Este es el palacio municipal de Tlaxiaco (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)
Este es el palacio municipal de Tlaxiaco (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)

El lugar donde se crió Yalitza Aparicio se ha vuelto visible ante los ojos del mundo gracias a la película "Roma", del director Alfonso Cuarón.

La actriz podría convertirse este domingo en la primera indígena mexicana en ganar un Oscar. 

Tlaxiaco, en Oaxaca, no figuraba en los medios internacionales hasta que Yalitza Aparicio se convirtió en una de las mujeres más famosas por ser "el corazón de Roma", tal como lo ha señalado el cineasta mexicano.

Antes de la fiebre del Oscar, el pueblo había saltado a los titulares por el asesinato de Alejandro Santiago Aparicio, a manos de hombres armados, luego de su toma de protesta como presidente municipal.

La mayoría de la gente en el pueblo se dedica al comercio (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)
La mayoría de la gente en el pueblo se dedica al comercio (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)

Tlaxiaco, cuyo significado viene del náhuatl y significa "sitio donde llueve en la cancha del juego de pelota", es un pequeño pueblo ubicado a 180 kilómetros del centro de Oaxaca, uno de los estados con los índices de pobrezas más altos el país, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Como sucede en la gran mayoría de las ciudades mixtecas, Tlaxiaco tiene un nombre en mixteco: Ndisi nuu, que se traduce como "buena vista".

El municipio representa sólo el 0.36% de la superficie del estado y abarca una extensión de 347,651 km², su población a penas llega a los 39,000 habitantes.

Esta es la escuela en la que estudió la nominada al Oscar (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)
Esta es la escuela en la que estudió la nominada al Oscar (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)

Pertenece a la Mixteca Alta oaxaqueña y el nombre de su cabecera municipal es la Ciudad Heróica de Tlaxiaco, y se debe a la batalla que enfrentaron los mexicanos y galos durante la Segunda Intervención Francesa.

En Tlaxiaco no se ha detenido el crecimiento de los índices de marginación, pobreza y exclusión. La mayoría de las calles están sin pavimentar y en las escuelas faltan maestros debido a los constantes paros laborales de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). La población vive del comercio, en su mayoría ilegal, y  los caminos están llenos de "vendedores ambulantes".

Destaca el rezago educativo en el 18.3% de la población, 23.6% no tiene acceso a los servicios salud; 21% carece de agua entubada, según el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED).

En esta zona rural de México creció Yalitza Aparicio

El pueblo está rodeado de pequeñas zonas indígenas en las que el español es normalmente la segunda lengua.

La casa en la que creció la actriz es una modesta morada familiar ubicada en un camino de tierra montañoso al sur de la ciudad y está construida con láminas de metal, rocas y bloques de concreto. Un paisaje bastante común en la región.

Su madre, Margarita Martínez Merino, de San Miguel Copala, es una mujer triqui que trabajó como empleada doméstica; mientras que su padre Raúl Ismael Aparicio oriundo de Santa Catarina Yonosotú, es vendedor ambulante de discos compactos.

Del magisterios a la actuación

Esta es la casa de cultura en la que audicionó Yalitza a pesar de que no era su intención convertirse en actriz (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)
Esta es la casa de cultura en la que audicionó Yalitza a pesar de que no era su intención convertirse en actriz (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)

Yalitza ingresó en el 2012 a la Escuela Normal de Putla, comunidad ubicada a 66 kilómetros de su pueblo natal. Sin embargo, ante la falta de oportunidades por los problemas que el magisterio ha enfrentado desde hace décadas, Yalitza no fue asignada para impartir clases luego de finalizar sus estudios.

Los índices de pobreza y la falta de oportunidades la obligaron a combinar sus estudios con la elaboración de piñatas que vendía en el mercado del pueblo en compañía de su hermana Edith.

Hasta febrero del año pasado, trabajaba como maestra normalista en un preescolar, y daba cursos de artes plásticas en la casa de cultura de la localidad.

Pasó de impartir clases de los salones en Tlaxiaco a desfilar en las alfombras rojas de los festivales y premiaciones internacionales, a pesar de que no fue sino hasta los 15 años que pudo conocer una sala de cine, debido a que en el municipio no hay pantallas grandes.

Yalitza no ha perdido su nobleza, naturalidad y sencillez, pero ha dejado atrás un contexto en el que la mujer está destinada al trabajo duro del campo o del comercio informal y las ataduras del hogar, en uno de los estados donde la población se encuentra rezagada y por tradición forma parte de los grupos vulnerables de la región.

Estudiantes de música en la Casa de la Cultura. (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)
Estudiantes de música en la Casa de la Cultura. (Foto: RODRIGO ARANGUA / AFP)

Si este domingo 24 de febrero obtiene la estatuilla como mejor actriz, habrá hecho historia no sólo para México, sino para su tierra natal y se sumará a la lista de originarios de Tlaxiaco que han destacado a nivel internacional, como la cantante Lila Downs. Pero, ante todo, será la primera mujer indígena en levantar un Oscar.

"No he pensado en ganar [el Oscar], todavía estoy tratando de asimilar la nominación", ha recalcado en múltiples ocasiones la actriz revelación quien se ha ganado a Hollywood y al mundo.