Si quedaba alguna duda sobre la existencia de un cortocircuito entre los jugadores del Chelsea y su entrenador, Maurizio Sarri, la derrota ante el Manchester City en la final de la Carabao Cup terminó de exponer los inconvenientes.

Cuando restaba un minuto para el final de la prórroga y el partido se encaminaba a los penales con el 0-0 en el marcador, el director técnico llamó al arquero suplente, Wilfredo Caballero, y le indicó que ingresase al terreno de juego en lugar de Kepa Arrizabalaga.

El joven español que llegó al elenco inglés proveniente del Athletic de Bilbao había sufrido una molestia en una de sus piernas minutos antes, motivo por el cual el entrenador decidió no arriesgar en la tanda de penales y mandar a la cancha al experimentado argentino.

Cuando el cuarto árbitro levantó el cartel indicando el cambio, Kepa estalló. Con gestos y gritos, el español le señaló al banco de los suplentes que se encontraba en perfecto estado y que no quería ser reemplazado. Mientras tanto, Sarri le contestaba con ademanes que no le interesaba lo que le dijera y que debía salir del campo cuanto antes.

El gesto de Caballero al advertir que Kepa no quería salir (Reuters)
El gesto de Caballero al advertir que Kepa no quería salir (Reuters)

Los árbitros se miraban entre ellos y Caballero, parado junto a la línea, no podría entrar hasta que su compañero no saliese por su propia voluntad. El conflicto, que fue visto por todos los espectadores en Wembley y por millones de personas en el mundo, duró cerca de dos minutos.

El ayudante de Sarri, Gianfranco Zola, tuvo que intervenir, pero Kepa continuó empedernido debajo de los tres palos y finalmente no salió. Incluso, David Luiz se acercó al portero para dialogar con él, pero se tapó la boca para que las cámaras de televisión no le leyeran los labios. Su decisión hizo estallar a Sarri, quien amagó con retirarse al vestuario, pero tras desquitar su bronca con su sudadera, regresó enfadado a su sitio.

Finalmente, el partido continuó y Kepa defendió su arco durante la tanda de penales. El español le atajó el penal a Sané y casi le tapa el disparo al "Kun" Agüero, que se le escapó por debajo del cuerpo al arrojarse hacia la izquierda.

Maurizio Sarri se enojó hasta con Caballero (Reuters)
Maurizio Sarri se enojó hasta con Caballero (Reuters)

En conferencia de prensa, Sarri explicó lo sucedido y respaldó a su dirigido: "Fue un malentendido… Kepa tenía razón, pero se comportó de manera incorrecta".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: