La “casa al revés” que todos quieren visitar en Guatavita

En este municipio, ubicado en los alrededores de Bogotá, hay una casa que le pone el mundo al revés a sus visitantes

Guatavita. Wikipedia.
Guatavita. Wikipedia.

Una inusual casa yace en el municipio de Guatavita, se trata de la llamada “casa loca” o “casa al revés”. Su construcción empezó en 2015, cuando Fritz Schall, un austriaco que ya cumplió 22 años viviendo en Colombia, en una visita a su país natal conoció una casa que estaba “patas arriba”, quedando encantado con la idea y emprendiendo así su construcción en el municipio cundinamarqués.

La casa cuenta además con una inclinación particular, y se ha convertido en una gran atracción para todos los públicos en este pueblo ubicado a una hora y media de Bogotá. Según explicó su dueño en el diario El Tiempo, la casa tiene “una inclinación de cinco grados a la izquierda y cinco grados hacia atrás”, algo que “eleva su efecto de ilusión óptica”.

“Se le explica a la gente a la entrada esto porque el lugar genera vértigo y desubica al cerebro hasta que el cuerpo se adapta a la ilusión”, agregó Schall, quien también indicó que la construcción fue inaugurada recientemente.

El costo del ingreso es de $18.000, para adultos y $14.000, para niños (tienen entrada gratis hasta los 3 años), también se venden combos familiares de $46.000 por dos adultos y un niño. El horario de visitas es de 10:00 a.m. a 6:00 p.m. de lunes a sábado y los domingos de 9:00 a-.m. a 7:00 p.m.

Según explicó el diario, el lugar es un estimulante de los sentidos, pero cuenta con guías para apoyar a los visitantes en las tomas fotográficas que “sorprenden por la calidad de las ilusiones ópticas”.

“Todas las personas que visitaron la recién inaugurada casa loca de Guatavita coincidieron en afirmar que es un lugar muy curioso y divertido que vale la pena ir a conocer y tomarse fotos en todos sus ambientes”, añadió la reseña del medio nacional.

Otros planes para hacer en Guatavita

El municipio es reconocido por ser la segunda ciudad más importante del imperio muisca; de hecho, a unos kilómetros de allí se encuentra la famosa laguna de Guatavita, que alberga la leyenda de El Dorado, una historia sobre un tesoro precolombino que yace en el recurso hídrico.

Allí se encuentra una amplia oferta de ‘glampings’ para dormir arropado por las estrellas. Uno de ellos es Bajo el Cielo, que se encuentra en las inmediaciones del embalse del Tominé, sobre cuyas costas descansa este hermoso municipio. El alojamiento ofrece, además de una vista del paisaje inolvidable, desayuno a la carta en el tented camp y facilidad para realizar actividades de ecoturismo en la zona, que a su vez se encuentra cerca a otros destinos visitados por los habitantes de la capital como Guasca o Sopó.

También es posible encontrar distintas ofertas de hospedaje enfocadas en turismo de bienestar, que ofrecen retiros de yoga, meditación, silencio, introspección, canto devocional y contemplación.

Dependiendo del lugar escogido para realizar el retiro, el viajero puede disfrutar allí de meditaciones diarias, excursiones a atractivos turísticos y culturales, clases de yoga, caminatas ecológicas, así como talleres de meditación introspectiva.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR