Por atentado con artefacto explosivo, dos soldados resultaron heridos en Bosa, Bogotá

Mientras realizaban operativos en el sector fueron atacados por un ciudadano extranjero que intentó oponerse a dicho procedimiento. Comunidad intervino en su captura

Atentado con granada deja dos soldados heridos al sur de Bogotá
Atentado con granada deja dos soldados heridos al sur de Bogotá

Los hechos se presentaron en el barrio San José, sector de Villa Ema, de la localidad de Bosa, cuando dos soldados, quienes realizaban un patrullaje conjunto con la Policía Metropolitana de Bogotá, fueron impactados por una granada de fragmentación lanzada por un ciudadano extranjero.

La explosión afectó a varias casa del barrio, cuyos ocupantes salieron a las calles mientras efectivos militares realizaban operaciones de emergencia para salvar la vida de sus compañeros. El coronel Hebert Benavides informó que el ciudadano extranjero que atacó a los soldados fue capturado y puesto a disposición de las autoridades.

Al parecer, la misma comunidad colaboró en la captura del ciudadano extranjero al reaccionar oportunamente luego de la explosión contra los efectivos militares.

“Se presentó un hecho durante los patrullajes mixtos entre Policía y Ejército Nacional, se observa a una persona sospechosa, la cual, en el momento en que es requerida para un registro, esta persona intenta huir”, relató el coronel Herbert Benavides, comandante de Seguridad Ciudadana No 2. a la revista Semana en la noche del pasado domingo.

Al hacer el abordaje, este ciudadano lanzó el artefacto explosivo que, de acuerdo con el relato del coronel Benavides, presentaron heridas superficiales debido a las esquirlas resultantes del estallido: “Nuestras unidades intentan hacer el abordaje y esta persona, desafortunadamente, lanza una granada. Esta actividad dejó dos de nuestros soldados lesionados”, agregó que las heridas “afortunadamente no comprometen órganos vitales, solo son esquirlas que presentan en varias partes de su cuerpo”, para Semana.

El coronel Benavides informó que unidades del Ejército y la Policía adelantan investigaciones relacionadas con organizaciones criminales que hacen presencia dicha localidad, ubicada en el extremo sur de la capital de la República.

Operación contra microtráfico en el sur de Bogotá dejó como resultado dos estructuras desarticuladas

Banda de microtráfico desarticulada en sur de Bogotá: La oficina de Olarte
Banda de microtráfico desarticulada en sur de Bogotá: La oficina de Olarte

Previamente en dicho sector de la ciudad de Bogotá y en el municipio aledaño de Soacha, la Policía Nacional, a través de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijín), logró la desarticulación de tres grupos de delincuencia común organizada, capturando a 17 personas, quienes se habían tomado las calles de la localidad de Bosa y del municipio de Soacha.

De acuerdo con las autoridades, estas personas comercializaban estupefacientes haciéndose pasar por vendedoras ambulantes de bebidas calientes y compradores de chatarra.

Una de estas estructuras era conocida como ‘Las Tinteras’, dado que estaba constituida únicamente por mujeres.

En este caso eran lideradas por alias ‘Conchita’, una persona de 54 años, que tenía como fachada una chatarrería en la que intercambiaba material de reciclaje por bazuco a consumidores y habitantes de calle.

De otra parte, se llevaron a cabo otras cinco diligencias de allanamiento y registro, en las que fueron capturados siete integrantes de una organización conocida como ‘La Oficina del Olarte’.

Esta organización, según la Policía, se dedicaba a la distribución de panfletos amenazantes cuando otros distribuidores de alucinógenos entraban en su zona de injerencia.

La estructura estaba liderada por alias ‘Héctor’, quien controlaba dos viviendas también ubicadas en Bosa y que fueron adecuadas para almacenar y dosificar bazuco, con una capacidad de hasta 2.000 dosis que eran ofrecidas principalmente en los barrios Nuevo Chile y El Olarte, al igual que otros sectores aledaños.

Como producto de estos operativos las autoridades se incautaron de más de 2.000 dosis de bazuco listas para ser distribuidas; además, fueron confiscados 3 celulares y más de $7 millones en billetes de bajas denominaciones, producto de la venta a granel del estupefaciente, así como dos agendas con datos de clientes a quienes les vendían la droga.

SEGUIR LEYENDO:






TE PUEDE INTERESAR