Los vendedores ambulantes se colocan afuera de las iglesias para ofrecer a los feligreses las “mulitas” (Foto: Cuartoscuro)
Los vendedores ambulantes se colocan afuera de las iglesias para ofrecer a los feligreses las “mulitas” (Foto: Cuartoscuro)

El jueves de Corpus Christi es la celebración de la iglesia católica para celebrar el surgimiento de la Eucaristía, palabra que significa "acción de gracias".

Esta fiesta se da 60 días después del Domingo de Resurrección, para conmemorar La Última Cena, en la que Jesucristo instauró la misa, al entregar su cuerpo y sangre, representado en el pan y el vino, a sus apóstoles.

El detonante para fijar esta celebración fue por el llamado "Milagro de Bolsena", que se dio en el siglo XIII. Pedro de Praga, sacerdote alemán, encabezó una peregrinacion de Corpus Christi a Roma. Al momento de celebrar una misa, junto a la tumba de Santa Cristina, la hostia comenzó a sangrar.

En las calles, es común la venta de mulas hechas de hoja de plátano secas, durante el Jueves de Corpus Christi (Foto: Cuartoscuro)
En las calles, es común la venta de mulas hechas de hoja de plátano secas, durante el Jueves de Corpus Christi (Foto: Cuartoscuro)

De Praga fue a buscar al Papa Urbano IV, quien, de inmediato, fijó el festejo del Jueves Corpus Christi en todo el mundo.

En México, al Jueves de Corpus Christi tambien se le conoce como el "Dia de las Mulas" o Día de los Manueles. El origen de esta tradición tiene que ver con una leyenda:

El portal Catholic.net indica que un hombre llamado Ignacio tenía dudas de su vocacion sacerdotal por lo que le pidió a Jesucristo una señal para tomar una decisión definitiva:

"Si ahi estuviera presente Dios, hasta las mulas se arrodillarían", pensó el hombre, al pasar por una procesión.

Una de las tradiciones mexicanas en el Jueves de Corpus Christi es disfrazar a los niños de campesinos, para acudir a la misa o Eucaristía (Foto: Cuartoscuro)
Una de las tradiciones mexicanas en el Jueves de Corpus Christi es disfrazar a los niños de campesinos, para acudir a la misa o Eucaristía (Foto: Cuartoscuro)

Como respuesta, la mula de Ignacio se arrodilló, lo que representó, para él, una señal acerca de que debía entregar su vida al sacerdocio y celebrar la Eucaristía.

La tradición mexicana ha llevado a que en la calle se vendan "mulas" hechas de hoja de plátano, adornadas con el colorido de huacales llenos de fruta y, en algunos casos, flores. Se ofrecen de diversos tamaños y precios, en los puestos ambulantes que se instalan en las esquinas.

Esta fiesta tradicional data de 1526 y se acostumbra rendirle culto al Santísimo Sacramento en la Catedral Metropolitana. En tiempos de la Colonia española, los campesinos acudían con sus mulas a ofrecer los productos de sus cosechas, como una forma de mostrar agradecimiento a Dios.

Las mulas que se ofertan en las calles suelen ser coloridas y de diversos tamaños. Estas figuras se suelen regalar con la leyenda “felicidades en tu día” (Crédito: Cuartoscuro)
Las mulas que se ofertan en las calles suelen ser coloridas y de diversos tamaños. Estas figuras se suelen regalar con la leyenda “felicidades en tu día” (Crédito: Cuartoscuro)

El "Día de las Mulas" también incluye burlas con figuras de hombres panzones y muñecas de cartón pintadas del rostro con exceso, debido a que era la manera en que se ridiculizaba a los hacendados poderosos y sus esposas durante la época virreinal hasta el siglo XIX.

En Puebla (a 131 kilómetos de la capital de México) es común que se regalen mulas con el nombre de quien la recibirá, junto con la leyenda "felicidades en tu dia", como una forma de broma.