"No merezco este trato". Visiblemente molesto, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fue abordado por un grupo de manifestantes en el hotel donde se hospedaría en Ciudad Valles, San Luis Potosí.

Sin un equipo de seguridad de por medio, el mandatario encaró a los inconformes que más adelante tachó como "provocadores" que fueron enviados ex profeso para alterar su jornada.

"La única cosa que quiero es que por favor se retiren, porque no merezco que aquí, donde voy a descansar, se metan ustedes a la fuerza", dijo AMLO a un grupo de trabajadores de la Dirección de Agua Potable y Alcantarillado del municipio de Ciudad Valles.

Los presuntos trabajadores se quejaron de que el presidente no ha atendido sus demandas laborales.

"No se preocupen, yo aquí me quedo, no tengo guardaespaldas y nadie los va a reprimir, porque no estamos en el régimen de antes, ahora hay libertad y democracia", dijo López Obrador rodeado por la multitud.

Desde el primer día de su administración el presidente mexicano disolvió el Cuerpo de Guardias Presidenciales del Estado Mayor. Ha sido renuente a rodearse de un equipo de seguridad y no es la primera ocasión en que es encarado por inconformes.

Hay que respetar a la autoridad y una autoridad legítimamente nombrada por el pueblo, yo no soy un usurpador

Durante el tenso intercambio de opiniones, los manifestantes expresaron a López Obrador que acudían a él porque el presidente municipal no atendía sus quejas.

"Si el presidente municipal está tomando una decisión, ¿por qué tienen que hacerme esto a mí?", preguntó.

A pesar de las voces que han pedido a López Obrador salvaguardar su integridad del público en general, el mandatario ha sido reacio argumentando que quiere tener "contacto con la gente".

"No merezco esto que me están haciendo, es un acto de provocación, y sólo quiero que me dejen descansar, ya estoy aquí, voy a descansar, porque desde muy temprano estoy trabajando por el pueblo, y aunque los hayan mandado a provocar, no voy a caer en ninguna provocación", agregó el presidente molesto.

Para el domingo, el presidente minimizó el incidente y tachó de provocadores a los manifestantes y de haber sido manipulados.

"Cuando llegué a dormir a Valles me mandaron un grupo para provocar al hotel y querían meterse hasta en la habitación… no tengo por qué protegerme con nada. Son unos provocadores, no respetan, ya vengo yo a descansar, no deberían meterse en mi intimidad", dijo.

Sin entrar en detalles sobre el intento de ingreso a su habitación, López Obrador reiteró que no incrementará su equipo de seguridad.

"Si alguien llega y se mete a nuestra casa están invadiendo nuestra intimidad, provocadores, por un problema que tienen en Valles por el agua… pero no por eso voy a llegar rodeado de guardaespaldas".

Aunque López Obrador goza de una aprobación superior al 60%, su popularidad ha descendido en el ejercicio del poder después de ser elegido presidente.

Al presidente se le acercan seguidores, lo mismo que algunos inconformes. Hace unos meses un grupo de manifestantes en Oaxaca frenó el paso de su convoy para reclamarle por atención ciudadana.

Debido a su programa de austeridad republicana, López Obrador viaja en aerolíneas comerciales. Durante sus jornadas en aeropuertos también ha encontrado a personas que la interpelan con todo tipo de inconformidades.

A principios de año aparecieron mantas con amenazas al presidente, firmadas por el Cártel de Santa Rosa de Lima, a causa de la estrategia en contra del robo de combustible.

"El que lucha por la justicia, no tiene nada que temer", dijo López Obrador al ser cuestionado sobre las amenazas explícitas a su persona.

Según el mandatario, "el pueblo lo protege".