De acuerdo con las Encuesta Nacionales sobre Discriminación 2010 y 2017, un mayor número porcentual de mexicanos consultados opinaba que “algunas mujeres son violadas porque provocan a los hombres” Foto: (Istock)
De acuerdo con las Encuesta Nacionales sobre Discriminación 2010 y 2017, un mayor número porcentual de mexicanos consultados opinaba que “algunas mujeres son violadas porque provocan a los hombres” Foto: (Istock)

Los estereotipos y formas de discriminación en México han sido constantemente motivo de preocupación y el empeño de organismos civiles, académicos y gubernamentales para erradicarlo, sin embargo ahora se destacó un tema preocupante sobre la opinión de los mexicanos sobre el abuso sexual y perspectiva de género.

Este lunes fue presentada en extenso la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (ENADIS) que elabora el Sistema Nacional de Información Sobre Discriminación (SINDIS), y que fue detallada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), la Secretaría de Gobernación y el Instituto Nacional de Estadística (INEGI).

De acuerdo con la ENADIS 2010, un promedio de 13% de las mexicanas y mexicanos consultados opinaba en ese entonces que "algunas mujeres son violadas porque provocan a los hombres".

grafico numero de mexicanos que creen que las mujeres son violadas por provocar a los hombres

Siete años más tarde, en la ENADIS 2017, el porcentaje aumentó: en promedio, 15% de la población opinó lo mismo, dos puntos porcentuales más.

La ENADIS 2017 subraya otro dato a destacar: de ese 15% de promedio, hasta casi 2 de cada 10 hombres encuestados (18%) dijo que está muy de acuerdo o de acuerdo en que las mujeres que son violadas es porque provocan; "un dato muy elevado y muy preocupante", recalca la encuesta; mientras que el porcentaje de mujeres que opina lo mismo es algo más bajo: 12.3%.

En contraste, se mostró a la baja el porcentaje de personas que justifican mucho, algo, o poco que un hombre le pegue a una mujer: de 11.5% en 2010, se pasó a 7%.

Otra práctica discriminatoria que aumentó en ese lapso de siete años es el acceso a la vivienda a personas extranjeras.

En la encuesta de 2010, el 26.6% de los mexicanos consultados dijo que no rentaría un cuarto de su vivienda a una persona de origen extranjero. Mientras que en la encuesta más reciente de 2017, el porcentaje subió a 39.1%; hasta 12.5 puntos porcentuales más.

Por otra parte, en 2010 el 12.5% de los encuestados dijeron que no alquilarían un cuarto a una persona con alguna discapacidad. Esa cifra aumentó siete años más tarde a 16.6%, cuatro puntos porcentuales más.

Mientras que la estadística de discriminación hacia personas que viven con VIH Sida se mantuvo igual en siete años: casi 4 de cada mexicanos (36%) dijo que no le rentaría un cuarto a una persona con esta enfermedad.

Otra estadística sobre prácticas discriminatorias que experimentó un avance considerable en estos siete años, tiene que ver con los jóvenes.

Según la ENADIS 2010, el 49.2% de la población consultada, opinaba en ese entonces que se justifica mucho, algo, o poco, llamar a la policía por que un grupo de jóvenes esté reunido en la esquina de una calle.

En 2017, el porcentaje aumentó 14.9 puntos porcentuales, hasta 64.1%, es decir más de 6 de cada 10 mexicanos, opina que lo justifica.

En presencia del ombudsperson nacional, Luis Raúl González Pérez, y ante la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; el Subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, la Presidenta del CONAPRED, Alejandra Hass, subrayó que en un Estado democrático la no discriminación es un derecho fundamental, cuya promoción, respeto, protección y garantía corresponden a todas las autoridades en los tres órdenes de gobierno.

Asimismo Hass destacó que no basta con campañas edificantes pro igualdad, sino que se requieren medidas estructurales de prevención, combate y sanción de la discriminación, además de que esta tarea es compartida e involucra a todas las personas desde el espacio de lo privado.

Tras recordar a Galbraith, quien señaló que "lo que no se mide suele pasar desapercibido", comentó que, en sentido contrario lo que se mide, se ve y evalúa, de ahí que la CNDH, en coordinación con el CONACYT, el INEGI, el CONAPRED y la UNAM realizaron la tercera ENADIS con el fin de allegar información que permita medir la discriminación hacia distintos grupos de estudio de la población. Grupos de personas que, por sus características o rasgos físicos y culturales, han sido históricamente vulneradas en sus derechos individuales.