Guardias del Inpec usaban drones para ingresar celulares, licor y drogas a cárcel de alta seguridad

Según las investigaciones, siete dragoneantes que se encargaban de la vigilancia en la cárcel La Tramacúa, en Valledupar, ingresaban todo tipo de elementos prohibidos a cambio de considerables sumas de dinero a los reclusos

Establecimiento penitenciario y carcelario de alta y mediana seguridad de Valledupar La Tramacúa.
Establecimiento penitenciario y carcelario de alta y mediana seguridad de Valledupar La Tramacúa.

De acuerdo con un informe oficial, el pasado martes se realizó la captura de siete uniformados que hacían parte del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) por el indebido ingreso de celulares, licor y drogas a la cárcel la Tramacúa.

Los ingeniosos guardianes usaban un dron para lograr traer todo tipo de encomiendas que les realizaban los presos de la temida cárcel, que está ubicada en la ciudad de Valledupar, y que en sus instalaciones guarda a temidos sujetos como Luis Alfredo Garavito y Rafael Uribe Noguera.

Juan Carlos Linero, fiscal que adelantó la orden judicial de captura en el caso, informó que “con la implementación de este método se ingresaban elementos tales como comidas rápidas, por los cuales cobraban tarifas de ingreso. Por decir, por una hamburguesa, cobraban $250.000; por una caja de arroz chino, cobraban $400.000; por ingreso de un litro de licor, $1.000.000; por el ingreso de celular, cobraban $1.000.000; por una libra de marihuana, cobraban $1.500.000 pesos. Cobraban entre $1.000.000 y $2.000.000 por el ingreso de drogas y de $200.000 a $400.000 por el ingreso de sim cards”, detalló el funcionario.

Además, indicó que en las investigaciones pudieron establecer que este actuar delictivo que realizaban los uniformados de la institución se venía dado desde el 2019, pues habían conformado una especie de red, la cual le permitió que los equipos de comunicación llegaran a los pabellones de alta y mediana seguridad y los usarán para delinquir los señalados miembros de la banda ‘La Red Grande’.

Las autoridades venían trabajando para desarticular esta banda desde agosto del 2020, de la cual capturaron a 13 de sus miembros, entre los que también se encontraban otros dos guardianes del Inpec.

El sitio web Zona Cero sostuvo que los privados de la libertad que perpetraban las extorsiones realizaban las llamadas telefónicas o enviaban mensajes por Whatsapp fingiendo ser integrantes del Clan del Golfo, el Eln, y hasta de las extintas Auc para intimidar a comerciantes en la Guajira y el Cesar con amenazas de atentar contra sus vidas, sus familias o simplemente para ofrecerles protección y seguridad.

De esta captura y los hechos, el portal de noticias caribeño Impacto News informó que la captura de los implicados se dio tras un trabajo conjunto entre el Gaula Militar del Cesar, y con el apoyo de la Fiscalía General de la Nación. Por su parte el diario El Heraldo indicó que además del ingreso de los dispositivos de telecomunicación, los funcionarios del Inpec implicados también dejaban pasar cocaína y armas para los privados de la libertad.

La Fiscalía Primera Especializada, adscrita al Gaula Cesar, en las audiencias preliminares reveló los nombres de los dragoneantes: Wesly Palacio Mena, alias Niche, de 33 años; Henry Rendón Henao, de 27 años; Fabián Ricardo Cangrejo Castillo, de 30 años; Edgar Alejandro Martínez Arias, alias Paspi, de 33 años; Andrey Alejandro Durán Sánchez, alias Chaval, de 33 años; Jaime Alonso Herrera Flórez, de 24, y Herney Fernando Novoa Martinez.

A los capturados se les sindicó el delito de concierto para delinquir agravado.


SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR