado mexicano sobre su responsabilidad y un acompañamiento a las víctimas de esa masacre".

La indemnización económica forma parte del proceso de reparación del daño, una de las obligaciones internacionales que tienen el Estado mexicano con víctimas de tortura, desaparición forzada o ejecuciones extrajudiciales. Esta fue la primera medida para la búsqueda de justicia en este caso, pero hasta la fecha sigue inconcluso.

"Seguimos exigiendo a los gobiernos la completa identificación de los restos. No queremos dinero, sino saber si realmente son de nuestros hijos los restos que nos entregaron", dijo la salvadoreña Mirna Solórzano en 2017 al diario español El País.

Uno de los dos sobrevivientes de la masacre llegó 24 horas después a un retén militar y dio aviso a las autoridades (Foto: Fundación para la Justicia)
Uno de los dos sobrevivientes de la masacre llegó 24 horas después a un retén militar y dio aviso a las autoridades (Foto: Fundación para la Justicia)

Después de que los 72 cuerpos de migrantes en San Fernando fueran encontrados se descubrieron 47 fosas con 195 restos en el mismo municipio de Tamaulipas en 2011. Un año después se hallaron 49 torsos en Cadereyta, Nuevo León.

La lucha de los familiares ha sido acompañada por la Fundación para la Justicia, una organización no gubernamental que apoya en la búsqueda de migrantes desaparecidos, creada en 2011 con sede Ciudad de México y representantes en Honduras, El Salvador y Guatemala.

Para conmemorar el noveno aniversario de la masacre de San Fernando, la Fundación para la Justicia hizo un video donde recuerdan, entre otras cosas, que hay "más de 72 deudas con la verdad y la justicia".

La voz en off continúa: "La gente no se pierde de este planeta, no se escapa por la estratósfera. Quien no está aquí, quien hace falta, quien está desaparecida, desaparecido, sólo puede estar en esta tierra, sólo nos puede hacer falta en esta tierra. Quienes caminamos aquí, no nos perdemos. Yo habito aquí en la memoria. Yo habito aquí hasta que me encuentren. Yo habito aquí en la tierra. Y ustedes habitan aquí rotos".