La selección mexicana de principios de los 70 generaba ilusión, pero se convirtió en uno de los fracasos más grandes de la historia del “Tri” (Foto: Especial)
La selección mexicana de principios de los 70 generaba ilusión, pero se convirtió en uno de los fracasos más grandes de la historia del “Tri” (Foto: Especial)

La selección de fútbol de México ha tenido momentos de gloria y de fracaso, pero pocos se han instalado en el recuerdo  como la eliminación del equipo del Mundial de Alemania 1974, al que no asistió por su desastrosa actuación en el premundial del año anterior.

La clasificación, organizada por la naciente Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol), que tenía poco más de una década de existencia, fue una muy particular: a lo largo de medio año, las selecciones de la zona jugarían entre sí para obtener el único boleto que tendría la Confederación para asistir al torneo a realizarse en tierras teutonas.

México, que contaba con una generación inmejorable y con la experiencia de los  cuartos de final en el Mundial de 1970, donde fue anfitrión, comenzó su camino de manera ideal: en la primera fase, ante Estados Unidos y Canadá, ganó sus cuatro partidos.

El equipo estaba liderado por jugadores que hoy en día son considerados leyendas del fútbol mexicano, como el guardameta Ignacio "El cuate" Calderón, Javier "Kalimán" Guzmán, Horacio López Salgado y los delanteros Enrique Borja y Leonardo Cuéllar, dos de los que más anotaciones hicieron en la historia de la Liga local.

El once mexicano que fracasó en Haití en 1973 (Foto: Especial)
El once mexicano que fracasó en Haití en 1973 (Foto: Especial)

Victorias en tierras canadienses (1-0) y estadounidenses (2-1), así como contundentes triunfos ante esos equipos en el Estadio Azteca le permitieron a los tricolores avanzar de ronda a finales de septiembre de 1973.

Los mexicanos partían, como sucede desde entonces en Concacaf, como los grandes favoritos para asistir a la justa en Alemania. Así llegó a Haití, la humilde isla del caribe que sería la sede del la fase final.

Los haitianos eran gobernados en aquel entonces por  el dictador Jean-Claude Duvalier, mejor conocido como "Baby Doc", que mandaba desde 1971 y apenas tenía 21 años. La Concacaf aprobó a la isla como la sede oficial y seis equipos viajaron al lugar para jugar una Liguilla donde todos se enfrentarían contra todos.

Además de los locales y de México, Trinidad y Tobago, Honduras, Guatemala y las Antillas Holandesas completaban las finales, que además curiosamente servirían para definir al campeón de la Copa Concacaf (ahora Copa Oro) de aquel año.

Sin embargo, lo peor estaba por ocurrir.

La debacle mexicana en Haití

Los haitianos festejan su clasificación al Mundial y el éxito de la Copa Concacaf (Foto: Especial)
Los haitianos festejan su clasificación al Mundial y el éxito de la Copa Concacaf (Foto: Especial)

Entre finales de noviembre y mediados de diciembre, en el único estadio de Puerto Príncipe, el Sylvio Cator, se disputaron los 15 partidos del clasificatorio definitivo.

México disputó su primer partido ante Guatemala, una premonición de lo que estaba por venir, ya que el equipo dirigido por el "Ingeniero" Javier de la Torre, de los técnicos más ganadores en el país apenas pudo empatar a cero frente al segundo peor equipo de la fase final.

Sin embargo, lo peor fue el ambiente, de acuerdo con los testimonios de los que participaron en aquel torneo. "Se notaba un público muy pesado. Cuando apareció la bandera de México, el público comenzó a golpear repetitivamente el graderío con los pies, era ensordecedor el griterío", explicó De la Torre años después en una entrevista con la revista Proceso.

El entrenador mexicano incluso reveló que el entonces presidente del país, Luis Echeverría, le pidió directamente que, si lo mismo ocurría en el siguiente partido, la delegación mexicana abandonara el país y el torneo.

El ingeniero De la Torre, técnico de aquella selección (Foto: Especial)
El ingeniero De la Torre, técnico de aquella selección (Foto: Especial)

Mientras tanto, la plantilla mexicana empezó a obsesionarse con el ambiente hostil y comenzaron a circular rumores que los medios mexicanos replicaban. El más importante tenía que ver con ritos vudú, que es la principal religión en la isla caribeña, para hacerle daño a los futbolistas aztecas.

"No se sí son coincidencias o no, pero muchos de nosotros  empezamos a tener lesiones y algunas cosas, pero bueno nosotros debemos tener fe en Dios", contó la estrella del equipo, Enrique Borja a la revista Soccermanía. "No hay que negar que puede existir en un momento energía y cosas de mala voluntad, y que se dieron en algunos casos", añadió.

Como Borja, la mayoría de los jugadores también pensaba en que la intención era sacar de la competencia a México para que Haití, el anfitrión y organizador, pudiera asistir al Mundial y ser aprovechado por Duvalier para legitimar su régimen.

Los mexicanos se obsesionaron con ritos vudú en su contra (Foto: Reuters)
Los mexicanos se obsesionaron con ritos vudú en su contra (Foto: Reuters)

Realidad o no, el "Tri" jugó unos días después ante Honduras y volvió a empatar, esta vez por 1-1, en un partido que perdía hasta 15 minutos antes del final. El desempeño volvió a ser radicalmente diferente al de la primera fase.

Sin embargo, a pesar de los rumores, los integrantes de aquella selección mexicana aceptaron que habían jugado muy mal. "Todos fuimos responsables al unísono, cuerpo técnico y jugadores, del gran fracaso que fue México en esa eliminatoria", declaró en su momento Manuel Lapuente, que después se convirtió en un técnico exitoso del fútbol local y de la misma selección.

Enrique Borja, ídolo del fútbol mexicano, fue uno de los que dijo que hubo “mala voluntad” en Haití Foto: Germán Hernández/ Cuartoscuro)
Enrique Borja, ídolo del fútbol mexicano, fue uno de los que dijo que hubo “mala voluntad” en Haití Foto: Germán Hernández/ Cuartoscuro)

"Perdimos por distracciones, falta de concentración, se nos vino la noche encima, pensamos que era fácil y entonces viene la soberbia, nos entró la poca modestia, fue la clave", agregó en una declaración realizada al portal Mediotiempo.

Pero lo peor estaba todavía por venir. En el tercer duelo, México tomó cierto aire tras golear 8-0 a las Antillas Holandesas, que fue último del clasificatorio.

Ante Trinidad y Tobago llegaría el caos. Los aztecas fueron humillados y goleados por 4-0 en una de las peores actuaciones de un combinado mexicano. De la Torre fue contundente. "Faltó carácter, motivación, los muchachos se quejaban de todo", dijo.

La dolorosa caída además significó la eliminación de México, ya que Haití había vencido 2- 1 a Trinidad en uno de los partidos más polémicos del premundial: el árbitro le anuló hasta cuatro goles a la selección visitante, algo que fue muy protestado por la delegación trinitaria.

"Fue el robo del siglo", exclamó "Kalimán" Guzmán tras aquel partido. "Haití necesita la ayuda, quieren ganar a como dé lugar, por las buenas o por las malas. Los hondureños, que también sufrieron un arbitraje tendencioso ante los locales, elevaron una queja que fue ignorada por la Concacaf.

El más autocrítico, sin embargo, fue Lapuente. "Lo que perdimos lo perdimos en la cancha, independientemente de eso", admitió. México jugaría la última fecha ante Haití en un partido para el adorno.

Lapuente, jugador en 1973, se convirtió en un exitoso técnico local y de la selección mexicana (Foto: Hilda Ríos/ Cuartoscuro)
Lapuente, jugador en 1973, se convirtió en un exitoso técnico local y de la selección mexicana (Foto: Hilda Ríos/ Cuartoscuro)

Los aztecas vencieron en la cancha a los anfitriones por 1-0, pero no sirvió de nada. Haití clasificó al Mundial de 1974 y además se quedó con la Copa Concacaf de aquel año. Desde entonces, ninguna selección caribeña se ha alzado con el título de la zona.

México certificó uno de sus grandes fracasos históricos. Apenas tres veces desde que se disputan los Mundiales los aztecas fueron eliminados en la cancha en la etapa clasificatoria: en 1934, en 1974 y en 1982.

El fracaso mexicano además comenzó la era de los "ratones verdes", como calificó la prensa a la selección mexicana, ya que mostraba un temperamento débil cuando el equipo salía del país para jugar un partido oficial.

El mote se consolidó cuando México asistió al Mundial de Argentina 1978 con la expectativa de avanzar varias rondas en el torneo y sin embargo acabó siendo último del campeonato, incluida una goleada 6-0 en contra ante Alemania.

México y Haití se reencuentran en la Copa Oro 2019

México parte como favorito para avanzar a la final de la Dopa Oro 2019 (Foto: AP)
México parte como favorito para avanzar a la final de la Dopa Oro 2019 (Foto: AP)

Ambas selecciones volverán a verse las caras este martes en las semifinales de la Copa Oro. Los dirigidos por el argentino Gerardo "Tata" Martino han ido de más a menos en el torneo, pero sobrevivieron al cruce de cuartos de final ante Costa Rica.

Los caribeños, en cambio, han ganado sus cuatro partidos del torneo de Concacaf, incluidas las selecciones tica y canadiense, ésta última de la que se deshicieron en la fase previa.

Haití, que fue el segundo país en América en independizarse, después de Estados Unidos, es el más pobre del continente y uno de los 20 países que las Naciones Unidas consideran en crisis prolongada. Sin embargo, este martes por la noche (tiempo local), tendrán la oportunidad de jugar contra una de las selecciones más poderosas de la zona en un mano a mano donde sólo uno avanzará a la final por el título.