La terminal de Dos Bocas, en Tabasco, es estratégica pues allí se produce 60% del combustible que consume el país. (Foto: Cuartoscuro)
La terminal de Dos Bocas, en Tabasco, es estratégica pues allí se produce 60% del combustible que consume el país. (Foto: Cuartoscuro)

El "huachicol" en aguas del Golfo de México quedó comprobado la madrugada de este martes, apenas unas horas después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador denunció "el tráfico ilegal" de combustible en las zonas marítimas donde opera Petróleos Mexicanos.

Elementos de la Marina Armada y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), de la Fiscalía General de la República, incautaron dos buques que transportaban más de 800.000 litros de hidrocarburo robado, en la termina marítima de Dos Bocas, estado de Tabasco.

Se trata del más grande decomiso de combustible robado, desde que arrancó la estrategia del gobierno federal para combatir el "huachicol", que ocurre en ductos de Petróleos Mexicano (Pemex) y, también, en terminales petroleras.

El parte oficial informó que una llamada anónima alertó a los elementos de seguridad sobre el traslado de combustible robado.

Tras la denuncia, las autoridades pusieron en marcha un operativo que derivó en el aseguramiento de los barcos ya anclados en puerto, y la detención de 10 personas, entre ellas, los capitanes y la tripulación.

 

Los dos buques habían cargado el combustible de procedencia ilícita en la termina de Coatzacoalcos, en Veracruz, y habían anclado en Dos Bocas, informó López Obrador este martes, en su conferencia matutina.

En Dos Bocas, donde hay instalada una terminal de Pemex, el gobierno federal tiene proyectada la construcción de una refinería para el procesamiento de gasolina.

En el mapa de riesgo de la petrolera mexicana, Dos Bocas está identificada como una zona "ordeña" de combustible.

Desde su campaña, López Obrado dijo que su gobierno investigaría la terminal marítima que  produce 60% del hidrocarburo consumido en el país, y de donde salen la mayor parte de los barriles de exportación.

En Dos Bocas también se almacena combustible en monoboyas de mar, que  después abastece a buques que llevan el producto al extranjero.

"Queremos ver si no hay piratería, mercado negro, porque el 'huachicol' es una plaga que invadió todas las actividades", dijo en su momento López Obrador, refiriéndose a la actividad petrolera marítima.

"Es un robo a la nación, y desde luego que si esto se comprueba habría contado, en años anteriores, con las autoridades de la empresa y las del puerto", declaró el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández.

Esta no es la primera vez que ocurre un decomiso de combustible robado en el mar. En julio de 2017 elementos de la Marina y de Seguridad Pública de Tabasco detuvieron a un grupo de huachicoleros que viajaba en lanchas con más de 43.000 litros de gasolina.

Su detención ocurrió en el litoral del municipio de Paraíso, también en Tabasco, donde las autoridades identificaron las lanchas en las que viajaban además hombres armados.

Su estrategia es sustraer combustible de los barcos aparcados en las plataformas petroleras y después llevarlo a tierra para esconderlo en rancherías, explicaron en su momento las autoridades.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: