El corporativo de su propiedad es dueño de aproximadamente 180 empresas Foto: (Archivo)
El corporativo de su propiedad es dueño de aproximadamente 180 empresas Foto: (Archivo)

El empresario con la mayor fortuna de México y la quinta a nivel mundial, Carlos Slim Helú, insistió en la necesidad de crear un nuevo esquema de jornadas laborales para generar mayor productividad. Su propuesta consiste en laborar tres días a la semana con 11 horas diarias, pero con una jubilación hasta los 75 años.

"Insisto que hay que hacer programas de que la gente trabaje tres días con 11 horas a la semana para abrir un segundo turno, unos trabajen de jueves a sábado y otros de domingo a martes, que tengan cuatro días de descanso, pero que ya no se jubilen a los 65 años sino a los 75", destacó el presidente honorario de Grupo Carso en la clausura del XXV Reunión Plenaria del Círculo de Montevideo.

En el evento realizado en la Ciudad de México aseguró que el pesimismo permanente lleva a la inacción y criticó a las empresas que dejan de invertir por "cualquier sustito".

"Si en 1914 se invirtió en plena Revolución, pues yo no sé cómo le puede dar miedo a la gente invertir en cualquier condición y por cualquier sustito, la verdad que es absurdo", dijo el hombre más rico de México.

El magnate mexicano Carlos Slim participó en la XXV Reunión Plenaria de la Fundación Círculo de Montevideo que se celebra en Ciudad de México Foto: EFE
El magnate mexicano Carlos Slim participó en la XXV Reunión Plenaria de la Fundación Círculo de Montevideo que se celebra en Ciudad de México Foto: EFE

En el evento, el dueño de América Móvil, Grupo Carso, Grupo Inbursa, IDEAL, entre otras empresas, insistió en la importancia de ser optimistas.

"Mi hijo hace 30 años hizo un comentario en alguna comida que tuvimos con un personaje que era muy negativo y yo diría: pesimista. En esa comida a mi hijo le preguntaron qué opinaba de la situación (del país), le dijo, 'tú qué piensas Carlos' y el respondió: yo pienso que los pesimistas son mediocres", recordó el magnate.

El hombre más rico de México, con una fortuna valuada en 69,000 millones de dólares, dijo que las empresas deben invertir por la demanda y no solo por la confianza que tengan sobre un mercado.

"También quiero señalar de esto que dicen de que si hay o no confianza, de que qué va pasar o no (en el país), creo que lo importante es que se invierta por confianza y demanda", mencionó. "El que está vendiendo bien y si tiene demanda de los servicios que tiene y si no invierte es un baboso, porque lo único que va logra es que le quiten el mercado. Creo que este era un comentario que podría valer la pena hacerles".

Urgente erradicar la pobreza

Slim también había señalado la urgencia urgió a expandir las redes de conexión a internet en todos los territorios, cambiar el actual modelo educativo obsoleto y fortalecer a la clase media, que está "estancada".

"La sociedad está harta que pasen muchos años sin que pase nada", dijo el magnate. "La falta de una clase media ascendente cada vez más amplia limita las demandas de bienes y servicios, reduce la inversión y el empleo. Es muy importante no quedarse en el estancamiento de la clase media o inclusive en la disminución de sus ingresos porque esto repercute en toda la economía".

"El Estado debe ser rector no inversor": Slim a AMLO

El Estado puede ser rector, regulador, legislador, pero sin invertir nada", aclaró. El comentario tiene lugar, tras el anuncio de Slim de que el gobierno cobra a cada profesionista el 30 por ciento del impuesto, mientras que a las empresas les quita el Impuesto Sobre la Renta.

Anteriormente, el empresario señaló a los gobiernos de Occidente, asegurando que carecen de planes de desarrollo, que alienten su crecimiento de manera consciente.

"Para gobernar sería responsable tener una expectativa de largo plazo, de acuerdo con una visión de largo plazo para darle rumbo al país y eso debe ser optimista porque más que una expectativa de gobierno es una meta de país, es un objetivo que tiene que tener expectativas más ambiciosas, pero también debe ser moderada en algunos casos. Si alguien ofrece que va a cumplir algo en un año o seis meses y no lo hace entonces crea un problema, es un poco el asunto de las expectativas", dijo el empresario.