Un año después del asesinato del presidente de Haití: que ha pasado con los mercenarios colombianos

El juicio en contra de los 19 colombianos arrestados por el magnicidio de Jovenel Moïse no avanza, sus familiares temen por sus vidas

Mercenarios colombianos en Haití. Foto: (Colprensa Externos)
Mercenarios colombianos en Haití. Foto: (Colprensa Externos)

El pasado 7 de julio de 2021 fue asesinado en el presidente de Haití, Jovenel Moïse, en la casa presidencial; las autoridades de este país capturaron a 18 colombianos, entre los que se encontraban exmilitares del Ejército. A un año de este hecho, el juicio en contra de los connacionales sigue estancando y no hay mucha claridad sobre los hechos que terminaron con la vida del jefe de Estado.

Por su parte, los 18 exmilitares colombianos afirman que han sido torturados en medio de su detención de 365 día en Haití, y piden al Gobierno Nacional apoyo para que alguien los ayuden con este asunto judicial en este país centroamericano.

Las comunicaciones entre las familias y los capturados ha sido complicada, no solo la distancia, sino la barrera del idioma se convirtió en uno de los principales problemas con las autoridades de ese país. Las mujeres afirman que -hasta enviar ropa limpia, que no tienen los hombre- ha sido una tarea compleja y costosa.

Martine Moïse, esposa del exjefe de Estado, asegura que todo se trato de una operación internacional, ya que ella recuerda que los mercenarios se comunicaban entre si en español (algunos pocos inglés), mas no en francés o el creole, que es el idioma oficial de Haití.

La misma esposa de Moïse aseguraba que el presidente sabía que había un plan para asesinarlo, pero jamás pensó que se fuera a producir durante su presidencial.

Mientras tanto, las familias de los colombianos afirman que todo se trató de una trampa, que nunca les pagaron, pero si los incriminaron. Varias de las mujeres de los exmilitares aún piden a la Cancillería de Colombia garantías y un juicio internacional en el que se les garantice el derecho a la vida.

Algunas de las esposas de los exmilitares afirman que el estancamiento del juicio se debe a que muchos de los políticos involucrados en ese magnicidio no están interesados en que públicamente se sepa los testimonios de los 18 colombianos capturados.

Lo último que se supo de la Cancillería de Colombia fue el 16 de julio, cuando Marta Lucía Ramírez prometió asistencia jurídica a los colombianos que estaban retenidos en Haití por el magnicidio.

“Nosotros estamos verdaderamente adoloridos por el magnicidio del presidente de Haití. Y, especialmente, saber que pudo haber colombianos partícipes, es totalmente inaceptable. En mi caso, conozco muy bien el alma de los soldados de Colombia. Sé que nuestros soldados son gente que se forma y trabaja para proteger la vida de los ciudadanos. Jamás un militar colombiano, dentro de lo que es su formación, pensaría siquiera en una hipótesis de participar en un magnicidio”, dijo Ramírez.

Sale a la luz el testimonio de Martine Moïse a un agente del FBI

En un audio conocido por Caracol Noticias, un agente del FBI narró las declaraciones de Martine Moïse sobre el asesinato de su esposo.

Según el testimonio del agente, la mujer y su esposo escucharon alrededor de las 1 de la madrugada fuertes disparos. Minutos después, cuatro hombre ingresaron a la habitación matrimonial del presidente. Ella se ocultó debajo de la cama, pero uno de los mercenarios trato de sacarla y -al lograr solo exponer parte de su cuerpo- le disparó en reiteradas ocasiones.

La mujer como pudo hizo saber al presidente que estaba viva y fingió estar muerta, según el testimonio del FBI, pero le tocó presenciar lo más duro: el asesinato de su esposo. Uno de los mercenarios estaba hablando por teléfono en español y lo describió físicamente, su interlocutor, al otro lado de la línea, -al confirmar la identidad- le dio la orden para que matara al presidente.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR