(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

La madrugada del miércoles se registró un sismo de magnitud 4.7 cerca del destino turístico de Acapulco, en el Estado de Guerrero.

Según el Servicio Sismológico Nacional, el epicentro se registró a 18 kilómetros al sureste de Xaltianguis y tuvo una profundidad de 35 kilómetros.

El temblor se percibió en la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Morelos y Veracruz.

Protección Civil de Guerrero informó que no se reportan daños, por lo cual informó el Secretario de Protección Civil de Guerrero, Marco César Mayares, que se activaron los protocolos de atención tras el sismo, percibidos en el Puerto de Acapulco y moderada en la Región Centro.

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

En la Región Montaña y en zonas de la Costa Grande y Costa Chica no se percibió mucho.

Mientras tanto en la Zona Dorada, varios turistas fueron desalojados de los hoteles después de que percibieron el sismo. Artistas como Adal Ramones y Luz Elena González se encontraban en Acapulco, quienes preguntaron en redes si se encontraban bien.

¿Por qué Guerrero es una zona de sismos?

México cuenta con placas tectónicas en sus orillas (Foto: YouTube)
México cuenta con placas tectónicas en sus orillas (Foto: YouTube)

México tiene en sus orillas diversas placas tectónicas, las más importantes son la placa de cocos y la placa de Norteamérica. Estas se encuentran situadas en la parte sur del país, como en las costas de Oaxaca y Chiapas.

En parte de la zona de Acapulco existe la "Brecha de Guerrero", brecha sísmica por más de 100 años, que se ubica en el Océano Pacífico mexicano y abarca una extensión de 230 kilómetros desde el sur de Acapulco hasta Papanoa. Ha presentado un gran "silencio sísmico".

Lo que hace pensar a muchos investigadores es que la zona está acumulando mucha energía y si se llega a liberar podría detonar un sismo de magnitud superior a los 9 grados.

En esta zona de subducción está entre la Placa de Cocos y la Placa Norteamericana, donde la primera se introduce por debajo de la segunda. En esta región no ha presentado una actividad sísmica mayor de 7, desde 1911. Por eso se le considera una zona donde podría ocurrir un sismo de consecuencia considerable.

La Placa de Cocos abarca desde las costas de Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero (Foto: UNAM)
La Placa de Cocos abarca desde las costas de Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero (Foto: UNAM)

La Placa de Cocos abarca desde las costas de Jalisco, Colima, Michoacán y Guerrero hasta la parte sur del país y llega hasta Centroamérica.

"La Placa de Cocos penetra a la Placa Norteamericana, son trayectorias casi encontradas, en esa lucha, la de Cocos penetra por debajo de la Norteamericana, pero no se destruye inmediatamente, sigue su curso y entonces empieza a bajar por la corteza y finalmente penetra el Manto que es otra capa más profunda de la Tierra; esa placa original lo que es el Eje Volcánico Mexicano, por eso es importante porque son como mil 700 kilómetros del límite entre la placa de Cocos y la Norteamericana", mencionó el Doctor Víctor Hugo Espíndola Castro, responsable de análisis del Servicio Sismológico Nacional (SSN).

De igual forma Espíndola afirmó que la falta de movimiento podría deberse a que no se ha acumulado la suficiente energía en la zona, ya que las placas se han movido lento.

Movimientos fuertes que se han producido de Guerrero

Una portada del terremoto en Acapulco de 1907 (Foto: Twitter)
Una portada del terremoto en Acapulco de 1907 (Foto: Twitter)

El 14 de abril de 1907 se registró un sismo de magnitud 7,9 y 8,2 entre Acapulco y San Marcos Guerrero.

Entre los desastres hubo un muerto, un herido en la Ciudad de México y varios daños en edificaciones como en Palacio Nacional, la Catedral y los Templos de Santo Domingo y Santa María la Redonda y el Colegio Salesiano.

Otro temblor que fue de una magnitud de 7,6 pero tuvo consecuencias graves. En la Ciudad de México se reportó un herido al desplomarse un tramo de armazón del techo del Mercado de la Merced, así como el colapso de algunas bardas, paredes y techos.

Además, hubo cuarteaduras, en edificios como Palacio Nacional, Postal y el Sagrario.