La mayoría de las celebridades apoyaron el movimiento Time's Up en los Globos de Oro y vistieron de negro en señal de protesta contra los abusos sexuales en la industria del cine.

Varias actrices como Nicole Kidman o Elisabeth Moss pronunciaron discursos reivindicatorios a favor de la igualdad de género, pero su postura generó la furia de Rose McGowan  una de las primeras en denunciar al productor Harvey Weinstein, quien calificó de "farsa" lo ocurrido durante la ceremonia.

Durante la premiación, McGowan dejó en claro su postura al responder un mensaje de la actriz y directora italiana Asia Argento, quien también fue agredida por el productor, quien dijo que nadie debería olvidar que fue McGowan "la primera en romper el silencio". 

McGowan respondió: "Ninguna de estas personas vistiendo de negro lujoso para honrar nuestras violaciones hubiese levantado un dedo de no haber sido yo".

"No tengo tiempo para la farsa de Hollywood", recalcó la actriz en respuesta a Argento.

A pesar de las críticas  a sus compañeras, McGowan, se mostró a favor del potente discurso de la presentadora y empresaria Oprah Winfrey. "Muy bien, Oprah", expresó.

LEA MÁS: