López Obrador nombró su modelo económico como “economía moral” (Foto: Cuartoscuro)
López Obrador nombró su modelo económico como “economía moral” (Foto: Cuartoscuro)

Economía moral es el nombre que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha empleado para definir su modelo económico y con el cual busca dejar atrás el neoliberalismo.

Luego de que un reportero le preguntara sobre su modelo, el mandatario aseguró que si tuviera que definirlo, ese sería el nombre.

El ejecutivo abordó el tema cuando en conferencia de prensa habló sobre la renegociación de los contratos de siete gasoductos que realizó la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con las compañías IEnova, Fermaca, Carso y TC Energía (antes TransCanada).

López Obrador criticó los contratos, que tildó de ventajosos y dejó ver su deseo por escribir un libro que explique el modelo alternativo que desea instaurar en México.

AMLO ha criticado las políticas neoliberales de los antiguos gobiernos (Foto: Archivo)
AMLO ha criticado las políticas neoliberales de los antiguos gobiernos (Foto: Archivo)

"Voy a hacer un libro sobre la economía moral, si tengo tiempo, para explicar el modelo alternativo al neoliberalismo, a la política neoliberal, qué es lo que nosotros proponemos de manera muy clara como opción, como alternativa, y que tiene ver con la honestidad", dijo.

El tabasqueño criticó a las administraciones anteriores por haber permitidos actos de corrupción y abusar del erario público. Cuestionó el uso de la banca de desarrollo para dotar de créditos a empresas señaladas por corruptas, como Odebrecht, o para comprar plantas de fertilizantes y dejar una mayor deuda pública al país.

"Esto que recientemente estamos padeciendo de los contratos, se enojan algunos porque digo que son contratos leoninos los de los gasoductos, pero la verdad, se pasaron, abusaron y andan ahí queriendo meter miedo diciendo que esto va a alejar la confianza de los inversionistas en el país", dijo.

¿Qué es la economía moral?

El modelo se basa en la justicia social (Foto: Archivo)
El modelo se basa en la justicia social (Foto: Archivo)

Aunque el modelo económico que propuso el mandatario ha sido recibido con sorpresa por la ciudadanía, en realidad en un concepto que se ha utilizado en las ciencias sociales desde la década de los setentas.

Fue acuñado originalmente por el historiador Edward Palmer Thompson, el más importante historiador inglés en todo el siglo XX. En 1971, publicó un artículo cuyo eje central era la "economía moral de la multitud" o "economía moral de los pobres", la cual, de acuerdo con él, estaba vinculada al consenso popular y había nacido en contraposición a los "agravios" realizados por la clase dominante y sus prácticas incorrectas.

La economía moral, basada en la equidad, se sustenta en la cooperación; así es que los individuos no se relacionan entre ellos como actores económicos anónimos que compran y venden, sino que ponen en juego su reputación, y anteponen la noción de justicia y equidad.

En teoría sería una política económica que no sólo serviría al bien de un grupo o de un Estado, sino el bien común. Es por ello que se sustenta en una ética en la que lo primordial es la susbsistencia de todas las partes y no en el lucro personal. Por ello, se trataba de un modelo en donde la legitimidad de los líderes políticos derivaba de su capacidad para garantizar las necesidades de la comunidad.

¿Sirve la moral para la economía? 

Analistas han catalogado a López Obrador como un político populista (Foto: Cuartoscuro)
Analistas han catalogado a López Obrador como un político populista (Foto: Cuartoscuro)

El eterno debate entre los economistas es si la ética es rentable en los negocios. Al respecto, no se puede negar que un planteamiento moral para guiar a las empresas, instituciones y gobiernos, es una vía para evitar las injusticias sociales. Sin embargo, el gran debate con López Obrador, al igual que lo fue con otros mandatarios en América Latina, es si su política realmente responde a una noción de justicia o es con todo, un político populista.

Esa tendencia del tabasqueño a aplicar las formas de autoridad de la familia a las relaciones políticas colocaría a López Obrador como un gobernante paternalista.

Ejemplo de ello es el episodio en el que el presidente comparó sus programas sociales con cuidar "animalitos".

"Los pobres son como animalitos a los que hay que darles de comer porque tienen sentimientos" dijo en respuesta a las críticas que había recibido por sus programas sociales destinados a las personas en situación de pobreza.

La referencia la hizo durante su conferencia de prensa matutina que realiza cada día en Palacio Nacional. En aquella ocasión, criticó que mientras los neoliberales consideran que las acciones de rescate al sistema financiero son un "fomento", la entrega de apoyos a la gente es "paternalismo".