David Carroll, el profesor estadounidense que le hace juicio a CA (Foto de Erin Silber)
David Carroll, el profesor estadounidense que le hace juicio a CA (Foto de Erin Silber)

Cuando David Carroll solicitó a Cambridge Analytica (CA) su perfil de votante, se asombró de que la respuesta llegara firmada por Julian Wheatland, director operativo de Strategic Communication Laboratories (SCL). Ahora se sabe que CA fue la subsidiaria estadounidense de SCL, pero en 2017, cuando el profesor de la Escuela de Diseño Parsons en New School, en Nueva York, hizo su reclamo, no había estallado aún el escándalo de la malversación de datos personales de 50 millones de usuarios de Facebook, y nadie sabía qué era CA, mucho menos SCL.

Algo le resultó raro a Carroll. Indagó un poco más y, como resultado, acaba de demandar a CA en los tribunales británicos, citando la Ley de Protección de Datos que Gran Bretaña tiene desde 1998, a la que se sumará en mayo la nueva normativa sobre privacidad en la Unión Europea (UE), el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR).

Carroll ahora quiere conocer todos sus datos personales a los que tuvo acceso CA y las fuentes de donde los obtuvo. Porque mientras la consultora se jactaba de que construía sus "psicográficos" sobre la base de unos 5.000 puntos de información sobre cada persona, el archivo depurado que le mandaron contenía apenas una docena, pero el perfil que habían trazado era profundo e incluía modelos acertados sobre las creencias políticas del profesor.

Alexander Nix, el CEO de Cambridge Analytica. (Foto: Joshua Bright/The Washington Post)
Alexander Nix, el CEO de Cambridge Analytica. (Foto: Joshua Bright/The Washington Post)

"Si los datos [que me enviaron] fuera completos, uno podría mirarlos y llegar al modelo sin datos adicionales", explicó a The Outline. "Pero con mi nombre, código postal, edad y partido de afiliación, que es el material que sale del registro de votante, no pueden generar un perfil político. Tiene que haber algo más que explique cómo hicieron el modelo".

En su escrito para los tribunales, Carroll dijo que inició la demanda como parte de "un deseo general de asegurarme de que mis datos personales no se usen para propósitos que considero perturbadores o ilegales", algo que le resulta "particularmente verdadero en lo que respecta a mis opiniones políticas", consignó The Guardian.

El profesor detalló al periódico británico que "su gran preocupación era que si los votantes recibían, mediante las redes sociales, mensajes hechos a la medida de sus creencias y su personalidad, se socavarían las ideas sobre una realidad compartida y un sentido compartido del discurso cívico". En ese enfoque hiper-selectivo, "¿puede sobrevivir esta democracia?", planteó.

Facebook está en el centro del escándalo de la consultora Cambridge Analytica.
Facebook está en el centro del escándalo de la consultora Cambridge Analytica.

Uno de los académicos a los que consultó antes de decidirse a presentar su demanda —que ahora es un emprendimiento de crowdfunding— es David Stillwell, psicólogo de la Universidad de Cambridge que hizo una aplicación sobre perfiles de personalidad para estudiar, con permiso, a 4 millones de usuarios de Facebook. Cuando Stillwell rechazó los avances de SCL, la consultora buscó a Aleksandr Kogan, quien creó This Is Your Digital Life, la aplicación que bajaron 270.000 personas y, gracias al efecto de red que favorece Facebook, recogió los datos personales de 50 millones de usuarios que luego utilizaría CA.

"Hacer que Stillwell explique esto es realmente útil en los tribunales, porque es un asesor súper creíble ya que sabe de lo que habla", dijo a The Outline. Cuando su palabra sea oída, ya responsables de la empresa de Mark Zuckerberg habrán tenido que declarar ante la Comisión de Información del Reino Unido (además de varios comités del Congreso estadounidense). El otro experto que dará testimonio es Phil Howard, del Intituto de Internet de Oxford.

Carroll espera que el juicio sea "un llamado a la realidad" para todas las industrias que trabajan con información personal, ya que la idea principal que la ha sostenido por años —que juntar datos de las personas no hace daño, y por ende no requiere regulación— se ha desmoronado, sostuvo.

Mark Zuckerberg y Christopher Wylie, el “arrepentido” de Cambridge Analytica
Mark Zuckerberg y Christopher Wylie, el “arrepentido” de Cambridge Analytica

"La primera pregunta que le haría a alguien escéptico es si cree que el secreto del voto es sagrado", dijo a la Revista de Periodismo de la Universidad de Columbia (CJR). "Si la respuesta es que sí, podemos comenzar a trabajar. Tus 'me gusta' y tus compras con tarjeta de crédito y los programas de televisión que miras permiten predecir lo que harás con una exactitud del 75%, lo suficientemente alta como para quitarte el secreto de tu voto". Y eso, advirtió, va más allá de predecir, por ejemplo, la preferencia por una marca de shampoo: "Se trata de cómo te pueden explotar sin tu conocimiento o comprensión".

Las revelaciones de Christopher Wylie, el ex empleado de CA, describen algo que, según Carroll, no entra en la definición de "una típica operación de análisis electoral" ni sólo crea avisos de campaña. "Es una operación mediática que crea toda clase de contenido, no sólo para parecerse a la publicidad tradicional de campaña sino literalmente sitios de noticias falsas", dijo a CJR. "Si se corrobora lo que dijo Wylie, estamos hablando de una empresa que literalmente construyó vastas redes de medios hechos a medida según la psicología para distorsionar la verdad y la realidad".

La elección de hacer juicio en el Reino Unido se debe a que, sencillamente, la aspiración masiva de datos allí no es legal, según le dijeron los abogados a los que les planteó su caso a comienzos de 2018. La Comisionada de Información, Elizabeth Denham, confirmó que Carroll tiene derecho a reclamar en Londres, más allá de su ciudadanía, porque una empresa británica procesó sus datos.

En el Reino Unido existe una Ley de Protección de Datos, y en toda la Unión Europea entrará en vigencia en mayo un Reglamento General de Protección de Datos.
En el Reino Unido existe una Ley de Protección de Datos, y en toda la Unión Europea entrará en vigencia en mayo un Reglamento General de Protección de Datos.

Bruselas —dijo a The Outline— "es el Silicon Valley de la regulación, y hay algunas cosas hermosas en el GDPR que son muy de avanzada y tratan de anticiparse a hechos futuros". Como ejemplo, dijo que "cuando se llegue al punto de diseñar humanos, hay provisiones para proteger la información de ADN en un contexto de datos".

En su opinión —agregó—la controversia recién empieza. La cuestión de si CA borró o no los datos de Facebook es apenas un elemento: "¿Borraron los modelos, los algoritmos, el software, la propiedad intelectual que crearon a partir de obtener los datos en primer lugar?", preguntó. Eso —agregó en The Guardian— es también la medida de "la utilización de los datos como un arma".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: