Grave situación de violencia en el Chocó, deja 550 familias confinadas

La denuncia la realiza la ONU, que señala la vulneración directa de los derechos de esta población

Desplazamiento en Colombia
Desplazamiento en Colombia

De organizaciones internacionales han alertado sobre la álgida situación de violencia que afronta el país, en el inicio del año principalmente las miradas de muchos se han centralizado en los departamentos de: Arauca, Norte de Santander Cauca, Antioquia y la Guajira, sin embargo, en las últimas horas se conoció una delicada situación que está afrontando el departamento del Chocó en varios de sus municipios.

Desde la Oficina de Atención para Asuntos Humanitarios (OCHA), alertaron una delicada situación en el departamento del Chocó, pues desde el 12 de enero de 2022, en las comunidades de Paimadó, Calle Fuerte, Chaquí, Dipurdú (Medio San Juan) y Negría (Istmina) de este departamento, hay un recrudecimiento importante entorno a la violencia por parte de grupos armados organizados (GAO), además de la expansión de estos en búsqueda de recuperar su operación en la sub región del San Juan, ubicada al sur del departamento del chocó

La disputa por terrenos, espacios de minería ilegal, tráfico de estupefacientes y rutas que permitan dar salida al narcotráfico, se han convertido en una acción delincuencial que aflige a la misma población, en donde mediante homicidios, amenazas, amedrentamiento, secuestro y torturas, buscan vulnerar los derechos de los líderes sociales de la región y provocando el confinamiento de más de 1.230 personas traducidas en 550 familias y el desplazamiento de 871 personas que conformarían 353 familias según el reporte de la OCHA.

La incursión Armada de Grupos Armados No Estatales (GANE) ha provocado desplazamientos a la comunidad afrodescendiente de la zona, en el sector de Negría, varios pobladores se encontraban realizando labores correspondientes a la cosecha tradicional de la región, tras esto fueron increpados por hombres armados, que sin identificar amedrentaron, a estos pobladores y frente al temor propinado por estos hombres, la población terminó desplazándose de la zona, partiendo hacia otros municipios y corregimientos con el fin de ser acogidos por sus familias, no obstante, esto genera una grave situación por la misma a la condición humanitaria de los chocoanos.

El confinamiento ha tomado más fuerza por el miedo a quedar en la mitad del fuego, pues la semana pasada una menor de edad fue asesinada el corregimiento de Dispurdú del Guasimo en Andagoya, Choco, la menor se encontraba resguardándose junto a sus familiares, cuando hombres del Clan del Golfo con el fin de atemorizar, habrían hecho disparos en la zona y uno de los proyectiles alcanzó a la niña de 10 años que falleció en un centro asistencial.

El comandante encargado de policía en el Chocó, Efrén Blanco, le dijo a RCN Radio: ”Los ilegales hicieron disparos a la vivienda en el corregimiento y según la información que nos suministró la comunidad, la niña estaba al interior de una vivienda con la mamá, las balas atravesaron la casa de madera”.

A su vez, el Brigadier General Óscar Leonel Murillo Díaz rechazó el hecho y sostuvo: “La #FuerzaDeTareaConjuntaTitán #Rechaza el homicidio de un menor de edad en el corregimiento de Dipurdú, #Chocó al parecer por integrantes del GAO Clan del Golfo Sub Estructura Carretera, quienes disparan de manera indiscriminada en el centro poblado. Esta acción vulnera el DIH.”.

Según el informe de la OCHA, las principales necesidades que aquejan a esta población son: seguridad alimentaria en donde se requieren kits de alimentos para todos los desplazados, además del alojamiento temporal para aproximadamente 871 personas en donde cuenten con frazadas, colchonetas, implementos de aseo, cocina y toldillos, asimismo, es pertinente la presencia de una Brigada de salud para la entrega de medicamentos, vacunación y prestación de los servicios básicos necesarios por casos de paludismo, dengue y afecciones de la piel.

Finalmente, se añade que dentro de los factores de derechos mínimos vitales es necesaria la Protección e intervención de la personería, además de contemplar sesiones de desminado por el riesgo que hay en la zona, añadir mínimos vitales en agua, higiene y saneamiento, y de igual forma, garantizar el derecho a la educación para los menores que se encuentran desplazados.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR