Abraham Fraijo publicó esta foto para recordar a su hija fallecida. (Foto: Facebook)
Abraham Fraijo publicó esta foto para recordar a su hija fallecida. (Foto: Facebook)

Miles de personas al rededor del mundo se han divertido con el último reto viral de las redes sociales, #10yearchallenge. Sin embargo, este juego no sólo ha servido para reírnos mientras recordamos cómo lucíamos hace una década, también ha ayudado a recordar una tragedia que cobró la vida de 49 niños en México.

Abraham Fraijo es el padre de Emilia, una de las menores que fue víctima del incendio ocurrido en la Guardería ABC, en junio de 2009. Este miércoles, recordó a su hija fallecida mediante la publicación de un par de fotografías.

En la primera, aparece abrazando a la pequeña; en la segunda, sostiene una pancarta con el rostro de la menor durante una manifestación que se realizó en Ciudad de México,  en la que se protestaba por la presunta falta de castigo hacia los responsables de la tragedia.

La primera imagen fue tomada en julio de 2008, un año antes de que Emilia, de tres años de edad, muriera durante el siniestro ocurrido en Hermosillo, Sonora.

La publicación original no tenía texto, simplemente iba acompañada con los hashtag #10YearsChallenge, #10añossinemilia, #10añossinjusticiaABC y #GuarderíaABC. Sin embargo, en un segundo comentario, Abraham dijo lo siguiente:

"Hasta que llegue a oídos del presidente, esperemos que sea el primer presidente en atender el caso con la seriedad y el respeto que se merece mi hija y sus compañeros".

Por casi 10 años, los padres de los menores fallecidos han sostenido que los funcionarios a cargo de la guardería son responsables de la muerte de sus hijos, debido a que el sitio no contaba con las condiciones mínimas de seguridad.

El incendio se originó en la bodega de lugar debido a un sobrecalentamiento del sistema de enfriamiento. Las placas de aluminio que se guardaban en el sitio se calentaron y prendieron fuego a los documentos que se encontraban ahí mismo. El fuego se propago rápidamente y llegó hasta la habitación donde los infantes se encontraban. El recinto no contaba con salidas de emergencia, por lo que la evacuación se tenía que hacer por la puerta principal.

Los vecinos fueron los primeros en llegar al sitio para realizar labores de rescate, seguidos por bomberos, policías y paramédicos. Pese a las labores de rescate, 49 niños murieron en el lugar.  Tras el incidente se supo que la guardería no contaba con detectores de humo ni extintores.

Desde entonces, los padres de las víctimas han sostenido que los verdaderos culpables del incendio son los funcionarios que permitieron que la escuela, que había sido subrogada, no contará con las medidas mínimas de prevención.

A pesar de que distintos funcionarios fueron juzgados por el delito de homicidio involuntario, la tragedia de la guardería ABC es un suceso que la sociedad mexicana no ha podido superar. El 2 de junio de 2010, el gobierno de la República decretó el 5 de junio día de luto nacional.