La aeronave transportaba recursos federales destinados a programas sociales (Foto ilustrativa: Archivo)
La aeronave transportaba recursos federales destinados a programas sociales (Foto ilustrativa: Archivo)

Un grupo de hombres armados asaltó una avioneta en una comunidad del estado de Chiapas, se robó unos 800,000 pesos destinados a programas sociales federales y dejó un hombre muerto, así como dos lesionados, en Chiapas.

La Fiscalía General del estado, ubicado en el sur de México, señaló que la aeronave aterrizó la mañana de este lunes en la comunidad de Santa Lucía, en Ocosingo, unos 113 kilómetros al este de Tuxtla Gutiérrez, la capital de la entidad.

Momentos después de su llegada, un grupo de hombres con armas de fuego asaltó la avioneta, que de acuerdo con medios locales llevaba el dinero destinado al programa de becas "Benito Juárez", creadas en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, para la zona de la selva chiapaneca. 

De acuerdo con los primeros reportes de la Fiscalía local, el hombre que fue asesinado es el policía rural Enrique Hernández Cruz y dos personas más fueron heridas: Leandro "N" y Alejandra "N", todos ellos pertenecientes al ejido de San Quintín, en los límites de la Selva Lacandona.

Tras los hechos, el personal de la Fiscalía de Justicia Indígena arribó a Santa Lucía, que realizó diligencias de criminalística de campo, fijación de indicios, impresión de placas fotográficas y levantamiento del cadáver del policía.

Un policía rural murió y dos más fueron lesionados, incluida una oficial del sexo femenino (Foto ilustrativa: Archivo)
Un policía rural murió y dos más fueron lesionados, incluida una oficial del sexo femenino (Foto ilustrativa: Archivo)

Además, se abrió una carpeta de investigación por el delito de homicidio en contra de quién o quiénes resulten responsables para esclarecer los hechos y deslindar las responsabilidades.

De acuerdo con los reportes de medios locales, los hombres que asaltaron la avioneta y asesinaron al policía rural llevaban capuchas para proteger sus caras y por lo tanto su identidad, y dispararon a la avioneta en cuanto tocó tierra, además de retener a lo tripulantes antes de escapar.

La avioneta, mientras tanto, es custodiada por la Policía rural de San Quintín.

El suceso generó polémica debido a que el dinero robado iba a ser usado para programas sociales del gobierno federal, además de que ocurrió tras el anuncio de que ya no se usarían este tipo de aeronaves para el transporte del dinero destinado a este tipo de becas.

La beca, cuyos beneficiarios son estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria de escuelas públicas, consta de 1,600 pesos bimestrales, y puede ser utilizada para lo que los estudiantes necesiten, aunque el objetivo original es ayudarlos a solventar los gastos originados por sus estudios.

El gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, que asumió en diciembre pasado, había avisado que en su administración los helicópteros, aviones y avionetas pasarían a estar a disposición de algunas dependencias como la de Salud, como ambulancias aéreas, así como de Seguridad Pública y Protección Civil, pero no para transportar funcionarios ni dinero público.

Rutilio Escandón (segundo desde la izquierda), gobernador de Chiapas, había asegurado que las aeronaves ya no se usarían par transportar funcionarios (Foto: Gobierno de Chiapas)
Rutilio Escandón (segundo desde la izquierda), gobernador de Chiapas, había asegurado que las aeronaves ya no se usarían par transportar funcionarios (Foto: Gobierno de Chiapas)

"Cuando tenga que ir a las comunidades pediré un raite", señaló Escandón, refiriéndose a la expresión que se usa para pedir un viaje a alguien más. "No estamos rentando empresas ni gastando el dinero del pueblo", añadió.

La decisión del gobernador chiapaneco se alineó con la de López Obrador a nivel federal, que desde que se desempeña como presidente del país aplica una política de "austeridad" en el gabinete y en los gastos de su gobierno.

El viernes pasado, la Fiscalía local abrió una investigación tras el delito de robo con violencia de casi 11 millones de pesos tras asaltar la camioneta de una empresa de traslado de valores, también en el municipio de Ocosingo.

Los asaltantes, que se autodenominan Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), sustrajeron las llaves del vehículo, cuatro chalecos antibalas, tres armas largas de fuego y un revólver con 68 cartuchos.