La presentadora no se va por completo del programa, y hasta le regalaron su micrófono de corresponsal (Video: Twitter)

Hace un par de semanas, Jimena Pérez anunció que dejaría el programa de farándula Ventaneando por motivos personales, y esta semana el equipo la despidió con algunas reuniones entre compañeros de trabajo.

El equipo de presentadores y las productoas la llevaron a comer para despedirla como se merece. Pati Chapoy, Pedro Sola, Daniel Bisogno, Mónica Castañeda y Linet Puente estuvieron presentes.

A través de Instagram, "La Choco", como se le conoce de cariño, compartió algunos momentos.

Este 30 de julio, en la oficina del programa se organizó una "taquiza" con todos los empleados del programa liderado por Pati Chapoy. Cada uno comió tacos de guisados y despidieron a "La Choco".

Jimena rompió la dieta, pero lo hizo con gran placer. Una de las productoras del programa llevó un cuaderno donde todos le escribieron dedicatorias y mensajes positivos para cuando se sienta triste por la distancia de España y México.

Pati Chapoy le dio un regalo, y era un micrófono con un cubo con el logo de Ventaneando, por lo que Jimena confirmó que aunque esté en Europa, trabajará eventualmente desde allá para el programa.

"¡Te vamos a extrañar mucho, @jimenachoco! Inicia la cuenta regresiva y así nos despedimos de Choco", escribió el programa en sus redes sociales oficiales.

La presentadora, quien también estuvo al frente del programa La Voz, decidió dejar su silla como conductora principal del exitoso proyecto de más de 23 años porque necesita dedicarle todo el tiempo a la salud de uno de sus hijos.

Jimena compartió con el público, a veces entre lágrimas, que desde que su hijo Iñaki tenía dos años se dio cuenta que algo no andaba bien con el pequeño, pues no hablaba y aunque la gente alrededor trataba de tranquilizarla, en el fondo ella sabía que pasaba algo extraño.

Aún no hay un diagnóstico sobre su condición neurológica, pero Jimena y su esposo, Rafael Sarmiento, decidieron que su hijo Iñaki tomará terapia en España, así que toda la familia se mudará al menos un año.

En entrevista exclusiva con Infobae México, Pérez confesó que la decisión no fue nada fácil.

"Nos vamos un tiempo, porque justamente cuando suceden este tipo de trastornos el tiempo es clave. Es importantísimo y todo lo que uno trabaje en los niños tiene que ser en los primeros porque es cuando va madurando el cerebro. Todas las terapias que hagas ahora van a ser mucho más eficaces a que si te esperas a que el niño tenga 8, 9, 10 años o más. Lo que nosotros queremos es ganarle tiempo al tiempo".

Se trata de una despedida temporal, pues Jimena ahora mueve su agenda conforme al calendario escolar. Sus hijos entrarán al colegio en septiembre, "y la idea sería regresar para el siguiente año escolar acá, eso es lo que tenemos planeado, pero ya sabes que uno pone y Dios dispone".

Jimena agradeció el poder estar en un proyecto como Ventaneando que le permite atender a sus hijos. "En la cuestión personal y emocional tengo el apoyo de Pati, de todos mis compañeros".

"A veces la gente te ve sentada en la tele, sonriendo y haciendo bromas y dicen 'ay su vida es perfecta' o 'qué padre que se va de viaje' y dice 'su vida es perfecta' cuando en realidad no conocen todo por lo que uno está pasando", dijo hace unos días a Infobae México.